ENTEPOLA MOVIÓ LAS EMOCIONES DEL PÚBLICO

ENTEPOLA MOVIÓ LAS EMOCIONES DEL PÚBLICO

Texto y fotos por Miryam Almanza

La tercera edición del Encuentro de Teatro Popular Latinoamericano México-Aguascalientes se realizó en nuestra ciudad, en diferentes sedes, con todos los espectáculos gratuitos. En esta ocasión tuvimos la oportunidad de ver cuatro de los montajes programados, en los que hubo lleno y que el público salió con una reflexión personal.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Huellas sin remitente conocido fue un hermoso trabajo de colaboración entre México, Chile, Argentina y Cuba. Abordó el tema de la migración internacional de una manera poética, en la que la muerte incluso parecía un sueño, pero no por esto la obra deja de ser desgarradora. La difícil situación que miles y miles de personas viven en todo el mundo conmovió al público, la atención era inevitable sobre todo inducida por los bellos diálogos, el juego de luces para ambientarnos y las magníficas actuaciones. El público no perdió detalle.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Como si fuera esta noche, presentada por Argentina, también movió los sentimientos de los asistentes. Es la historia de una joven que se encuentra en una parte importante de su vida, momento en que siente la ausencia de su madre quien, sin embargo, mágicamente revive a través del tiempo sus vivencias con ella, sus consejos, mismos que le ayudan a tranquilizar un poco el corazón y a hacer una mejor elección. Varias personas del público vivieron un llanto en silencio en esa función.

Negrinho, con títeres de Brasil, abordó el tema de la esclavitud en aquel país mediante un cuento local que describe una condición que sigue existiendo en pleno siglo XXI. Un niño negro hace amistad con un niño blanco, pero es maltratado por la familia de éste. El padre se opone a que se relacionen e intenta por varios medios separarlos sin éxito, luego lo envía lejos pero Negrinho vuelve buscando a su amigo sin imaginar que eso y la amistad que sostienen lo llevarían a la muerte. El público quedó sobrecogido ante un final tan inesperado, con un nudo en la garganta y el desconcierto pues como yo, esperaban un final feliz, como siempre sucede en una historia con títeres.

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Luego de estos emotivos montajes disfrutamos también de diversión con Mina la rata que contamina y Circo de cajón, ambos de Aguascalientes. El primero hizo conciencia ecológica en los niños mediante una historia divertida y de música y canciones. Terry es una niña consentida, que hace y deshace a su antojo hasta que luego de un sueño en el que es secuestrada por una rata (Mina), una mosca y una pulga, reflexiona sobre su comportamiento y la importancia de cuidar de la naturaleza. El segundo hizo la delicia del público por medio de los malabares y el equilibrismo. Es un acto de circo contemporáneo en el que destacan ejercicios de habilidad y destreza acompañados de música.

Como éstas hubo en el Entepola otras tantas historias, unas tristes, otras alegres, unas más aleccionadoras, pero todas buscando una sola cosa: hacer sentir y reflexionar al público desde su butaca. Y lo lograron. Dejaron además en cada niño, en cada persona, la semilla del teatro y con eso, este festival logró su cometido. ¡Felicidades al Entepola!