¡A VIVIR!

Por Julieta Orduña

 

Cuantas veces necesitamos que alguien nos de la motivación para vivir, ya sea con consejos que nos inyecten optimismo, o simplemente necesitamos que alguien nos deje desahogarnos de nuestra crisis existencial. El teatro y en sí todas las disciplinas artísticas nos dan ese efecto revitalizador y algunas de las producciones tienen ese objetivo que además de divertir, proyectan ese mensaje que el espectador en ocasiones espera.

Varias han sido las obras que han sido ovacionadas por el público, y una de ellas ha sido esta (al menos aquí en Aguascalientes) ¡A Vivir! , de la autoría de Odín Dupeyrón, clasificado como monólogo aunque yo lo consideraría más una mezcla entre este género y el stand up (tan recurrente en estos tiempos y sobre todo en la televisión). La fórmula parece sencilla, una teatralidad donde se destapa una relación de familia (mamá, papá e hijo), un rencuentro con mi “yo” y si se le añade humor e improvisación, resulta un éxito de taquilla.

Esta fórmula quizá muchos histriones ya la hayan usado, sin embargo, no todos poseen el carisma y chispa de Dupeyrón, que por algo llena un teatro de 1,500 butacas cada vez que viene. “Lo he visto dos veces y espero que este espectáculo este nuevamente en cartelera para volverlo a ver, lo disfruto mucho” así lo expresa una espectadora. ¿Qué es lo que este actor ofrece en estos tiempos de crisis económica, política y social? Dejar todo atrás para ponernos las pilas y comenzar ¡a vivir!, antes de que sea demasiado tarde. Por supuesto con todas las complicaciones que esto requiere pero si estamos aquí pues hay que aprovechar estos minutos, horas o años, lo que nos de la vida.

¡A vivir! tiene más de 10 años en cartelera, ha sido presentada en Aguascalientes en varias ocasiones y algunas de sus funciones han captado recursos para algunas instituciones de beneficencia.