ALGO DE POESÍA

Por Ignacio Velázquez.

Fuente; http://amediavoz.com/saramago.htm

 

jose saramago

José Saramago

Poeta, novelista, periodista  y dramaturgo  portugués,  nacido en Azinhaga, Santarém, el 16 de noviembre de 1922.

Perteneciente a una familia de extracción humilde, inició tardíamente la educación primaria debido a los escasos recursos económicos de su padre. Superó con gran actitud diversas contingencias familiares, y a pesar de que debió suspender los estudios por  falta de dinero, siempre mantuvo el interés por la lectura de los clásicos. A partir de 1944, después de contraer matrimonio, escribió dos novelas no publicadas,  colaboró como crítico literario y formó parte de la primera Asociación de escritores  portugueses. Tradujo autores como Tolstoi, Maupassant y  Baudelaire, y publicó su primer libro de poemas en 1966 bajo el título “Os poemas possíveis”.

En 1969 se afilió al Partido Comunista Portugués, dedicándose por completo al ejercicio literario como escritor y crítico.

Obtuvo numerosos galardones y doctorados Honoris Causa, entre los que sobresale el Premio Nobel de Literatura en 1998.

Falleció en Tías, Lanzarote, España, en el año 2010.

 

Catorce de junio

Cerremos esta puerta.

Lentas, despacio, que nuestras ropas caigan

Como de sí mismos se desnudarían dioses.

Y nosotros lo somos, aunque humanos.

Es nada lo que nos ha sido dado.

No hablemos pues, sólo suspiremos

Porque el tiempo nos mira.

Alguien habrá creado antes de ti el sol,

Y la luna, y el cometa, el espacio negro,

Las estrellas infinitas.

Ahora juntos, ¿qué haremos? Sea el mundo

Como barco en el mar, o pan en la mesa,

O el rumoroso lecho.

No se alejó el tiempo, no se fue. Asiste y quiere.

Su mirada aguda ya era una pregunta

A la primera palabra que decimos: Todo.

El beso

Hoy, no sé por qué, el viento ha tenido un

hermoso gesto de renuncia, y los árboles han

aceptado su quietud.

Sin embargo (y es bueno que así sea) una guitarra

organiza obstinadamente el espacio de la soledad.

Acabamos sabiendo que las flores se alimentan en

la fértil humedad. Ésa es la verdad de la saliva.

Estudio de desnudo

Esa línea que nace de tus hombros, Que se prolonga en brazos, después mano,

Esos círculos tangentes, geminados,

Cuyo centro en cono se resuelve,

Agudamente erguidos hacia los labios

Que ansiosos de los tuyos se desprenden.

Esas dos parábolas que te encierran

En el quebrar ondulado de cintura,

Las calipigias cicloides superpuestas

Al trazo de las columnas invertidas:

Tibios muslos de líneas envolventes,

Torneada espiral que no se extingue.

Esa curva tan suave que dibuja

Sobre tu vientre un arco reposado,

Ese triángulo oscuro que fulgura,

Camino y sello de la puerta de tu cuerpo,

Donde el estudio que de desnudo hago Se transforma en cuadro terminado

Inventario

De qué sedas están hechos tus dedos,

De qué marfil tus muslos lisos,

De qué alturas llegó a tu andar

La gracia de gamuza con que pisas.

De qué moras maduras se extrajo

El sabor acidulado de tu seno,

De qué Indias el bambú de tu cintura.

El oro de tus ojos, de dónde vino.

A qué mecer de ola vas a buscar

La línea serpentina de tus caderas,

De dónde nace la frescura de esa fuente

Que sale de tu boca cuando ríes.

De qué bosques marinos se soltó

La hoja de coral de tus puertas,

Qué perfume te anuncia cuando vienes

A rodearme de deseo las horas muertas.