APOTÉOTICO MONTAJE SOBRE COCO CHANEL

Por: Alejandro Laborie Elías, crítico de teatro

 

 

Pilar Boliver demuestra sus cualidades histriónicas en un apoteótico montaje del monólogo COCO MADEMOISELLE GABRIELLE, escrito magistralmente por Silvia Peláez. Ambas hicieron una amplia y profunda investigación sobre una de las mujeres más importantes del siglo XX, no sólo por el estilo que creó en la forma de vestir de la mujer, sino por ser pionera del concepto que ésta debía ser libre e independiente aunque eso le significara, al final de cuentas, la soledad aún cuando gozara del poder, la riqueza económica y el disfrute de todos los placeres mundanos.

 

La actriz domina el escenario, proyecta la soberbia del personaje y al mismo tiempo su lado humano. da una cátedra, literalmente, sobre la interpretación de un montaje unipersonal. De principio a fin atrapa al público, su expresión facial es impresionante, proyecta emociones, sentimientos, estados de ánimo; conduce con su actoralidad a lo más profundo del alma de Coco. Sin ninguna duda estamos en la plena madurez de Pilar, es innegable que es el mejor trabajo de su larga trayectoria artística.

 

Por otra parte, Silvia -autora y directora- ofrece un texto y una puesta en escena impecables, una pieza dramática inmersa en el sarcasmo, con algunos tintes de humor. Nos adentra en lo más íntimo de una de las mujeres más influyentes de la pasada centuria. El texto inicia con una mujer en los últimos momentos de su vida, en la decrepitud, a los 87 años de edad, agobiada por problemas respiratorios (cigarro), el consumo de morfina. Hace una retrospectiva de su existencia, curiosamente contándosela a sí misma, a Gabrielle su otro yo, la niña que quedó huérfana, creció en un orfanatorio, pero a quien el trabajo le salvo la vida.

 

La obra está tan bien escrita que a pesar de tratarse de un monólogo biográfico, nunca cae en lo didáctico, menos en lo narrativo. la vejez, la soledad, la añoranza, una cierta demencia, amores, fracasos, poder…; abrir la ventana de una existencia, de una mujer que no creó una moda sino un estilo de vida, del buen gusto -más allá del renombrado perfume Chanel No. 5-, de quien hizo una filosofía a partir de que la ropa que alguien se pone proyecta lo que en verdad es. Todo lo anterior es lo que Silvia lleva al escenario con una exquisitez dramatúrgica digna de todas las loas. Afortunadamente no traicionó su texto, su dirección le dio vida plena y gozosa al personaje.

 

Si la mancuerna actriz-dramaturga es excelsa, no se debe pasar por alto la contribución del equipo creativo: escenografía sin parafernalia, lo justo para ambientar el drama e iluminación sobria pero efectiva, ambas de Martha Benítez; diseño sonoro de Rodrigo Mendoza y vestuario y maquillaje de la propia Boliver.

 

COCO MADEMOISELLE GABRIELLE se representa en La Capilla (Ciudad de México), los lunes a las 20:00 horas, hasta el 29 de agosto.