KARAOKE (CUENTO MÁS QUE REALISTA)

Por Alejandro Laborie, crítico de teatro.
Édgar Chías forma parte de la generación de dramaturgos mexicanos que rompió con todos los cánones y convencionalismos que predominaron durante la segunda mitad del siglo XX, Se apartaron de la academia y se olvidaron de lo géneros tradicionales. Un grupo en principio muy criticado, inclusive más de alguno profetizó no había lugar ni futuro como autores para ellos a largo plazo, el tiempo no les dio la razón a sus detractores, ahí están dando la batalla.
Sin embargo, hay que reconocer que Édgar es un autor complicado, denso, sus textos no son digeribles para cualquiera, se requiere de cierta cultura para su comprensión. KARAOKE es un ejemplo claro de lo anterior. Una obra inmersa en la metáforas, en las analogías (el hombre y las piedras), hay un lenguaje poético. Convoca a cuatro (cinco) personajes, al mismo tiempo sui géneris y típicos habitantes de la gran urbe. En el fondo una necesidad de relacionarse, hasta por conveniencia, en contradicción las dificultades para lograrlo y el deseo de poseer el control sobre el otro.
Hay dos personajes principales: una joven nice, editora, sin problemas económicos, tiene casi todo menos…; el otro un escritor, seguro e inseguro en forma simultánea, cree todo lo puede dominar y con sus “encantos” lograr la publicación de su novela. Tres personajes más, desde mi punto de vista circunstanciales pero fundamentales para el desarrollo del planteamiento dramatúrgico.
Miguel Alejandro León asume la dirección. Una gran labor de interpretación escénica, parte de la sencillez para darle vida a lo complicado. A cada escena le da su tiempo y ritmo adecuados, sabe de las posibilidades de cada uno de los integrantes de su elenco y los conjunta en forma adecuada, el resultado un loable montaje digno del buen teatro mexicano, apoyado en una “abstracta” escenografía de Raúl Ruiz Arriaga y por él mismo, vestuario de Zaira Campirano. Por último cabe mencionar que el trazo incluye aspectos coreográficos.
El elenco está conformado por: Diana Renée Gerardo , Karina Lechuga, Azucena Acevedo, Daniel Ortiz y el propio Miguel Alejandro. Todos en armonía, integración indiscutible, cada uno con sus propias cualidades enriquecen el espacio; una entrega total de cinco jóvenes quienes podrían irse por texto menos complicados, sin embargo, arriesgan. En particular destaca Karina, esplendorosa, con personalidad, soltura y, sobre todo, convincente.
KARAOKE concluyó temporada en el Foro El Bicho, ahora quedamos a la espera de su reestreno, como se anunció.