LA CHUNGA

LA CHUNGA

Texto y fotos por Eugenia Galeano Inclán

la-chunga

Mario Vargas Llosa, cuyo nombre completo es Jorge Mario Pedro Vargas Llosa, cuenta con 80 años de edad y es una de las personalidades de mayor renombre en el mundo entero. Su excepcional obra es ampliamente conocida y goza de admiración y respeto.  Es uno de los escritores más laureados en todo el planeta y, en su haber, cuenta con numerosos reconocimientos, algunos tan codiciados como el Premio Nobel de Literatura que le fuera otorgado en el año 2010. Su singular vida personal también es de interés para sus seguidores. Nacido en Arequipa, Perú, vivió sus primeros años al lado de su madre y conoció a su padre hasta que tenía diez años de edad. Aun cuando su padre se oponía, decidió estudiar Letras y Derecho. A los 18 años contrajo nupcias con una tía política. Para sostener el hogar, llegó a desempeñar hasta siete trabajos distintos a la vez, aparte de sus estudios. Obtuvo beca para el doctorado de Filosofía y Letras en la Universidad Complutense de Madrid. Ya como doctor, fincó su residencia en París por algún tiempo. De regreso a su país natal, se divorció. Realizó algunos viajes a la selva para conocer a fondo el Amazonas y su gente. Tiempo después desposó a Patricia Llosa, con quien procreó a sus tres hijos. Poco después de celebrar sus bodas de oro, la pareja se separó. Ahora está comprometido con una de las mujeres más bellas y sofisticadas de la alta sociedad española. En su momento, fue candidato a la Presidencia en Perú. En la actualidad radica en España, donde ha adquirido la nacionalidad, sin renunciar a la peruana.

Uno de los eventos más importantes de la trigésima edición de la Feria Internacional del Libro (FIL) que acaba de celebrarse en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, fue el homenaje rendido al insigne escritor y dramaturgo Mario Vargas Llosa, el cual fue llevado a cabo en el Auditorio Juan Rulfo, bajo la denominación: La vida del escribidor.  La verdad de las mentiras. Las lecturas indispensables de Mario Vargas Llosa, y estuvo presidido por José Miguel Oviedo, Nélida Piñón, Sergio Ramírez, Alonso Cueto, Héctor Abad y Enrique Krauze, reconocidos escritores. Fungió como moderador Juan José Armas Marcelo, escritor y periodista español.

Dentro del marco de los festejos para el homenajeado, Cultura UDG y la Secretaría de Cultura realizaron el montaje de La chunga, mismo que fue estrenado en la FIL. La chunga es una obra que Mario Vargas Llosa escribiera en el año de 1986, inspirándose en su propia novela La casa verde, publicada 20 años antes. Esta producción llega a la Ciudad de México para ser presentada en temporada.

la-chunga2

Según el diccionario, chunga significa algo con apariencia de seriedad; se hace o se dice con la única intención de reírse o divertirse, sin embargo, en el caso de la obra que nos ocupa, La chunga es como llaman a la propietaria de un bar, quien se reviste de absoluta seriedad, para evitar cualquier falta de respeto por parte de los alcoholizados comensales que atiende en su local. La trama versa sobre la desaparición de una jovencita. La acción se desarrolla en el año de 1945 en Piura, Perú.

Los clientes más asiduos del bar son cuatro hombres: Josefino, El Mono, Lituma y José. Acostumbran beber y jugar a los dados. Mientras lo hacen, conversan entre ellos de sus amoríos y externan abiertamente la forma en que menosprecian al género femenino. Se hacen llamar Los inconquistables, alardeando de que jamás entregarán su amor a una dama. Ellos podrán tener muchísimas conquistas, pero jamás serán conquistados.

Un día, para presumirla ante sus amigos, Josefino llega al bar en compañía de Meche, su novia en curso, una joven bella que lo ama incondicionalmente. Como él diría, la tiene “templada“. Todos quedan boquiabiertos, incluso, La chunga. El infortunio acecha a Josefino y en esa ocasión pierde mucho dinero en los dados ante El Mono.  Sin recursos para pagar su deuda, le pide a La chunga un préstamo por tres mil soles, para no quedar mal. A cambio de ese dinero, le deja en prenda a su joven amante, diciéndole que por una noche puede hacer con ella lo que desee. A partir de ese momento, no se vuelve a saber nada de la chica. Pasado el tiempo, cada uno de los ahí presentes rememorará los hechos y dará su versión sobre lo ocurrido aquella noche.

Sobre el texto de La chunga, basta decir que proviene de una de las plumas más prestigiadas, captando la ubicación, la época, los hechos previos a la desaparición y el sentir de cada quien al respecto. La historia está narrada con precisión y las palabras son contundentes.

Antonio Castro ofrece una labor de dirección impecable, incluso, hace que su elenco masculino se vea despreciable y que el femenino luzca sensible, con toda la ternura que cabe en una mujer. Imprime un excelente ritmo y hace gala de su capacidad para diseñar el movimiento escénico, al igual que las pausas.

la-chunga3

La chunga es interpretada por Dolores Heredia; Josefino por Roberto Sosa; El Mono por Jorge Zárate; Lituma por Alfonso Cárcamo; José por Édgar Parra y Meche por Estephany Hernández. Además de que la labor histriónica y corporal de todo el elenco es digna de admiración. El público podrá gozar de la grata presencia de Dolores Heredia, la intensidad de Roberto Sosa, la gracia innata de Jorge Zárate y la fresca belleza de Estephany Hernández.

Acostumbrados a las producciones contemporáneas que casi no tienen elementos escenográficos, sorprende el diseño de escenografía creado por Adrián Martínez Fraustro, quien reproduce un bar en toda la extensión de la palabra. El idóneo vestuario es diseño de Adriana Pérez Solís. La iluminación de Víctor Zapatero, siempre impregnada de su característico arte. El diseño musical y sonoro, indispensable para el entorno adecuado, es de Miguel Ángel Hernández Montero,  y en la fotografía Ieve González. La producción es de Cultura UDG, Magnífico Entertainment y Lado B. Tienen a su cargo la producción ejecutiva Claudia Fernández y Lucía Romo. Colaboran brindando asistencia: Miguel Alejandro Valenzuela en dirección, Ana Cecilia Flores en vestuario y Mariana Calderón en producción.

En la realización de escenografía, los constructores escénicos son: Antonio Pérez,  Verónica Salazar, Óscar Pérez, Carlos Chico, Andrés Barrón, Javier Chico, Ricardo Chico, Sergio Chico, Miguel Paredes, Rodolfo Pérez R., Alexis Martínez, Alejandra Lazcano, Cristián Pérez y Mauricio Alvaradejo. La pintura escenográfica fue hecha por Arturo Durán. Los realizadores de vestuario son: Emigdio Fernández, Israel Ayala,  Camisería Bolívar y Sastrería Jiménez. El programa fue realizado por Juan Carlos Hernández Martínez.

El relato se va narrando poco a poco desde distintas perspectivas, conforme a la forma de ser y sentir de cada quien. Convoca a reflexionar sobre el peligro que corre cualquier ser humano ante intereses ajenos, particularmente, sobre la violencia, y a pensar en aquellas jóvenes que se dejan llevar por el amor y pueden terminar en las garras de la trata de blancas. Se capta el interés del espectador desde su comienzo hasta el final, en tanto se van entrelazando temas inherentes al ser humano como la amistad, la lealtad, el amor, el deseo, los anhelos, las ilusiones, el abuso y las decepciones. Pocas veces tenemos la oportunidad de ver obras de un autor tan excelso y si a eso agregamos que el montaje es impresionante, la dirección estupenda y las actuaciones magníficas, tendríamos que salir corriendo a ver La chunga. Altamente recomendable.

La chunga cubrirá dos breves temporadas en nuestra ciudad. Durante diciembre se presenta jueves y viernes a las 20:00 horas; sábados a las 19:00 y domingos a las 18:00 horas, hasta el día 18. Posteriormente, regresa del 19 de enero al 5 de febrero de 2017: jueves y viernes a las 20:00 horas; sábados en dos funciones: a las 18:00 y 20:00 horas, y domingos a las 18:00 horas  en el Teatro Orientación del Centro Cultural del Bosque, ubicado en avenida Reforma, sin número, atrás del Auditorio Nacional, -estación Auditorio del Metro-, Ciudad de México.