EL ÚLTIMO ENCUENTRO

Por: Dalia María Teresa De León Adams.

 

-“A finales del siglo XIX y principios del XX, Henrik, general de la guardia imperial y Konrad, su Viejo compañero de la Academia Militar, se reúnen en un Castillo de los Cárpatos húngaros, donde todo sigue como si no hubieran transcurrido 41 años sin volver a verse. En la inmensa mansión, Nini la nodriza, es testigo de lo que pesa el silencio. Va ha consumarse el ultimo encuentro.”-

 

Este es uno de los párrafos textuales que encontramos en el programa de mano que se ofrece en la puesta en escena de la obra teatral EL ÚLTIMO ENCUENTRO original del escritor húngaro Sándor Márai intitulado por el mismo autor como “Las velas se consumen hasta el final”, pero que al ser traducido al español se le reconoce como EL ÚLTIMO ENCUENTRO.

 

El director de esta obra teatral es el Señor Salvador Flores quien junto con Gabriel Pascal, encargado de la escenografía de la puesta en escena, lograron un excelente trabajo al presentar una obra difícil, en cuanto a su representación escénica, debido a los largos diálogos entre sus dos personajes protagónicos.

 

Sin embargo, el cubrir los detalles descritos en esta obra, como son la presentación de la degustación de vinos y licores  en una suntuosa cena en el castillo, son manejados a detalles otorgándole mayor verosimilitud a este drama, durante una discusión sobre un pasado compartido y triangulado.

 

El lujo logra ser patente entre la presencia de actores que interactúan como parte del servicio de una familia de abolengo en donde empero al lujo y aparente bienestar, reina la triste y la soledad. El personaje de la vieja nana llamada Nini sirve al autor para dar los pormenores de la trama utilizándola como presentadora de la historia, como una narradora omnisciente y omnipresente de los hechos.

 

Un cuarto personaje cobra gran peso en la narrativa, pese a que es breve su intervención, que es el de la condesa Krizstina, quien forma el centro de la disputa simulada y callada durante 41 largos años, entre dos colegas y amigos en aras de un mismo amor.

 

EL ÚLTIMO ENCUENTRO es sin embargo una obra en donde la amistad es la parte medular de la trama y qué busca justificación de su ruptura en un amor que los personajes protagónicos de Hénrik  y Konrad le profesaran a Krizstina.

Las preguntas a medio contestar son la premisa de los diálogos que pretenden una conversación o riña entre los amigos, muy a manera aristocrática, en donde nunca se debe perder la compostura, ni los buenos modales.

 

Todo ello fue lo que hizo que la Compañía Nacional de Teatro se interesara en esta obra, en donde además se celebra la colaboración del gran trabajo escénico de la primera actriz Marta Verduzco (Nini) y su excelente director escénico Salvador Flores, ambos reconocidos por su ardua y valiosa labor durante un poco más de cuarenta años.