ASI SE VIVE LA MNT LA 36 MNT

Dios prótesis

Texto y fotos por Miryam Almanza

El Patético Dios con prótesis

Qué mejor escenario para enmarcar lo patética que es una mujer cuando quiere ser perfecta, que una pasarela de modas. Las luces, la música, el vestuario, el maquillaje, todo sirve para “disfrazarse de elegancia”, para esconder los defectos y las traumas. Y a su vez para exhibirlos.

¿Ustedes saben cómo es una mujer perfecta? ¿qué la distingue? ¿qué características tiene? Pues Teatro en el Incendio, de Baja California, nos la presentó esta tarde en el Teatro Morelos con El patético Dios con prótesis, un montaje escrito y dirigido por Gilberto Corrales, que a modo de performance exhibe la lucha encarnizada en que seis mujeres se enfrascan para ganar el título de La Mujer Perfecta. Cada una de ellas exalta sus bondades, esas que la sociedad dice “deben tener”, como la feminidad, un cuerpo perfecto, delgado, vestido a la última moda, no caben las arrugas ni las imperfecciones en la piel, ni siquiera el paso a la vejez. Así que hacen hasta lo imposible por evitar ser descalificadas. Su principal objetivo es ser deseadas, de otra manera ni siquiera existen.

Esta interesante propuesta teatral logró cautivar al público por su interactividad y lo bien estructurada que está la historia. El patético Dios con prótesis nos llevó de lo patético a lo sentimental, de la alegría al dolor, a comprender de mejor manera por qué nosotras las mujeres a veces pasamos por encima hasta de nosotras mismas con tal de ser reconocidas, queridas, aceptadas, incluyendo por supuesto la condición de ser madre, pues en esta sociedad contemporánea, aunque tengas mucho éxito y el cuerpo perfecto, si no tienes hijos de nada vale.

Pero lo mejor de todo esta historia es descubrir finalmente quién de las seis mujeres es la que gana el título de Mujer Perfecta, y créame querido lector que nos llevamos una sorpresa porque está definitivamente alejada del concepto que tenemos de eso. Para Gilberto Corrales la mujer perfecta es aquella que siempre permitirá que hagan de ella lo que quieran, sin importar su dignidad y amor propio. ¿Le suena conocido? Esta ‪#‎36MNT está resultando tan enriquecedora en todas las propuestas que es una lástima que el público de Aguascalientes no las vea, ese privilegio solo lo tiene la comunidad teatral, que es la que llena los teatros.

 

7 billones (2)

Ese maldito terror a estar solo (7 billones de habitantes y yo sigo estando solo)

La soledad puede ser muy traicionera. Es la culpable del suicidio, la bulimia, la obesidad, es culpable también del alcoholismo, la violencia intrafamiliar, de las relaciones disfuncionales, del desamor y hasta de las dietas. A nadie le gusta estar solo, ni ser excluido, discriminado, marginado, sobajado, ni vivir nada que nos arroje ni por asomo a la soledad. Irónicamente sí nos creemos con el derecho de hacérselo sentir a los demás. Así lo plantea 7 billones de habitantes y yo sigo sintiendo frío, trabajo de teatro universitario que presentaron integrantes del grupo Nadda, del Centro Universitario de Teatro y de Teatro UNAM, dentro de la #36MNT , en la caja negra de la Universidad de las Artes, en el sexto día de esta fiesta teatral en Aguascalientes.

Este texto provocador, a veces descarnado y otras tan insulso que se convierte en una dura cachetada para el espectador, y es lo que a mi parecer ha convertido esta obra en una de las más gustadas para el público.

Un excelente reparto, el juego de luces y una escenografía minimalista, lejos de quitarle fuerza a la historia la maximiza. Con toda la descarada intención de incomodar al público se sucede una historia tras otra, el grupo de teatro nos lleva de la risa al silencio incómodo, al momento de querer salir de ahí corriendo y nos estrella en la cara una realidad que no queremos ver: que todos, absolutamente todos le tememos a la soledad. Cada uno de los actores y actrices literalmente se funden en el público hasta convertir a cada asistente en el protagonista de las muchas historias que se cuentan y que siempre, pero siempre se originan o terminan en soledad. ¿Por qué le tenemos tanto miedo a estar solos? ¿será porque vemos quienes somos realmente y no podemos con ello?

7 billones de habitantes y yo sigo sintiendo frío es una obra de teatro universitario que gracias a la #36MNT la tuvimos en Aguascalientes y como el buen teatro, nos llama a la reflexión y a no ser indiferentes con nosotros mismos. Quién sabe, tal vez así logremos ser una mejor sociedad.