EL DIPUTADO (TRANSGREDIR LA LEY, PAGAR LAS CONSECUENCIAS)

Por: Alejandro Laborie Elías, crítico de teatro

Imágenes de El Diputado

El diputado

Los estudiosos de las ciencias sociales -juristas, antropólogos, psicólogos, filósofos, sociólogos…- si no todos, una mayoría considera a la pobreza y a la necesidad como causas de la delincuencia, personas que toman caminos equivocados con la finalidad de llevar el pan a sus familias, desamparados asumen decisiones que transgreden la ley, el resultado es pagar – con la privación de la libertad- su conducta delictiva y demás consecuencias como la afectación a cónyuges, hijos y demás seres allegados.

 

Chucky -protagonista de EL DIPUTADO, de Edelberto Pilo Galindo- es un modesto empleado en un bar, eso por las noches, además descarga trailers en largas jornadas por el día. Sus miserables ingresos y ante la necesidad urde -ingenuamente- el secuestro de un licenciado, cliente asiduo del tugurio. Actúa de “buena fe”, aspira a obtener un rescate de 50 mil pesos, está dispuesto a hacer una rebaja con tal de cubrir sus deudas. Ignora que el susodicho licenciado a la postre resulta ser un diputado federal. Se inicia una relación “rara” entre víctima y victimario, hay varias vueltas de tuercas, varios supuestos implicados cuando todo ha sido planeado en forma individual, tortura a los cercanos, un final inesperado. La necesidad y la ingenuidad fatal combinación para iniciarse como secuestrador.

El diputado1

La dramaturgia transita por varios géneros, una estructura oscilante en diferentes tiempos y tres lugares, atrayente, bien escrita, mejor desarrollada, a pesar de la temática abunda el humor, en gran parte éste fluye de la inocencia de Chucky. En un momento dado pareciera el dramaturgo se desvía del fondo principal para entrar en un discurso sobre el quehacer de los diputados, las cifras ofensivas de sus emolumentos, su función en la aprobación de las leyes, sobre el oficio político y el hecho de alcanzar el poder. Sin embargo, cerca del final se entiende el por qué de este tema paralelo, si no justificación si explicación del proceder de Chucky. Hay “largos” monólogos para ubicar hechos y personajes basados en rompimientos escénicos.

 

Uriel Bravo, al frente de integrantes de Avatares Compañía Teatral, con sede en la ciudad de Querétaro, toma la batuta, da forma a la trama. Acertado cómo guía a su elenco, esto es, explota sus cualidades y aminora su deficiencias, el conjunto es por demás heterogéneo, mientras unos sobresalen otros deberían abandonar el teatro. El trazo es sucio, las entradas, sobre todo las salidas en las diferentes escenas son forzadas y a destiempo. El espacio es mal aprovechado, una barra -la del bar- va de una posición lateral -pasiva- al proscenio, cuando se podría “dividir” el escenario en dos secciones y con la iluminación ubicar el tugurio y el sitio donde permanece confinado el secuestrado. La escenografía es lamentable, la citada barra no alcanza ni el calificativo de artesanal, “decorada” con unos papelajos de quinto patio, su desplazamiento sobre una plataforma con rueditas, apenas como para transportar verduras en un mercado. La iluminación sencilla, aceptable.

 

Los miembros de Avatares en esta propuesta queretana son: Manuel Gómez Becerril, Manuel Puente, Cecilia Navarro, Bernardo Lira y Rafael Ramírez. Manuel Gómez, extraordinario, un deleite su personaje, no es fácil caracterizar a un ingenuo, siempre el riesgo de cruzar la línea que conlleva a la estupidez, por fortuna el actor se queda del lado que el protagónico exige; posee naturalidad, bis cómica en el buen sentido del término, un gozo su participación, es el alma del montaje. En contraparte, Rafael Ramírez una decepción, un gay con una jotería falsa, rebuscada, cae en el estereotipo para este tipo de personajes, no aporta nada, por el contrario sus escenas deslucen la totalidad del montaje.

 

Avatares Compañía Teatral presentó una función única en el Foro Contigo América de EL DIPUTADO, nos brindó la oportunidad de adentrarnos en lo que se está llevando a cabo en la vecina entidad, ojalá que como este grupo nos visiten más en la Ciudad de México.