BAR NOSTALGIA (EXPLORACIÓN DEL DOLOR Y LA NOSTALGIA)

Por: Alejandro Laborie Elías, crítico de teatro

Imagen de Facebook, de la página de Marisol Cal y Mayor

Bar nostalgia_nac

 

Marisol Cal y Mayor -idea original y dirección- pretende llevarnos a una exploración del dolor y nostalgia, inquietudes y pasiones de ella misma a través del espectáculo BAR NOSTALGIA, un combinación de danza y en menor grado de teatralidad, música, magia y circo.

 

Cito: “Cuando el dolor de la violencia, se embelese, llega la nostalgia. Este es un retrato íntimo e imaginario de un universo donde cada cuerpo se convierte en un territorio para destruir, construir, oprimir y disfrutar. En este bar abandonado, Elvis acompaña a los más solitarios. BAR NOSTALGIA canta al placer del dolor” (Programa de mano) Ésta es la síntesis, se necesita mucha imaginación, como sucede casi siempre con la danza, para ver en el escenario todo lo anterior, en buena parte puede ser esté sugerido, lo claro es el ambiente sadomasoquista -“el tugurio ha conocido mujeres dispuestas a perder los ojos por un abrazo”- arrabal para féminas y sus fantasmas, refugio de asesinos y suicidas.

 

Ya se mencionó gira en torno a la danza, poco al teatro, salvo algunas frases, inclusive en voz en off. Las coreografías son extraordinariamente sencilla, una -por cierto más o menos prolongada- en cámara lenta los movimientos, verdaderas mujeres fantasmas por el escenario, sin embargo, se debe reconocer hay estética. Ni remota idea dónde exploró Marisol para el espectáculo pero el proceso creativo no debió ser grato, recordemos la idea original es de ella.

 

En forma lamentable el número de magia, en la primera función de la cuarta temporada, falló en su totalidad, hecho desapercibido para la mayoría de la audiencia. Con relación al circo éste no se ve por ningún lado a menos que se refiera a dos hombres que dominan sus respectivos látigos, sin embargo, éste nos lleva más a la violencia y vejación de las mujeres.

 

Lo digno de todas las loas, de reconocimiento y admiración es la música original de León Felipe Tapia “León Colman”, muy cercano al New Ege, al menos fue la impresión que me provocó igual nada que ver. Una excelente interpretación del tema ÁMAME ETERNAMENTE, por parte de Héctor Ortiz como el rockero “Elvis”, no hay que ponerle apellido para saber de quien se trata.

 

La puesta inicia con una verdadera cursilería, en proscenio aparece una botarga, un conejo, al quitársela quien la porta, aparece una mujer a medio vestir, cuál es la idea, cada quien puede interpretas lo que quiera. Aparecen después las verdaderas bailarina, cuerpazos, en algunas escenas desnudas del torso, gracia, y a fuerza de repetir, le dan sentido estético a las coreografías por más sencillas que sean. En conjunto participan en el escenario: Marisol Cal y Mayor, Dionisia Fandiño, Mary Patricia Koyak, Milena Pitombo, Leonardo Villa y Salvador Petrola.

 

BAR NOSTALGIA se presenta los martes, hasta el 13 de setiembre, a las 20:30 horas, en el Teatro Helénico (Ciudad de México).