LA OBRA DE BOTTOM (AMOR, ESTUPIDEZ Y COMEDIA)

Por: Alejandro Laborie Elías,crítico de teatro

Fotografía de Ale Mostra

 bottom

 

Hoy día parece que el teatro se divide en dos rubros, lo cual en parte es cierto, el cultural y el comercial. Sin embargo, el primero en términos generales se ha apartado de la comedia, género con el que nació -junto con la tragedia- esta expresión artística. Ante lo anterior es un placer, un gusto, un deleite que Iona Weissberg nos ofrezca un texto y una puesta en escena hilarante de principio a fin. Curiosamente ella define el contenido de la obra como “amor, estupidez y comedia”.

 

Si se trata de una “estupidez” ojalá todos los días se escribiera dramaturgia con tal nivel de calidad. Intitulada LA OBRA DE BOTTOM (nombre de uno de los personajes), la anécdota gira en torno a un carpintero, un sastre y un herrero quienes entran a una competencia teatral, ésta tiene como premio 25 mil chelines. Esto es hay teatro en el teatro. Aun cuando en principio los hechos se ubican en 1595, el texto incluye temas y frases contemporáneas, sui géneris combinación, efectiva para producir la risa en todo momento. Reza el programa de mano: “LA OBRA DE BOTTOM o como Shakespeare escribió la comedia de la trágica historia de Píramo y Tisbe en una noche de verano”, agrega “tres tremendos pero irreverentes actores tratan de escoger una obra para representar en la boda de la reina. Su elección, SUEÑO DE UNA NOCHE DE VERANO… o algo parecido”. Lo cierto, a fuerza de ser reiterativo pero sincero, Iona demuestra su talento y creatividad con esta obra, una comedia impecable. Más satisfactorio, humor blanco, no hay leperadas o albures, lo cual se le agradece y se le reconoce.

 

La dirección corre a cargo de la propia Iona y Aline De la Cruz. Ritmo fascinante, un trazo impecable, el desplazamiento aprovecha todo el escenario; pantomima, objetos que cobran vida y “actúan”. Coreografías por demás divertidas, cómicas, musicalización con diversos géneros. Vestuario que sugiere una época, aun cuando en este sentido hay giros curiosos. La mayor parte de la puesta es sin escenografía, todo queda bajo la responsabilidad actoral. Sin caer en la falsa adulación, Iona y Aline hacen una gran propuesta escénica.

 

Si hasta aquí, dramaturgia y codirección son dignas de toda loa, no menos relevante para el éxito rotundo son las actuaciones de Artús Chávez (carpintero), Fernando Córdova (sastre) -alterna Rodrigo Murray- y Jerónimo Best. Los tres con una bis cómica impresionante, son el complemento ideal del montaje, es increíble como sostiene el ritmo, no dan pausa para dejar de reír, dominan el género de la comedia, se les agradece su capacidad histriónica. Ojalá el año próximo las asociaciones de críticos les hagan justicia.

 

LA OBRA DE BOTTOM, presentación de La Piara y Brujas Producciones, tiene como sede el Foro Shakespeare (Ciudad de México), los sábados hasta el 28 de mayo a las 13:00 horas.