DF Y LA CÍA. LOS TRISTES TIGRES PRESENTES EN LA 36 MUESTRA NACIONAL DE TEATRO, CON LA OBRA “ALGO DE UN TAL SHAKESPEARE”

Texto y foto por Ana Leticia Romo G.

 shakespeare1

El 20 de noviembre, en el Teatro Morelos, el grupo Tristes Tigres demostró que la forma de hacer teatro puede ser infinita ya que aunque las obras de Shakespeare son muy conocidas, siempre hay manera de adaptarlas a formatos más accesibles, en especial para jóvenes y adolescentes, formatos vigentes e incluso irreverentes como sucedió con las obras de Romeo y Julieta, Macbeth, Titus Andrónicus y Tempestad, que componen Algo de un tal Shakespeare, en las que utilizaron verduras como marionetas.

La historia de Romeo y Julieta fue de nuevo contada aunque con un lenguaje coloquial, en cuanto a Macbeth, las brujas resultaron ser sartenes flameantes y los espíritus talco, con respecto a Titus, obra por demás sangrienta y vengativa, la solución fue gracias a un equipamiento de cátcher, frutas y verduras, sifones y mucho sentido del humor; para terminar, los actores llegaron al casi “pastelazo” para representar solo el título la obra póstuma del autor (la Tempestad). De igual forma la puesta en escena se transformó en algo así como función didáctica dando información del autor, su contexto, el uso de las metáforas y alegorías entre muchos otros datos. Inclasificable fue la puesta en escena pues de alguna forma el manejo de lo trágico fue transformado en broma, chiste, carcajada y clase de cocina que arrancó la carcajada continua y la completa atención del público que por cierto fue mucho, pues el teatro Morelos tuvo lleno total, situación que hacía mucho no sucedía y resultó ser un indicador indirecto de que a la gente hidrocálida (en especial jóvenes), el teatro le es atractivo y una opción más para la reflexión y distracción.