PERROS DE ASALTO

PERROS DE ASALTO

Texto y foto por Ana Leticia Romo García

Esta adaptación de Omar Pacheco jr a la obra Perros de reserva de Tarantino, se realiza en un foro excelente y muy adecuado para sensibilizar al público. La historia se desarrolla gracias a los inmensos talentos de los jóvenes actores de Reflectores Compañía Teatral (facebook.com/Reflectores-Compañía-Teatral), quienes cuentan una historia de maleantes y asesinos.

perros-de-asalto_loc_lety

Joe Cabot es un ladrón de la gran familia italiana, que organiza un atraco con una banda de cuatreros obedientes y bien entrenados, a quienes les cambia el nombre por seguridad mediante colores; cada uno es particular, por ejemplo, el sr Rosa, es un tipo nervioso y tenso ante lo absurdo, con un alter ego poco común; el sr Rubio tiene una personalidad salvaje y asesina. Cuando en el atraco a mano armada, planeado por Joe, una alarma suena, Rubio dispara sin medir consecuencias, así la banda de asaltantes se dispersa huyendo  hacia el sitio de encuentro, un almacén  donde uno a uno van llegando, el sr Blanco y el sr Naranja, en primer lugar, este último desangrándose; después Rubio, Marrón, Azul, etcétera. Han secuestrado a un policía, a quien le pegan, lo torturan y se van por el botín mientras el señor Rubio corta la oreja del rehén y decide quemarlo. En este momento, el señor Naranja mata al señor Rubio de varios disparos. Luego confiesa al policía su verdadera identidad: se ha infiltrado en el grupo para atrapar a Joe Cabot. Fingió ser un delincuente. Entonces, llegan  los demás, se forma un triángulo mortal: Joe dirige su pistola al señor Naranja, el señor Blanco dirige la suya a Joe, Eddie  Cabot dirige la suya al señor Blanco y el señor Rosa se esconde. Esta situación se resuelve con las muertes de Eddie y Joe. El señor Rosa coge los diamantes y huye. Quedan el Sr Blanco con el Naranja y éste último le confiesa que es infiltrado, termina la escena con Blanco apuntándole a Naranja.

La obra se caracteriza por largos diálogos, así como por la brutalidad de los personajes, equilibrando la tensión de algunas escenas sangrientas con palomitas, la interacción de los asistentes y algunos comentarios o invitaciones de diversos personajes hacia el público un tanto cuanto horrorizado de la frialdad asesina. Montaje muy bien logrado tanto en actuación, como en escenografía, lo que habla de un buen comienzo de la compañía que esperemos continúe en ascenso.

Del autor Quentin Tarantino, cabe comentar que en Perros de reserva se estrenó como director y en esta obra incorpora muchos temas y estéticas que se transformarían y se darían a conocer como sellos propios de su obra. Buen montaje que vale la pena presenciar. Aún quedan dos funciones: viernes 16 y miércoles 21 de diciembre. ¡No se la pierdan!