PARA ELIZA

Por:Eugenia Galeano Inclán

para eliza

En varias notas hemos hablado del Movimiento Teatro Intimo para Departamentos fundado y comandado por Xavier Villanova, a quien en 2010 se le otorgara el Premio Nacional de Dramaturgia Emilio Carballido por su obra “Birdstrike”. El concepto de este Movimiento es similar al de teatro de cámara, pero con mayor intimidad, dado que se representa en una casa habitación y no en un foro convencional. La cercanía entre público y elenco es como la que se tiene con familiares o amigos en una sala de estar. Esto impacta notablemente al espectador. No es lo mismo sentarse en una butaca a observar el quehacer teatral que sentirse partícipe del mismo al lado de los actores. Se produce un pacto de solidaridad que hace que quien presencia la obra termine involucrándose en la historia y, en ocasiones, se vea precisado a interactuar al ser convocado por los actores o actrices.

 

Desde que inició el Movimiento, Xavier le ha dedicado tiempo y esfuerzo para ofrecer obras de calidad, tanto propias como ajenas. Ha abierto las puertas a jóvenes que no cuentan con los recursos suficientes ni apoyos para estar en posibilidad de alquilar un foro, a fin de brindarles la oportunidad de presentar sus propuestas teatrales. Poco a poco el Movimiento Teatro Intimo para Departamentos ha ido ganando adeptos y hoy en día goza de popularidad.   Es loable lo que hace Xavier porque esto le reporta satisfacciones y experiencia, mas no ingresos, dado que el cupo es limitado y la cooperación voluntaria apenas alcanza para la recuperación de gastos y para cubrir la nómina del elenco.

Hasta ahora, la obra más emblemática del Movimiento Teatro Intimo para Departamentos es PARA ELIZA, por ser una de las que marcaron su comienzo y la más representada de su repertorio. PARA ELIZA es de la autoría de Xavier Villanova, quien también la dirige. Se trata de una obra fuerte, para adultos.  Versa sobre dos hermanas con un padre ausente y una madre promiscua, lo cual, desde luego, las ha dejado marcadas de por vida. Predicar con el ejemplo es lo aconsejable, pero hay padres que no se percatan de cuánto pueden afectar la integridad psicológica de sus hijos si ellos a temprana edad los ven abusando de alcohol o drogas, en actos inmorales o ejerciendo violencia. Los niños no sólo sufren, sino que se desorientan respecto de su propio comportamiento.

Eliza y Elena viven dentro de una dualidad de amor y odio.  Se apoyan o se agreden. Ambas han tenido que acudir a psicoterapeutas, aparte de lo que han padecido con sus padres, los familiares se han aprovechado de ellas. Sufrieron abusos de un tío. Sus aptitudes artísticas las expresan dibujando. Como viven solas, para escapar de la rutina, han inventado ciertos juegos particulares, como personificar a seres presentes en sus vidas -un enamorado, un médico, un familiar-. Elena se dedica a la actuación y le pide a Eliza que repase sus líneas con ella, pero del texto pasan a la improvisación para representar pasajes de sus vivencias cotidianas. Echan a volar su imaginación y no se sabe si lo que interpretan realmente ocurrió o no. Por momentos, esos juegos se tornan peligrosos, por ejemplo, cuando aluden a una violación.

Las heridas del pasado persisten, no encuentran cómo evadirlas. En ocasiones, saben que sólo cuentan la una con la otra y eso hace aflorar el cariño y la ternura. El lazo que las une es indisoluble. Lo malo es que sus emociones son como un péndulo que oscila entre el bien y el mal.

El trabajo histriónico y corporal de Laura Camés (Eliza) y Paula Vrelly (Elena) es digno de toda admiración.  Interpretan sus roles intensamente y los iluminan con emotividad, se mantienen dentro de la ficción y se despojan de su ropa a unos cuantos centímetros del público.

El texto es estructurado y capta el interés absoluto del espectador. El montaje está bien diseñado, incluye coreografías coordinadas y estéticas. En sustitución de cambios de vestuario, las actrices se visten y desvisten para crear entornos distintos.Un punto importante es la interacción con el público. Al azar eligen a ciertos espectadores y los invisten de personajes alternos.

La labor de dirección por parte de Xavier es impecable. Asimismo, participa activamente, ya sea como alguien relacionado con las hermanas o escribiendo con celeridad sobre un cuaderno.

PARA ELIZA es una obra muy impactante para el espectador al ser testigo de los demonios internos de dos chicas atribuladas por las circunstancias que han tenido que atravesar.

La producción es de Oscura y Verde Realidad.

para eliza2

Xavier Villanova consideró que PARA ELIZA había cumplido su cometido y decidió culminarla a las 100 representaciones, pero debido a que seguía teniendo demanda, llegó a las 107.  Fue estrenada el 28 de octubre de 2013, cubrió 7 giras en el territorio nacional.  A casi tres años de ser representada por vez primera, PARA ELIZA cierra su ciclo con la develación de la placa que conmemora 100 funciones.

Entre los asistentes a la última función de PARA ELIZA estuvieron Leonora Cohen, Ignacio Eduardo Corona, Flora Villanova Pijoan, Georgina Espinosa, David Gaitán, Rocío Vázquez, Bonny Carpozo, Javier Fle, Isaac Weisselberg, Viridiana Sánchez, PauSo Oliver, Dorte Jansen, Michelle Ramírez, Juan Carlos García Alvarez, Raúl Solís, Pepe Appo, Hugo Yoffe, Johnatan Molina Arroyo, Juan Carlos Manrique (espectador que vio la obra en 10 ocasiones), Viridiana Sánchez, Julia Ioulia, Oliver Barona, Sergio Baeza y Mariano Ducombs.

El aplauso verdaderamente apoteótico fue un digno broche de oro en la despedida de la entrañable PARA ELIZA. Duele decir adiós, pero PARA ELIZA continuará siendo una estrella del Movimiento Teatro Intimo para Departamentos y formando parte de la trayectoria de sus artífices.

Los padrinos de develación fueron Ximena Escalante y Martín Acosta que, en su momento, fueron maestros de Xavier. Al develar la placa, Ximena comentó que ella siempre supo que Xavier era un fabulador, en tanto que Martín compartió con el público algunas anécdotas del paso por las aulas de Xavier. Ambos coincidieron en que se sienten orgullosos de los logros de su alumno.

Después de la develación, hubo una grata convivencia con charla, risas y nostalgia. Se degustaron exquisitas brochetas de queso, salchicha, jamón, tomates baby y aceitunas, acompañadas de mezcal, vino, refrescos. Una noche inolvidable.