MICROTEATRO 2015 EN AGUASCALIENTES

Por Ana Leticia Romo

Desde Madrid ya hace tiempo viene la idea de hacer teatro en pequeño formato, así como el cortometraje al respecto de las películas, pero en teatro (quince minutos, máximo quince espectadores, obras simultaneas bajo una sola temática, lo que es como un gran menú para todos los gustos y horarios). Esta nueva forma además trae aparejado el que el público se conozca entre obra y obra ya comentando, recomendando, o compartiendo la mesa mientras se espera la función. Y para los actores, directores y dramaturgos, también es un reto el nuevo formato ya que en quince minutos deben atraer la atención total del público además de que en un mismo espacio, hay otros directores y actores exponiendo su trabajo, lo que inevitablemente conlleva a la comparación y por ende a la búsqueda de excelencia y profesionalismo en los montajes. El proyecto también pretende ser un espacio de intercambio entre las sedes lo que inyectará de nuevas ideas y retos a la comunidad teatral nacional.

La iniciativa y franquicia en Aguascalientes se debe al director Rafael Paniagua, quien siempre a la vanguardia, logró con este proyecto reunir a un grupo entusiasta de directores y actores quienes en esta primera temporada ofrecen sus obras bajo la temática “por dinero”. Para el público es una nueva experiencia ya que los foros son pequeños (un cuarto de 4 por 5 aproximadamente) lo que crea un ambiente íntimo entre espectador y actores en una atmosfera especial para poder apreciar de otra forma el quehacer teatral.

Y para dar una idea más aterrizada, comentaré tres puestas en escena: la primera bajo el título Todo tiene arreglo, dirección de Rafael Santacruz. Nos introduce con humor negro a la realidad de muchos adultos mayores quienes apenas sobreviven con sus escuetas pensiones. En ¿Quién quiere ser vendedor?, dirección de Yadira Torres, el sarcasmo hace de las suyas ante la situación de desempleo; y en la obra Tangas usadas, dirección de José Claro Padilla, el humor también nos hace reflexionar acerca de la actual política, la crisis económica y la pérdida de valores y solidaridad en situaciones de desesperación y desesperanza.

Con horarios flexibles y variados, el público puede apreciar en una hora hasta tres montajes y la verdad, después de haberlo vivido, uno se queda con la curiosidad de saber qué sucede en las otras obras. Las funciones son de jueves a domingo por lo que se pueden ver todas en un solo fin de semana. En cuanto al costo, es bueno saber que hay ofertas de 2X1 todo el fin de semana (para que pregunte en taquilla) y precios accesibles en la compra de bonos. Todavía quedan dos fines de semana para poder aprovechar la oportunidad de vivir y apreciar esta nueva y divertida experiencia.