ANGÉLIQUE

ANGÉLIQUE

Texto y fotos por Eugenia Galeano Inclán

angelique

La inspiración llega a escritores y dramaturgos de distintas maneras, puede ser una idea, algo que escuchan o, tal vez, la visita de una musa. Eduardo Castañeda, egresado de la Carrera de Actuación en la Escuela Rusa de Actuación en México y de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, quien se ha desempeñado como actor en más de una veintena de montajes profesionales y como director en más de una docena. Como cineasta tiene en su haber un documental, siete cortometrajes independientes y tres largometrajes, y como dramaturgo ha escrito quince obras, de las cuales diez han sido llevadas a escena. Entre sus logros destacan el haber sido nombrado Coordinador Teatral del Año de la Biodiversidad en 2010, tener su obra Juárez 6.01 publicada en la prestigiada revista Paso de Gato -en su edición de aniversario, en 2011-, así como sus obras Escamas al rescate… una aventura de sangre fría, Los sueños de Carola y Con todo mi hipotálamo, publicadas por la editorial Libros de Godot.

En el caso de Angélique, a Eduardo lo inspiró una musa.  Pensó en escribir un monólogo para una actriz-cantante, el personaje sería complejo, una chica que brincara de una idea a otra, de una emoción a otra, que pudiera dominar tres idiomas -francés, inglés y español-, y con una capacidad vocal para poder interpretar estándares musicales en vivo, además que fuera mulata.  Encontrar a alguien que reuniera todas estas características hubiera sido prácticamente imposible para Eduardo, si no es porque ya tenía su musa: Muriel Ricard, para quien escribió la obra.

angelique2

Con la obra bajo el brazo y con la aceptación de Muriel de convertirse en la protagonista, Eduardo todavía tenía un largo camino por recorrer.  Como se sabe, hacer teatro implica sortear una serie de dificultades.  Se requiere armar el proyecto, convocar a un equipo de creadores para la atención de cada una de las áreas correspondientes, conseguir recursos económicos para producción, costos del teatro, publicidad, difusión, promoción y nómina.  Para arrancar su proyecto, Eduardo recurrió a solicitar el apoyo de FONDEADORA, donde el proyecto resultó exitoso gracias a la gente que creyó en éste y puso su confianza realizando alguna aportación, a fin de que se alcanzara la meta fijada. Con este fondeo, Angélique ha tenido algunas presentaciones esporádicas en diversos foros. Ahora, fue invitada a formar parte del Ciclo dedicado al Cabaret que se está presentando en el Centro Cultural del Bosque del INBA -Instituto Nacional de Bellas Artes-.

El texto es de buena factura y aborda los avatares de una cantante francesa que ansía desplegar sus alas y valerse por sí misma.  Llega a nuestro país a probar suerte y con la ilusión de conocer a Cantinflas. La acción se desarrolla en 1959, en un bar de la Ciudad de México. Entre canción y canción, Angélique irá compartiendo con el público detalles de su vida privada. Igual nos hará reír que nos conmoverá. Confesará qué groserías ha aprendido en español y cuáles le causan risa. Sorprenderá al contarnos los quehaceres de sus abuelas, bastante peculiares. En tanto que una de ellas es espía, la otra es esclava. Tocará temas delicados como la migración y la discriminación. Aludirá a colores y etiquetas. En sus ratos libres, Angélique dedica su tiempo a la actividad epistolar. Como es natural, extraña a su familia, así que se mantiene en contacto escribiendo cartas a su hermano Philippe, o bien, a sí misma.

El montaje es espectacular, el foro completo fue convertido en el bar El Galeón, según se lee en el letrero de luz neón en rojo; hay mesas y sillas donde los espectadores pueden ordenar bebidas -vino, cerveza, sodas, agua-, así como tapas delicatesen, chapatas o simplemente botanas. Sobre el escenario tres músicos ejecutando sus instrumentos, para dar el entorno adecuado. El maestro de ceremonias irá indicando las llamadas.

En la tercera llamada, elegantemente ataviada con un vestido blanco con aplicación de flores de colores en el ruedo de la falda, sale Angélique y con su privilegiada voz canta “La vie en rose” (La vida en rosa), como preámbulo de lo que vendrá después. Melodías y anécdotas se van sucediendo alternadamente. Para ilustrar algunos recuerdos o referencias, se utiliza el multimedia para proyectar breves imágenes en el centro del ciclorama. Tras un breve intermedio, Angélique cambia de vestuario y porta un vestido negro, escotado, con apertura a los lados, que la hace lucir mucho más sensual.

La labor de dirección por parte de Eduardo Castañeda es formidable, aprovecha a fondo el espacio escénico, combina bien las canciones, constante acción escénica y buen ritmo.

Muriel Ricard luce al máximo su belleza, carismática personalidad y, desde luego, su armoniosa y educada voz con una amplia gama de registros y hace gala de su capacidad histriónica y corporal. Encarna divinamente a Angélique.

La música en vivo es ejecutada por: Geo Enríquez en la dirección musical y teclados,  David Iracheta en percusiones y Alonso López en contrabajo.

El resto del equipo creativo está conformado por: Édgar Uscanga en producción ejecutiva, Andrea Pacheco en diseño de vestuario,  Alejandra Aguilar en asistencia de dirección, Gilda Méndez en asesoría vocal, Ella Laboriel en relaciones públicas, Enrique Saavedra en prensa y medios, Andrea Estrada en animación, Alejandra Salcido en video, Isabel García Medina en administración, Fabrina Melón es la voz en off,  y  María Isabel Gallardo tiene una participación especial. La producción es de Vuelta de Tuerca Producciones.

angelique3

Nada para despejar la mente como una noche escuchando amena plática y célebres melodías magistralmente interpretadas por una hermosa mujer plena de talento. Interesante texto, excepcional montaje, formidable dirección, música en vivo.  Hagámosle caso a Angélique, quien asegura: “lo vivido nadie nos lo puede quitar“.  Simple y sencillamente Magnifique… es teatro, es cabaret, es concierto.

Angélique ya cubrió su temporada, porque las temporadas dentro del Ciclo de Cabaret son de tan sólo tres días. El próximo fin de semana se presentará  Perdidos … tres! espectáculo de tango y locura producida por Una güera y una producciones y Tercera llamada, de la autoría de Marissa Saavedra y Pablo Chemor, dirigida por Marissa Saavedra,  y  con las actuaciones de Pablo Chemor y Marisa Saavedra, ¡No se la pierdan!

Perdidos… tres! se presenta el viernes 7 de octubre de 2016 a las 20:00 horas, sábado 8 a las 19:00 horas, y domingo 9 de octubre a las 18:00 horas en el Teatro El Galeón, dentro del Centro Cultural del Bosque del INBA, ubicado en Reforma y Campo Marte, atrás del Auditorio Nacional, Ciudad de México.