FRACTALES (PERIPLO EN BUSCA DEL AMOR, LA AMISTAD Y LA CONCIENCIA)

FRACTALES (PERIPLO EN BUSCA DEL AMOR, LA AMISTAD Y LA CONCIENCIA)

Por Alejandro Laborie Elías

Fotografías de Ale Mostra

Ana Lucía Ramírez, Estefanía Ahumada y Luna Beltrán -egresadas de la Universidad Veracruzana- convierten el teatro en una delicia, en la expresión sublime del arte, dan una cátedra de cómo conjuntar la formación, la entrega y, obvio, el talento. Tres jóvenes quienes demuestran cómo a partir de la nada se puede llenar el escenario. Dominan lo serio y el humor, ambos elementos dan paso a un montaje inolvidable: Fractales.

Fractales1

En forma conjunta se desdoblan, dan vida a Ana para conocerla y adentrarse en su niñez, adolescencia, su transcurrir sentimental y sus inquietudes para ser alguien en los mundos teatral y cinematográfico. Si en todos los montajes hubiera actrices y actores como este trío, el quehacer escénico no tendría parangón, sería el paraíso de los teatrófilos. Dominan las emociones de la protagonista, sea en lo individual en sus respectivas caracterizaciones o cuando interactúan las tres para ser una; además interpretan a otros personajes involucrados en la historia. Sus expresiones faciales y corporales son dignos de la mejor de las loas. Con ellas se concretiza el periplo en busca del amor, la amistad y la conciencia.

Ante lo antes expresado hay que reconocer el origen de esta odisea teatral a cargo de las muchachas, el cual emana de la pluma de Alejandro Ricaño, uno de los más destacados dramaturgos mexicanos en la actualidad. Un autor quien domina todos los géneros, inclusive, puede apartarse de ellos sin ningún problema, su creatividad se lo permite. Fractales es otra muestra de su inagotable imaginación. No está por demás aclarar el significado de la palabra con la que se intitula la obra: “figura geométrica que se repite hasta el infinito”. La definición adquiere sentido durante el desarrollo y cuando concluye el montaje.

Una vez que se cuenta con un magnífico texto, nada mejor para darle existencia teatral que un director creativo y con oficio, éste es Adrián Vázquez. Con un escenario desnudo, sólo unas cajas con cubierta transparente, en ocasiones iluminadas desde el suelo, crea una atmósfera donde conviven lo lúdico y lo conmovedor; un ritmo ágil, no hay segundo en que se pierda el interés, atrapa a los espectadores durante 70 minutos que transcurren en un abrir y cerrar de ojos. Su mayor logro, convertir a las tres actrices en un solo personaje y acompañantes, a Adrián también se le reconoce su virtud de vaciar el escenario y llenarlo sin parafernalia.

Fractales2

La trama, en concreto, es: “Un viaje al universo personal de una joven actriz llamada Ana, quien sueña con ser extra en una película de Iñárritu, pero en cada casting al que asiste se vuelve un fracaso. Ana intentará desentrañar las razones de su imposibilidad de actuar, de crear, de sentir”.

Fractales, en una nueva temporada después de su éxito en La Gruta, se representa en el Foro Shakespeare (Ciudad de México): los miércoles a las 20:30 horas, del 3 al 31 de agosto; viernes 26 en el mismo horario; sábado 27 a las 19:00 y 21:00 horas, y domingo 28 de agosto a las 18:00 horas.