DESDÉMONA (Réquiem por el deseo)

Texto y fotos por : Eugenia Galeano Inclán

desdemona

Uno de las figuras más célebres en la literatura universal es, sin duda alguna, William Shakespeare (1564-1616), reconocido como el más importante escritor de la lengua inglesa en todos los tiempos.. Nacido en Stratford-upon-Avon, Warwickshire, Inglaterra se desempeñó como escritor, dramaturgo, poeta y actor.

De su vida personal poco se sabe. Contrajo matrimonio sólo una vez. Él y su esposa procrearon tres hijos: la primogénita fue Susanna y luego nacieron unos mellizos Hamnet y Judith. Lamentablemente, Hamnet, su único hijo varón falleció a los 11 años de edad, por lo que el apellido no se perpetuó. Diversas leyendas rodean su historia.  Se cuestionó su autoría, debido a que muchos no creían que alguien de extracto rural pudiera poseer múltiples recursos lingüísticos, lo cual, según sus detractores, sólo podría ser atribuible a escritores egresados de escuelas prestigiosas y por consiguiente, de la alta esfera social. Lo cierto es que nadie pudo probar jamás que él no fuera el verdadero autor. También se especuló sobre su presunta homosexualidad a causa de una colección de sonetos cuya publicación no fue autorizada por él. Sin embargo, se cree que su inspiración para uno de sus más bellos sonetos intitulado “La esposa del mundo” (The world’s wife) fue precisamente su mujer.

En la época en que falleció Shakespeare era costumbre que, por cuestiones de espacio, cuando se necesitaban nuevas sepulturas se vaciaban las antiguas. Según la Enciclopedia Británica, ante tal temor, el propio Shakespeare redactó su epitafio:  “Buen amigo, por Jesús abstente de cavar el polvo aquí encerrado. Bendito sea el hombre que respete estas piedras y maldito el que remueva sus huesos“. Esto dio origen a la creencia de que el autor fue enterrado con sus obras inéditas, pero nadie se ha atrevido a comprobarlo por miedo a la maldición consignada en el epitafio.

El caso es que Shakespeare ha seducido con su escritura a propios y extraños.  Su obra ha trascendido tiempo y distancia y constituye parte fundamental del teatro.  Ahora toca el turno de caer ante tal seducción a Luis Santillán, dramaturgo y director de escena mexicano, quien iniciara su trayectoria cuando le fue otorgado el Premio UAM-Xochimilco en 2004 por su obra “La historia del oso polar que se quedó encerrado en el baño del restaurante“. Entre sus obras más conocidas, podemos citar: “Autopsia a un copo de nieve“, “De nuevo el principio“, “Polvo de Hadas“,  y “Malintzin“.

La compañía teatral SORGINAK –palabra euskera que equivale a “bujas”– vio su primera luz en 2012.  Luis Santillán es su fundador y director. Respecto de SORGINAK, el programa de mano señala que “una de las características radica en que sólo convoca actrices. Desarrolla un trabajo escénico en el cual los personajes femeninos son quienes detonan tanto el relato como las acciones dramáticas…”. Con respecto a su obra actual, mencionan: “Contaminados por los 400 años del natalicio de William Shakespeare, SORGINAK inicia una exploración y diálogo con las obras de este autor británico, siendo el primer trabajo a presentar DESDÉMONA (réquiem por el deseo)”.

Para su más reciente montaje, Luis tomó como base la obra que todos conocemos como Otelo, de la autoría de William Shakespeare, cuyo título original es “La tragedia de Otelo“, el Moro de Venecia (The Tragedy of Othello, the Moor of Venice). En virtud de que Luis Santillán se caracteriza por recrear universos femeninos en su obra, resulta lógico que el rol protagónico se lo dé a la mujer del Moro y no a él. Es así como surge DESDÉMONA (réquiem por el deseo)”.

En su texto de DESDÉMONA (réquiem por el deseo), Luis conserva parte de la trama de la tragedia shakespeareana que versa sobre amor puro, pasión, orgullo, perversidad, hipocresía, venganza y, desde luego, celos.DESDÉMONA se enamora perdidamente de Otelo, un general moro. Él la rapta para luego casarse con ella.  Por normas del servicio militar, Otelo y Desdémona viajan separadamente a Chipre, donde habrán de reunirse.  Otelo tiene dos subalternos Casio y Yago.  Acaba de nombrar teniente a Casio, lo cual hace que Yago se sienta desdeñado al sentirse merecedor del cargo. Por su parte, Emilia –esposa de Yago– se siente despechada al saber que Otelo prefirió a Desdémona.  Emilia urde su venganza y, utilizando a Yago para sus fines, envuelve a Otelo en una serie de intrigas y finalmente logra que Otelo piense que Desdémona le ha sido infiel. Muy tarde comprenderá Otelo el profundo amor de Desdémona y su honestidad.

Para su puesta en escena, Luis Santillán no sólo traslada el clásico de Shakespeare, convertido en DESDÉMONA (réquiem por el deseo), a la actualidad, incorporándole un diseño sonoro con música de Los Beatles y los Rolling Stones, sino que se aventura en dos innovaciones. La primera es que, aun cuando respeta la característica de SORGINAK de sólo convocar actrices, tres de ellas interpretan personajes masculinos en contraposición con el teatro que se presentaba en los tiempos de Shakespeare en que la profesión actoral estaba reservada a varones y, si la obra incluía mujeres, éstas eran encarnadas por hombres. La segunda, es que enmarca el montaje en un mundo acuático, para lo cual utiliza un dispositivo escénico donde se desarrolla la acción con su elenco sumergido en agua.

La labor de dirección por parte de Luis Santillán es impecable. Le infunde acción constante con buen ritmo. La corporalidad es parte primordial de la puesta en escena.  Las coreografías están bien diseñadas y muy bien logradas. Ciertos cuadros coreográficos son de particular belleza estética, como, por ejemplo, cuando se hacen a la mar.

desdemona3

El elenco está conformado por: Ingrid Bravo (Desdémona), Lorena de la Parra (Emilia), Darling Lucas (Yago), Ixchel de la Rosa (Otelo), Montserrast Mundo (Bianca), y María Figueroa (Casio). Todas ellas integran un buen equipo. Ha de ser bastante difícil trabajar en agua a lo largo de toda la función. Para evitar resbalones su única protección es portar botas o livianas sandalias de material antiderrapante. En ocasiones, se sumergen por completo, quedando empapadas con el cabello escurriendo. Que las actrices hayan aceptado el reto y que venzan las dificultades e incomodidades correspondientes, es digno de admiración. Su labor corporal es formidable y coordinada. Su compromiso y entrega suplen ciertas deficiencias en su desempeño histriónico, por falta de experiencia–titubeos o errores en sus parlamentos, deficiente dicción, y falta de modulación en la voz para estar en posibilidad de reflejar las intensas emociones de los personajes. Por ejemplo, Lorena de la Parra utiliza un invariable tono fársico en todo momento.

El equipo creativo lo integran: Luis Santillán en autoría, dirección escénica e iluminación, Francisco Mondragónen asistencia de dirección y producción, Alejandro Huicochea en coreografías y asesoría de movimiento corporal, Fernanda Jardi en dispositivo escénico, Gatitas Siniestras en diseño de vestuario, Teresa García y Lissete Jiménez en realización de vestuario, Midra Diseño en diseño gráfico, Francisco Mondragón en fotografía, Asunción Pineda en difusión y prensa. La producción es de SORGINAK.

Según Luis Santillán, el autor, “una mujer puede perdonar que no la ames, per nunca perdonará que no la desees“. ¿Será cierto esto?. Compruébalo yendo a ver DESDÉMONA (réquiem por el deseo).  Ahí encontrarás un texto de buena estructura que captará tu atención, una versión erótica de la clásica tragedia en un montaje muy original y arriesgado, con escenas plenas de sensualidad y lujuria, interpretadas por bellas jóvenes que lucen sus esbeltos cuerpos al desnudo.  Sumérgete en el mundo de los celos y la falta de fe en el amor verdadero.

DESDEMONA (réquiem por el deseo)

se presenta los sábados a las 19:00 horas en la

SALA NOVO

-al fondo del mismo inmueble del Teatro La Capilla-,

ubicado en Madrid número 13 -casi esquina con Centenario-, en Coyoacán, Ciudad de México.

La temporada concluye el sábado 1° de octubre de 2016.