PASAJERAS DE LA VIDA (RECUERDOS DE LA NIÑEZ, DE LA FAMILIA, DE LA VIDA)

Por: Alejandro Laborie Elías, crítico de teatro

Imagen tomada de la página de Facebook de Avatares Compañía Teatral)

 pasajeras de la vida2 nac

Recordar es vivir, somos nuestro pasado, el presente es efímero, el futuro sólo esperanza. Dos hermanas establecen contacto epistolar, una le comunica a la otra la cercanía del deceso de su madre. Añoranzas de la niñez, de la familia, de la vida de ambas, de cómo marcó su devenir existencial, las influencias recibidas, frustraciones y alegrías, envidias y amores; confesiones, infidelidades, cinismo, librarse de una maldición que conlleva a la liberación. Nueve mujeres nos adentran por su intimidad a través de la interlocución de las hermanas, una visión por medio de los ojos de dos seres, más que juzgar narran con sus diálogos.

 

Lo anterior acontece en PASAJERAS DE LA VIDA, de Rubén Pires, bajo la batuta de Manuel Gómez Becerril al frente de Avatares Compañía Teatral, procedente de la ciudad de Querétaro. La agrupación ofreció una función en el Foro Contigo América, oportunidad para entrar en contacto con el quehacer teatral de esa urbe, misma que cada día se enriquece con el surgimiento de nuevos grupos independientes.

 

El texto va de menos a más, inicia con diálogos cotidianos, superfluos, triviales (salvo opinión en contrario), a medida que transcurre va profundizando en los diversos temas, casi filosofando, sobre el tiempo, por ejemplo. Una mezcla de amores y odios; mujeres siempre en forma fatal condenadas a la soledad; nueve idiosincrasias, en alguna reflejados cada uno de nosotros, aún los varones.

 

No conocía el trabajo de Manuel Gómez Becerril. Acepté su invitación, él asumió el riesgo de mi opinión, desde ese hecho llamó profundamente mi interés, son muchos lo que me evaden, la verdad no sé bien por qué, el teatro es parte esencial en mí, es más lo que me gusta que lo que me desagrada, si no para qué ir. Después de este desvarío mental, sigamos con Manuel. En esta propuesta demuestra talento, imaginación no sólo personal sino provocarla en el público, capaz de convertir una escalera metálica, de esas utilizadas por los pintores, entre otros; la convierte en múltiples objetos, lo más importante en lugares e increíble en un vehículo de emociones. Escenografía sencilla, muebles y utilería, en apariencia no tiene relación, unidad entre sí, cobran razón de ser con la historia de cada una de las mujeres.

 

Aún con las limitaciones técnicas del espacio, ideó una excelente iluminación a pesar de medio abusar de la penumbra. La palabra, las ideas son fundamentales para él, así como la importancia dada al aspecto actoral. El pero, cuando los personajes de la niñez hablan como bobas, esto lo debe superar porque hasta Chabelo es ya historia. Si bien el recurso no es nuevo, acertadamente los cambios de vestuario para dar paso a cada personaje se hacen frente al público. Falta un poco de musicalización para resaltar estados de ánimo y situaciones, bueno desde mi consideración personal. El trazo escénico es idóneo, desplazamientos cuando se requiere, el mismo lugar en torno a una mesa según las necesidades del texto. Logra que el simbolismo, de las cerezas por citar uno, adquiera sentido. No estoy refiriéndome a una obra de arte, más bien a un montaje digno, una muestra de cómo con voluntad y sin mayores recursos económicos se logra hacer del teatro una expresión social y trascendente.

 

Berenice Acosta y Paulina Quetzallin encarnan a las nueve mujeres (desde la niñez hasta la ancianidad). escenas buenas, regulares y para el olvido. Mucho entusiasmo, algunas carencias de formación. Sin embargo, considero Berenice tiene facilidad para esta profesión, está en edad para seguir preparándose y destacar en este medio tan competitivo. Habrá una nueva oportunidad para apreciar e Avatares Compañía Teatral, el sábado 30 de julio, a las 19:00 horas, en el Foro Contigo América (Ciudad de México), con la puesta en escena EL DIPUTADO.