ALGO DE POESÍA

Por Ignacio Velázquez

Fuente; http://amediavoz.com/janes.htm

Clara Janés

clara janes_bellas artes

Poeta, novelista, ensayista y traductora española nacida en Barcelona en 1940. Hija del famoso editor y poeta Josep Janés; es licenciada en Filosofía y Letras por la Universidad
de la Sorbona en Literatura Comparada.

En 1997 obtuvo el Premio Nacional de Traducción por el conjunto de su obra. Su obra poética también ha sido galardonada con importantes premios entre los que se cuentan: Premio Ciudad de Barcelona 1983 por Vivir, Premio Ciudad de Melilla 1998 por Arcángel de sombra y Premio de Poesía Gil de Biedma por Los secretos del bosque. Parte de su obra, traducida a más de veinte idiomas, está contenida en los siguientes volúmenes: Las estrellas vencidas, en 1964; Límite humano, en 1974; En busca de Cordelia y Poemas rumanos, en 1975; Antología personal, en 1979; Libro de alienaciones, en 1980; Eros, en 1981; Kampa, en 1986; Fósiles, en 1987; Rosas de fuego y Diván del ópalo de fuego, en 1996; La indetenible quietud, en 1998; El libro de los pájaros, en 1999 y Paralajes, en el año 2002.

Esperaré paciente…

Esperaré paciente,
acechando, como un perro, el momento.
O me iré por la selva de tus versos
abriéndome camino lentamente
por ocultos senderos,
por pequeños resquicios
que has dejado entreabiertos.

 

Me he despertado de pronto…

Me he despertado de pronto,
tú me estabas gritando enfurecido
destrozabas la noche,
rompías en pedazos la materia.
He comprendido entonces
tu obsesión
por las manos manchadas de sangre
También yo mataría,
incluso a ti:
me haces soñar sin tregua,
no me dejas dormir.

 

No sé

Soy hermosa y mi piel es suave
y el viento del mar me devuelve rocío
de tiernas tersuras.
Mi cabello perfumo y adorno de áurea madreselva
y mi pecho es redondo y casi virginal.
Tuve un amante que ensalzó mis caderas
y mi forma de amar intensa y silenciosa.
Podría ser aún como un río de luz en tus brazos.
No sé qué te retiene, si furtivo, he visto
un destello de ardor en tu gesto al pasar.

 

Carta  III

Nunca sabré de ti,
y eso lo supe
desde el primer encuentro.
Esta certeza tiene tanta fuerza
que es
como si tuviera noticias tuyas
a cada momento.