LA CAÍDA DE LA CASA USHER

LA CAÍDA DE LA CASA USHER

Texto por Julieta Orduña

Fotografía de Sylvia Ríos

la-casa-usher_incluirla-en-nota_sylvia

Uno de los relatos clásicos de terror de Edgar Allan Poe es, sin duda, éste que fue adaptado  a teatro, por segunda ocasión en este mes, por un equipo de profesionales de la compañía Producciones Infrared, encabezada por Alejandra González. La dirección corrió a cargo de Rafael Paniagua y la escenografía de Alan Paniagua.

Tuvo tanto éxito esta versión en el 2015, que el equipo creativo decidió nuevamente reponerla y llevarla a este majestuoso espacio  con algunas modificaciones, tanto de escenografía como del reparto. Al igual que en su primera temporada, tuvo buena asistencia de público, sobre todo, público joven que gustan de estas historias de terror.

Y vaya que Allan Poe es experto en esto, donde la historia se basa en  una casa lúgubre, oscura y en la cual tres jóvenes conviven de una manera muy particular, alimentándose de pesimismo, soledad y enfermedades y, además un secreto que guardan los hermanos Usher, para que al final se dé un fatídico desenlace.

Me sorprendió la producción, con una escenografía y utilería de aquel tiempo, ambientada en el siglo XIX, con un vestuario impecable y la música en vivo, una delicia que daba un toque muy especial  a la puesta. David Nava es el narrador y amigo de Roderick Usher (interpretado por José Luis Villalobos), joven enfermizo -al igual que su hermana- interpretada por Alejandra González. Los tres artistas estuvieron muy certeros en sus papeles, dando ese toque de misterio, sin dejar caer la obra.

Lo que más me impresionó fue la caída de esa terrible casa y los efectos especiales que se usaron, cerrando de este modo un telón donde el terror se apoderó de todos los asistentes. Señalar que este género, teatro de terror, no ha sido muy recurrente en el estado y pocos grupos se han enfocado a éste, como el caso de Anónimo Teatro y Producciones Infrared. Qué sigan estos proyectos que, además de rescatar los estupendos relatos de terror de grandes literatos, también promueven el teatro entre los jóvenes.