LA REINA HA MUERTO (CONDENA TEATRAL AL FEMENICIDIO)

Por: Alejandro Laborie Elías, crítico de teatro

Foto facebook

 La reina ha muerto_facebbook_nac

Itari Marta adaptó LA REINA HA MUERTO, un texto que es parte de LAS TUMBAS DE VANADIS, una antología de la escritora Christel Guczka. La historia se enmarca en al famoso cuento para niños CAPERUCITA ROJA, media forzada la inserción y por momentos fuera de contexto, en otros de la forma más acertada, digamos es discutible en algunos sentidos desde el punto de vista dramatúrgico como en otros atinada.

 

De hecho se puede dividir la adaptación en dos partes: una primera, extraordinariamente aburrida, en principio debería ser el planteamiento del desarrollo y la conclusión, sin embargo, nada de eso acontece, lo único que aporta es el por qué del título de la obra: la protagonista, Mary, juega con una compañera, la primera es una reina y la otra su sirvienta. La segunda parte de mejor estructura, entra de lleno a la violencia de género -contra la mujer- donde Caperucita Roja (Mary) es golpeada, vejada, violada y abandonada a su suerte por el Lobo Feroz (un malandrín machista), por último la víctima es consolada y alentada para seguir adelante por la abuela (de Caperucita Roja). La primera parte es un híbrido, la segunda un melodrama.

 

Escenas en las que abordan el abandono de Mary de su casa, el encuentro con ella misma, el encuentro con el lobo y la llegada a casa de su abuela. Cito: “LA REINA HA MUERTO es una historia con claroscuros simbólicos, desarrollada en un mundo que parece como de cuento pero que resulta brumoso y perverso; esta propuesta busca sembrar una toma de conciencia, incitar a las mujeres a no olvidar sus instintos”. En concreto matar o morir.

 

Itari dirige su propia adaptación. La escenografía se reduce a un bosque más bien sugerido diseñado por Luly Garza; una iluminación -de MIguel A Velázquez-, luz neón y unos foquitos emitiendo luz verde, una verdadera cursilería, simplista sin mayores pretensiones. Retomando a Itari, la mejor parte, en la que luce su dirección en cuando la anécdota de lleno incursiona en el melodrama.

 

Esto último sucede también con las actrices, lucen con el melodrama, en la primera parte parecen niñas bobas, ingenuas a más no poder, sobre todo Mary, a pesar de que la amiguita en cierta forma abusa de Mary. Ellas son Valeria Lemus y Verónica Barba (alterna Aderith Martínez). Dan lo mejor de sí mismas, entrega, destacan en la escena del encuentro de Mary con el Lobo, violencia llevada al extremo actoral, se conjugan en forma perfecta ambas.

 

LA REINA HA MUERTO se presenta en el #77, Centro Cultural Autogestivo, centro social y cultural operado por el área de proyectos del Foro Shakespeare, los jueves hasta el 28 de julio a las 19:00 y 20:00 horas; la ubicación es Abraham González, Col. Cuautémoc. Posteriormente se representará en el Foro Shakespeare (Espacio Urgente 2), los jueves a las 20:00 y 21:00 horas del 6 de octubre al 15 de diciembre, ambos recintos se ubican en la Ciudad de México.