BASTEDAD (CULPABILIDAD, RELIGIOSIDAD, AMOR, SUICIDIO Y POESÍA)

Bastedad1

Por: Alejandro Laborie Elías, crítico de teatro.

Fotografías de la Producción.

 

Reza el refrán: zapatero a tus zapatos. Lo anterior viene a colación porque el poeta Alejandro Massa Varela se obsesionó, se aferró, con la idea de llevar a escena su “poema dramático” intitulado BASTEDAD. Si bien es cierto existe una historia, inclusive momentos de clímax, hasta el más neófito se percata que carece por completo de una estructura dramática, todo es poesía, valga lo reiterativo, llevado a escena sin resultados positivos.

Tengo entendido Massa Varela ofreció, el poema, a varios directores teatrales, uno a uno se negaron a escenificarlo, hasta que se encontró con Sergio Rüed, director de intrascendente trayectoria por no decir un desconocido en el ambiente. Sin embargo, hay que reconocer es mucho lo que hace con el poema como tal al dramatizarlo, sólo desde la oralidad y poco como propuesta escénica.

El propio Sergio lo interpreta acompañado de Yunuén Flores, ambos declaman sobre la culpabilidad, el amor, el suicidio… todo enmarcado en un ambiente de religiosidad exacerbada, a tal grado que más de algún espectador debe quedar con la sensación de haber asistido a una sesión de catequesis y no a una obra de teatro. Es de suponerse que el poeta es un hombre muy creyente, está por publicar su primer libro, EL SER CREADO, ejercicios sobre mística, una serie de ensayos de filosofía y religiosidad.

Bastedad2

La anécdota, cito: “Es un poema dramático dentro del cual un joven escritor, virgen por convicción, se enamora de una bella prostituta. El deseo, la carne, la pasión, la religión, la muerte y la espiritualidad se entremezclan con la poesía y la escena”. Interesante, en principio, descepcionante en el escenario. Creo, que Rüed o algún otro debió hacer una adaptación, no se puede llevar un poema al teatro tal cual.

El montaje de Rüed se basa más, como ya mencioné, en la oralidad que en lo actoral. Su escenografía se limita a una mesa, actor y actriz giran en torno a ella durante todo el desarrollo, una total falta de imaginación, para rematar finalizan trepados en ella. Iluminación, vestuario y maquillajes elementales. Eso sí, desnudos totales, igual de intrascendentes que lo demás.

En fin, poeta a tus poemas. Por lo pronto BASTEDAD se presenta en Casa Actum, Coyoacán, Ciudad de México, los martes a las 20:30 horas, hasta el 8 de diciembre.