LA CRÍA

Por: Eugenia Galeano Inclán

la-cria-1

Los animales actúan por instinto y los seres humanos gozan de raciocinio.  Sin embargo, en lo que se refiere al cuidado de sus crías, sea instintiva o razonadamente ambos proceden en forma similar.  Por ejemplo, las aves construyen minuciosamente los nidos donde albergarán, cobijarán y protegerán a sus crías, desde el momento en que la hembra pone los huevos hasta que las avecillas despliegan sus alas por sí mismas.  Las mujeres llevan en su vientre al bebé a partir de su concepción hasta producirse el alumbramiento, y mantienen su cuidado durante toda la vida.

 

Antaño era costumbre que si una pareja contraía matrimonio, procreará lo más pronto posible.  Hoy en día ya no es así, pues se puede decidir cuándo ser padres o, simplemente, no serlo.  Muchas mujeres optan por no ser madres jamás, en tanto que para otras es el anhelo más grande en sus vidas.  Hay quienes llegan a obsesionarse con la idea.  La llamada “dulce espera”, a veces no lo es tanto, dado que algunas mujeres se preocupan en extremo por el bienestar del bebé y suelen tener pesadillas horribles, en las que imaginan que llega enfermo o anormal.

 

Carlos Talancón, actor y dramaturgo mexicano, quien ganara fama con su obra “El Nahual”, un monólogo escrito y actuado por él, mismo que resultó ganador  en el séptimo Rally de Teatro Independiente y, posteriormente, se anotara otro éxito con “Últimas alucinaciones de un hombre muerto”, concibe ahora LA CRÍA, una mezcla de amor filial, relación de pareja, impotencia, carencias, sacrificio y un enorme deseo por proveer de todo lo necesario al hijo, todo esto relatado con un humor negro tan marcado que llega a ser espeluznante.

 

LA CRÍA fue seleccionada como finalista en el Premio Nacional de Dramaturgia Joven Gerardo Mancebo del Castillo en el año 2014 y cuenta con el apoyo del Programa Fomento y Coinversiones del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes -FONCA-.

la-cria-2

El estructurado texto de LA CRÍA narra la historia de una joven pareja que vive en condiciones muy precarias.  Ambos tienen que lidiar con la sombra de haber perdido a su primogénito, lo cual les produjo un dolor insoportable.  Tienen la convicción de que a su segundo hijo no le pasará lo mismo.  Están dispuestos a dar absolutamente todo para alimentarlo y protegerlo.  El principal problema de ellos es que sus hijos no son bebés comunes, sino por el contrario, nacen monstruosos, son enormes y tienen un hambre desmedida.  Les es imposible tenerlo dentro de su vivienda, por lo que lo mantienen aislado en un ático apartado. Ellos llegarán hasta las más imaginables consecuencias, sin límite alguno, con tal de brindar protección a su hijo.  El mundo exterior es representado por un inspector que los visita, para vigilar que la crianza del “pequeño” sea la apropiada.

 

El propio autor toma a su cargo la dirección de LA CRÍA y realiza una labor impecable.  En un montaje austero que refleja la lúgubre cotidianidad de los personajes -cual si vivieran encerrados en una jaula-, diseña un acertado desplazamiento actoral, mantiene buen ritmo y aprovecha a fondo el espacio escénico.

 

El elenco está conformado por Miriam Balderas, Emmanuel Morales y Javier Sánchez.  Tanto Miriam (la madre), como Emmanuel (el padre) muestran su complicidad con el autor para hacer que la historia resulte lo más verosímil posible.  El histrionismo y la corporalidad de ambos es de extraordinaria intensidad. En particular, el trabajo corporal de Emmanuel es realmente impresionante.  Javier (el Inspector) realiza breves intervenciones con atinada circunspección.

 

El diseño sonoro creado por Rodrigo Castillo Filomarino coadyuva enormemente a proveer al proyecto del entorno idóneo a través de la resonancia de tétricos acordes.

 

La adecuada escenografía y la bien administrada iluminación son creación de de Miguel Moreno.  La producción está a cargo de Erick Saúl Elizondo y, como productor asociado, funge La Gracia Producciones.  Sandra Narváez es la encargada de prensa y difusión.

 

El espectador encuentra en LA CRÍA una historia que lo mantendrá en suspenso de principio a fin, en un original montaje con actuaciones plenas de vehemencia y una estupenda musicalización.  El texto invita a reflexionar sobre hasta qué punto debe ser la responsabilidad de crianza de un hijo.  Desde luego, el sórdido relato es exagerado, pero existen casos de sacrificio casi ilimitado.

 

LA CRÍA

se presenta los miércoles a las 20:30 horas en el

FORO LA GRUTA del CENTRO CULTURAL HELÉNICO

ubicado en Avenida Revolución número 1500, colonia Guadalupe Inn

-cerca de la Estación Barrancas del Muerto del Metro-, Ciudad de México.

La temporada concluye el miércoles 14 de diciembre de 2016.