PASIÓN (LA INFIDELIDAD, VIOLENCIA SIN MORETONES)

Por Alejandro Laborie Elías, crítico de teatro

Foto del Cartel promocional

 Pasión_nac

Una hermosa joven acosa y seduce a un hombre maduro, un cincuentón, quien lleva 25 años de casado y de fidelidad. La belleza y juventud lo llevan a un caos existencial, sus valores morales se tergiversan, al grado de proponerle a su cónyuge el intercambio de parejas, a menos que cada uno disfrute de su sexualidad por su cuenta. La joven, por naturaleza promiscua, no se conforma con él, también quiere con la esposa. A la postre salen a la luz una serie de hechos y confesiones, habrán ambos de tomar decisiones. La infidelidad es violencia que no deja moretones.

Una fina comedia del inglés Peter Nichols, destacado dramaturgo galardonado con varios premios. En esta ocasión el escenario se ve engalanado con Pasión, estrenada en Londres en 1981 a cargo de la Royal Shakespeare Company y fue galardonada como la mejor obra por los reconocidos Evening Standard Awards. El autor expresa en su diario: “Lo cierto es que la pasión de amor, como acto transgresor, crece en un campo sembrado de traiciones. Como buen humorista, explora ese doble filo, a la vez superficial y profundo, donde “un montón de mentiras” permite florecer, en medio de la catástrofe, de separaciones dolorosas y dobles caras que se caen de sin vergüenza, la verdad simple y destructora que encierra una sola palabra: pasión”. Comedia inteligente, inmersa en el humor, en muchos casos negro, el sarcasmo y la ironía; provoca la risa y la reflexión en forma simultánea; lúdica y seria. La protagonista siempre presente y a la vez invisible: la pasión.

David Olguín, destacado dramaturgo y director, es el encargado del montaje. Un trazo pulcro, el desplazamiento de los actores no tiene parangón, ritmo exacto; en ningún momento se cae la puesta, mantiene el interés de principio a fin, asume un espacio “triangular”, minimalista, todo queda en su grupo actoral, no hay parafernalia, hay teatro, excelente teatro, muestra y demuestra que con un buen texto y un director con talento se puede hacer comedia de calidad, de arte.

El deleite emana del trabajo, entrega y profesionalismo de Carmen Beato, Juan Carlos Barreto, Verónica Merchant, Moisés Arizmendi, Alejandra Ambrosi, Paloma Woolrich y Verónica Bravo. Todos conjuntados más si tomamos en cuenta que cada uno de los integrantes del matrimonio tiene su alter ego, por lo mismo los diálogos se alternan, el mismo personaje: dos actores. En verdad da gusto ver histriones, quienes hacen del género la oportunidad de reír durante dos horas, aproximadamente. Paloma gran actriz, tiene una participación relativamente breve, sin embargo, sus escenas son el alma de la comedia.

Un restaurador de arte moderno y una joven escribiendo un libro, provocan que surja la desconfianza, con las notas de La pasión según San Mateo. Esta fina comedia, bajo la guía de David Olguín y el excelente trabajo actoral, se representa en el Teatro Helénico (Ciudad de México) hasta el 3 de julio; los viernes a las 20:30; sábados, 18:00 y 20:20, y domingos: 17:00 y 19:00 horas.