T-TIME (DANZA DE TERROR)

T-Time

Por: Alejandro Laborie Elías, crítico de teatro.

Una de las expresiones escénicas que más me llaman la atención es la danza contemporánea, siempre, al menos la mayoría de las veces, hay un atractivo visual. Sin embargo, al leer las sinopsis en los programas de mano en muchas ocasiones siento me falta imaginación para encontrar la relación entre lo visto y la supuesta narración coreográfica de una historia. Comento lo anterior, aun cuando no hay sinopsis, en razón del espectáculo T-TIME (Danza de Terror), a cargo de la compañía Akto Zero, bajo la dirección de Diane Eden.

La agrupación define su propuesta como:”una obra coreográfica que se inspira en el surrealismo pop que nace en California en la década de los 70s. En este contexto se desarrollan situaciones y personajes que nos invitan a descubrir un universo onírico y a la vez desafiante. T-TIME pretende reunir diversas formas de expresión como la danza butoh, la mima corporal, teatro y danza contemporánea, es así que logra un lenguaje escénico de múltiples lecturas. la riqueza visual y simbólica es parte del contexto y determina el reto escénico. La caracterización de cada personaje es la reflexión de una estética visual traducida al cuerpo”.

Me permití transcribir el largo párrafo anterior porque describe a la perfección lo que por mi mismo no podría hacer. En verdad es como si se echara de todo en una licuadora obteniendo un exquisito manjar. Visualmente el montaje es muy atractivo. El movimiento y expresión corporal se caracterizan por su fuerza y delicadeza; sensualidad; lo macabro presente, gozo y burla ante el sufrimiento. Coreografía, una mezcla sui géneris de estilos, sin embargo, transmiten diversas emociones más allá de la razón; ternura y terror, gracia y “robostismo”.

Por escenografía una mesa, el espacio enmarcado con flores y hojas. Musicalización y efectos sonoros hasta ruidos; lo mismo el trinar de pájaros, campanas, un organillero, canciones, voces en off… Desarrollo y brutales rompimientos. Tres intérpretes, sobre todo en la primera parte, provocando el deleite dancístico; un espectro y uno que… Cambios de vestuario, de personajes, siempre impresionante, el mismo espacio diferentes lugares, las mismas bailarinas diferentes entes. La propuesta gira entre lo abstracto y lo concreto, entre lo ficticio y lo real, a fin de cuentas un espectáculo multidisciplinario. Una loa a la danza contemporánea y a la vez un acto irreverente; desconcertante y emocionante, toda una odisea para el espectador.

T-TIME es interpretado por Griselda Medina, Denirio Pérez, Ambar Quiñones, Marisol Zepeda y Diane Eden. La breve temporada tiene lugar en el Foro Contigo América.