NEGACIÓN

NEGACIÓN

Por Eugenia Galeano Inclán

El saber que alguien acaba de fallecer sin haber sido diagnosticado con una enfermedad grave o terminal siempre produce sorpresa, pero si ese alguien es un ser amado o muy allegado, inevitablemente aflorarán sentimientos encontrados. Si el dolor llega a ser insoportable, se activan mecanismos de autodefensa. Al llevar intrínseco el instinto de supervivencia, el ser humano hará todo lo posible por evadir la realidad y se rehusará a aceptar la muerte de quien ama.

negacion1-1

Conforme a la psicología, en todo duelo individual existen cinco fases. La primera es la Negación; la segunda es el enfado; la indiferencia o la ira;  la tercera es la negociación -negociar con uno mismo, a fin de tratar de hallar una solución, aun cuando sea imposible-; la cuarta es el dolor emocional  y, finalmente, la quinta es la aceptación. El escritor, dramaturgo y psicoterapeuta Daniel de la O, dedicado desde hace casi una década a ejercer la terapia psicoanalítica, optó por combinar dos de sus habilidades para compartir públicamente sus conocimientos. Es así como Daniel concibió el proyecto de crear una pentalogía, es decir, escribirá cinco obras teatrales distintas para cubrir las respectivas fases del duelo. La forma en la que cada persona recorra y logre superar las fases de duelo dependerá de sí misma y de la ayuda que reciba.

Luego de haberse dado a conocer con su obra Salida exit, a Daniel de la O le llegó el reconocimiento con Voces de un asesino de cara larga y sin sonrisa, por la cual fue galardonado con el primer lugar del Concurso Nacional de Composición Dramática de Monólogo Víctor Hugo Rascón Banda 2004. Fue precisamente en el más reciente montaje de dicha obra donde se alió con Josejuan Meraz, quien encarnó en forma sobresaliente a Buster, su protagonista. Ahora, en Negación vuelven a reunirse estos dos talentos para ser artífices de genuina magia teatral.

Daniel de la O, a través de Negación, aborda la primera fase del duelo con mucho respeto. Un facultativo cuya labor primordial es analizar la psique, llega a conocer a fondo lo más íntimo del sentimiento humano y Daniel, en su función alterna como dramaturgo, aprovecha esto para crear un balance perfecto al dividir a su personaje en dos entes distintos. Uno es el personaje -una mujer- que atraviesa la fase de la negación, mientras que el otro -también mujer- es de algún modo su alter ego, estando ahí para ubicarla y ayudarla a manejar su inmenso dolor, lográndose un apoyo inmejorable. El dolor está presente, pero Daniel tiene la sutileza de incluir rememoraciones que provocan risa espontánea con el propósito de permear un poco la intensidad del sufrimiento.

negacion1-2

El bien estructurado texto de Daniel de la O narra la historia de Petra (Guadalupe Damián), una mujer sencilla cuyo padre vive del mar hasta que éste decide cobrarle arrebatándole la vida. Petra continúa con su vida y en medio de una fuerte lluvia conoce a Julián, hombre también relacionado con el mar, de quien se enamora profundamente, se casan y procrean a Carlos, su pequeño hijo. Para su infortunio, a Petra se le detecta una grave enfermedad que le provoca terribles dolores de cabeza.

Sobrelleva su padecimiento de la mano de su esposo, quien le hace una dulce y sincera promesa: “Nunca voy a soltarlos, a ninguno de los dos“, refiriéndose a ella y a su primogénito. Piedrita era el mote cariñoso que Julián utilizaba para dirigirse a Petra y a ella le encantaba escucharlo, sintiéndose amada y cobijada. A pesar de su enfermedad, Petra agradece a la vida por la felicidad que le brindan Julián y su vástago, sin dejar de pensar que “el mar es inmenso, la lejanía también“.

Por su parte, la poética teatral de Josejuan Meraz se fundamenta en la sensibilidad y, en su faceta de director, al tomar el texto de Daniel, logra que ambas mujeres sean el salvoconducto ideal para hacer entrega directa al público de la narración de Daniel y del trazo impuesto por Josejuan. Con un ritmo escénico preciso, hace que en todo momento ambas transiten por el escenario en perfecta armonía. Otro de los méritos de Josejuan es haber elegido a las dos actrices idóneas para el proyecto. Tanto Guadalupe Damián -la dolida esposa y madre- como Diana Lein -la voz de la conciencia- transmiten en forma muy eficaz el sufrimiento, la impotencia ante lo inevitable, la no aceptación, pero sin que esto sea tan desgarrador para resultar molesto sino como algo extremadamente humano que conmueve al espectador al grado de hacerlo identificar su propio dolor al evocar las pérdidas que haya padecido a lo largo de su existencia.

La labor actoral, física y de actitud por parte de Guadalupe Damián y Diana Lein es a todas luces extraordinaria, es de admirarse la manera en que logran complementarse en forma tan atinada. Así mismo, loable es la labor del resto de equipo. Jorge Valdivia funge como asistente de dirección, Félix Arroyo se encarga del diseño de escenografía e iluminación, mientras que Gus Sandel asume el diseño de vestuario, Jesús Díaz se hace cargo de brindar asesoría corporal y Juan Carlos Vives impone la coreografía. El diseño de audio es responsabilidad de Jorge Valdivia.

Negación es un montaje imperdible para todo aquel que guste del buen teatro. Cabe recordar que Negación ha cubierto varias temporadas y que en esta ocasión se reestrena, motivo por el cual no hay que perder la oportunidad de verla. Sin Sonrisa Teatro se anota un éxito más en su repertorio. Un interesante texto en una atinada puesta en escena, con actuaciones memorables y un equipo de trabajo comprometido.

Se presenta viernes a las 20:00 horas, sábados a las 19:00 horas y domingos a las 18:00 horas en el Teatro Sergio Magaña, Sor Juana Inés de la Cruz 114, colonia Santa María la Ribera -cerca de la estación San Cosme del Metro-, Ciudad de México. La temporada concluye el 9 de octubre de 2016.