3 DÍAS EN MAYO (SUCUMBIR DIGNAMENTE ANTES QUE VIVIR COMO ESCLAVOS)

Por: Alejandro Laborie Elías, crítico de teatro

Imagen tomada de la página en Facebook de la producción

3 días en mayo_nac

  

Mayo de 1940. Mes decisivo para el futuro de Inglaterra en particular, de Europa y tal vez del mundo en su conjunto. Ocho hombres encabezados por Winston Churchill, tomarán la opción de acceder a las peticiones de Mussolini para fungir como intermediario ante Hitler. Esto implicaría la cesión de varios territorios del imperio británico -incluyendo el Canal de Suez y Gibraltar-, siempre con la incertidumbre de sí los dos líderes fascistas cumplirían con los acuerdos en caso de firmarse, a la postre podría significar o entenderse como la rendición de Inglaterra -Francia estaba invadida por las tropas alemanas, Bélgica había sucumbido, Estados Unidos indeciso en involucrarse en la Segunda Guerra Mundial.

 

La capitulación no estaba en la mente de Churchill, sin embargo, enfrentaba la postura de los laboristas quienes preferían la negociación. La decisión no se limitaba a una cuestión política y/o militar, era la posibilidad de sacrificar la vida de millones de personas. El final lo conocemos, Churchill se impuso con determinación, sucumbir dignamente antes que vivir como esclavos. Su carácter fue fundamental, libró la Batalla de Inglaterra -resistencia ante el embate de la aviación enemiga-, los nazis derrotados, jugó todo o nada y ganó. Todo lo anterior -los tres días de debate- se llevó a cabo en la clandestinidad, la población ni por enterada, tiempo después salió a la luz pública por el diario de un colaborador del primer ministro inglés.

 

Esta amplia introducción nos ubica en la delicada temática de 3 DÍAS EN MAYO (2011), del periodista y dramaturgo Ben Brown. El talento de Lorena Maza se concretiza en el escenario, con el apoyo de Alberto Lomnitz (codirector), Sergio Villegas (escenografía e iluminación), Edyta Rzewuska (vestuario e imagen) y Jordi Bachbush (música original). Nuestra directora y su equipo creativo propiciaron un espacio sui géneris: en proscenio un telón -fondo negro- donde se proyecta el mapa de Europa, con láser se delimita en forma alternada cada país hasta llegar a la imagen de área total del dominio nazi en el viejo continente es su momento cumbre, unas puertas “rasgan” el telón, son el acceso y salida de los personajes; al fondo, el salón de juntas -realista- donde se reune el Consejo de Guerra Británico, una bóveda (techo) movible, en su momento sirve de pantalla.

3 días en mayo1_nac

Lorena nos presenta -en forma por demás acertada- a los protagonistas en un contexto íntimo, penetra en lo más recóndito de su personalidad, crea un puente entre el drama y los espectadores. Si bien Churchill fue el inglés más popular de su época, aquí florece su lado humano, su fuerte temperamento, su férrea determinación, la mismo tiempo el gran estadista que fue. Lo mismo sucede con el resto de los personajes, Lorena hace énfasis en mostrar su interior, lo que los llevó a unirse ante la situación, todo por el bien de una nación por encima de los intereses personales. El tema en principio pareciera antiteatral, más para aqueloos buscadores de la diversión fácil -sin negar que por momentos es teatro documental- , sin embargo, Lorena le da un tono idóneo, un ritmo que hace olvidar el transcurrir del tiempo, aprehende a la audiencia, permite a cada actor dar lo mejor, aprovecha hasta sus últimas consecuencias el histrionismo de su elenco.

 

Éste tiene al frente a Sergio Zúrita (Churchill), Luis Miguel Lombana (Nerville Chamberlain, ex Primer Ministro, líder del Partido Conservador), José Carlos Rodríguez (Lord Halifax, ministro de Asuntos Exteriores, miembro del Partido Conservador), Fernando Bonilla (Jock Colville, secretario de Churchill), Pedro Mira y Miguel Conde (ambos miembros del Partido Laborista), Nicolás Sotnikoff (Paul Reynaud), Primer Ministro de Francia) y Juan Carlos Beyer (General Dill, Ministro de Guerra).

 

Sergio en el personaje de su vida actoral, tal vez ese siempre presente en el sueño e ilusiones de todo actor, sin discusión lo mejor de su trayectoria, impresionante, un trabajo provocador de la admiración y respeto de la concurrencia, bien por este hombre de teatro. Del resto, habría mucho que decir, todos son de primer nivel, grandes histriones, todos con muchos éxitos escénicos, se requeriría de muchas líneas para hablar de cada uno de ellos, su lenguaje es el teatro, su caracterizaciones son el testimonio de sus dones.

 

3 DÍAS EN MAYO se representa en el Teatro Helénico (Ciudad de México), los viernes 20:30, sábados 18:00 y 20:30 y domingos 18:00 horas, hasta el 25 de septiembre.