El Ticuz, cuentos, canciones, argüendes y poesía con Silverio Palacios

Por Ana Leticia Romo G.

Con motivo del aniversario 440 de nuestra ciudad, el IMAC presentó un espectáculo de cuentos, poesía, música y canciones a cargo del reconocido actor Silverio Palacios. Su propuesta “El Ticuz” (pájaros negros que abundan en nuestro cielo), es rescatar la convivencia social mediante un espectáculo de calidad en el que las historias muy mexicanas que nos relata, nos van ilustrando un México existente aunque invisible a la moda o a los medios masivos.

Silverio nos llevó de la risa y carcajada a la reflexión,  satirizando algunos personajes de nuestra sociedad, como aquel que orinaba en un almendro a las cuatro de la mañana hasta que lo cortaron, o un inocente gangoso que abandonado por la vida, un día se encuentra  involucrado como matón,  o el mudo que relata a señas la desaparición milagrosa de la Yeya, o el de Edith, una mujer que murió de amor esperando que regresara su futuro marido a quien en el camino lo asaltaron y luego de eso la volvieron santa en su pueblo, o un simpático presidente municipal dando su primer y último informe, o aquel chofer de camión que un día decidió evitar el sueño probando algo más allá del refresco de cola y café cargado. Todo amenizado con fotografías de nuestro México olvidado, el rural, así como con canciones tan nostálgicas como la Cucaracha, el Venadito, la meada y muchas otras que servían de introducción a cada nueva historia.

En definitiva su propuesta es congruente con su filosofía ya que él piensa que el artista debe ser un representante social de su momento, espacio y entorno, donde además de existir violencia, narcotráfico y desaparecidos, como sucede en nuestro triste México actual, también  existen soñadores, poetas, mujeres, niños, hombres, abuelos, gente común que ríe, llora, canta, se ilusiona  y vive historias que hasta parecen cuentos.