LUZ DE LUNA

Por:  Eugenia Galeano Inclán

Cartel promocional

luz de luna

La luna siempre ha estado presente en nuestras vidas.  Es la compañera inseparable del Sol.  En forma alterna nos marcan el día y la noche.  En tanto que el sol nos ilumina y da calor, la luna es un satélite que no tiene luz propia.  La parte brillante que vemos es el reflejo de la luz solar.  Según sea la distancia entre la luna y el sol, será más o menos visible la luna.  Para completar su órbita alrededor de la tierra, la luna está en movimiento constante.  A este ciclo se le denomina lunación y dura aproximadamente 27 días.  La lunación consta de 9 fases que comienzan en luna nueva, pasan por creciente y menguante, hasta llegar a luna llena, cuando se puede apreciar la brillantez de la luna redonda en todo su esplendor.

Tanto los astrónomos como los astrólogos están pendientes de la luna.  Los signos zodiacales y los horóscopos están estrechamente ligados a las fases lunares.  Los esotéricos también le prestan atención. Para todos es importante la luna.  Además de formar parte de nuestra cotidianeidad, está en la literatura, en la música, en el arte, en la cultura.  Uno de los grandes anhelos de la humanidad es viajar a la luna.  Hay quienes la creen mágica y le piden deseos.  Se ha dicho que la luna es de queso.  Se recomienda la dieta de la luna para adelgazar.  Nos gusta tanto que al viaje de bodas, se le llama “luna de miel”.

En la magia y en la sanación, la luna es trascendental, toda vez que su energía fortalece o debilita el plano emocional del ser humano.  La teoría básica es que nuestros fluidos internos se mueven en correlación con la gravedad que se ejerce entre la luna y la tierra.  Se trata de un fenómeno físico.

Hace unos cuantos días tuvimos una luna llena en Escorpio.  Este signo zodiacal simboliza la fuerza misteriosa y conlleva mucha fuerza psíquica y emocional, brindando un caudal de energía.  Actúa como catalizador para el ser humano y propicia una sanación interior que puede resultar renovadora.  Para evocar el misticismo que inspira la luna, la Secretaría de Cultura, a través del Sistema de Teatros trajo a México el espectáculo LUZ DE LUNA.

El viajero“, un poema del austriaco Johann Gabriel Seidl que en una de sus estrofas el viajero dice a la luna: “Tú siempre te sientes en tu casa donde quiera que estés y yo que viajo por el mundo, nunca me siento en mi casa” sirvió de inspiración para crear LUZ DE LUNA –Francia/Suiza/México–.

LUZ DE LUNA fusiona la música con la danza.  El espectáculo fue estrenado en 2014 y se ha presentado en importantes recintos y encuentros internacionales, por ejemplo en el Carnegie Hall de Nuevas York, el Orchard Hall de Tokio y el Festival Origen en Suiza.  El elenco está integrado por cuatro prominentes artistas.

Los bailarines son:  Aurélie Dupont, quien ingresó en 1983 a la Escuela de la Ópera de París Danza, donde se ha desempeñado como Coryphée, Primera Bailarina y Bailarina Estrella.      En su haber se encuentran preseas tan relevantes como la Medalla de Oro en el Concurso Internacional de Danza de Varna, Bulgaria,  el Círculo Carpeaux -París, Francia-,  el Premio AROP (por sus siglas en francés de Association pour le Rayonnement de l’Opéra national de Paris — Asociación para la Propagación de la Ópera Nacional de París),  la Mejor intérprete Benois de la Dance, y el nombramiento de Caballero de la Orden de las Artes y Letras en Francia.

Hervé Moreau, originario de Saint-Mandé, Francia.  Desde los 17 años ingresó a la Ópera de París, formando parte del cuerpo de baile, para luego ser Coryphée, Primer Bailarín y Bailarín Estrella.  Al igual que Aurélie Dupont recibió el Premio AROP.  Ha participado en numerosas giras en Estados Unidos y Japón.

Los músicos son:  Lionel Colett, de Ginebra, Suiza, graduado de la prestigiosa escuela de música Julliard School de Nueva York, Nueva York, E.U.A.  Entre sus logros se encuentran ser el ganador en las Audiciones Nacionales de Artistas Astral que se lleva a cabo en Filadelfia, E.U.A. y obtener el Premio Suizo del Embajador.  Ejecutando el cello, ha participado como solista en la Academia San Martin en los Campos, la Orquesta Sinfónica del Estado Ruso y la Filarmónica de Belgrado.  Se ha presentado en salas de concierto tan prestigiadas como la Wigmore Hall de Londres, la Philharmonie de Berlín y la Victoria Hall de Ginebra.  Actualmente colabora con la Orquesta Filarmónica Bayerischen Rundfunks en Alemania.

Jorge Villadoms, oriundo de Durango, México.  Jorge comenzó a tocar el piano a los 15 años.  Para su mayoría de edad, fue aceptado en el Conservatorio de Lausanne en Suiza.  Cuenta con maestría con mención honorífica.  Entre los reconocimientos que tiene en su haber, se encuentran el Gran Premio Marguerite Meister de Zúrich, Suiza,  el Gabrielle Agostini de Ginebra  y resultó ganador en el Concurso Kiefer Hablitzel Wettbewerb en Berna, Suiza.  Fue nombrado profesor titular de piano en el Conservatorio de Lausanne, Suiza, convirtiéndose en el académico más joven en obtener ese puesto.  Ha ofrecido conciertos para la Organización de las Naciones Unidas en diversas partes del mundo.

En 2012 constituyó la Fundación Crescendo con la Música, una institución dedicada al altruismo, la cual él preside.  A la fecha la Fundación ha conseguido más de 300 instrumentos en Europa y los ha trasladado a México con el propósito de crear un nexo gratuito para la población infantil que no cuenta con recursos económicos.  Ha realizado varias giras en nuestro país para recaudar fondos.  Algunos de los recintos donde se ha presentado son el Teatro Victoria de Durango, Durango, el Teatro Degollado de Guadalajara, Jalisco  y  el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México.

La música de LUZ DE LUNA incluye melodías de célebres autores:  Luna, Vocalise de Serguei Rachmaninov,  Claro de Luna de Claude Debussy,  La muerte del Cisne de Camile Saint Saéns y Estrellita de Manuel M. Ponce.  Para la danza, participaron los reconocidos coreógrafos Benjamin Millepied, Director del Ballet de la Ópera de París y coreógrafo de la película El Cisne Negro,  y  Jiri Burbenicek.

Un espectáculo digno de verse y escucharse.  Los integrantes de LUZ DE LUNA son auténticos virtuosos de la música y de la danza.  El piano y el cello son ejecutados magistralmente.  Los bailarines logran una estética dancística extraordinaria.  A teatro casi lleno, el público quedó arrobado viviendo “el hechizo de una noche pasional, soñadora, clandestina y artística”.  A quienes asistimos llegó la energía de este cuarteto tan pleno de talento y perfección en su desempeño.  Cabe mencionar que los fondos reunidos serán donados a la Fundación Crescendo con la Música.  Al final de la función, el aplauso fue estruendoso.

Se trató de una función única, presentada el domingo 24 de abril de 2016 en el Teatro la Ciudad Esperanza Iris, gracias a la Secretaría de Cultura, a través del Sistema de Teatros, en el .  Esperemos que pronto se presenten nuevamente.