PROYECTO SUTIL (O DE LA INFINITESIMAL DIFERENCIA)

PROYECTO SUTIL (O DE LA INFINITESIMAL DIFERENCIA)

Por Eugenia Galeano Inclán

proyecto sutil1

Entre la amplia variedad de opciones que ofrece la cartelera teatral en la Ciudad de México, de vez en cuando cabe la posibilidad de asistir a una propuesta poco convencional, algo que no se ciñe a lo que consideramos teatro. En lugar de que la narrativa tenga planteamiento, desarrollo y conclusión, pudiera ser una antihistoria o un contrarelato. Los creadores teatrales tienen libre albedrío para determinar sobre qué tema harán su propuesta, así como para elegir el proceso a utilizar para concretar su proyecto.

Tal es el caso de Proyecto sutil, al cual se dio inicio hace poco más de un año. Un director, un dramaturgo y una actriz concertaron reuniones periódicas para generar material que investigara puntos de encuentro entre Francia y México. Durante sus sesiones pusieron sobre la mesa temas que alguno de ellos trajera a colación al considerar que pudiera aportar algo a la interrelación de las dos naciones. Conversaron sobre Antonin Artaud, Porfirio Díaz, la nanotecnología, la gastronomía y cualquier otro tipo de lazo histórico o cultural. Investigaron conceptos, historias y personajes, y comenzaron a pensar en la ficción que los representaría. Los sucesos que ocurrieron en ese tiempo fueron cambiando el rumbo de sus cuestionamientos iniciales y ampliando sus inquietudes. Tras largas disertaciones, el resultado de este laboratorio llevado a cabo por tres creativos fuertemente ligados al teatro -Diego del Río, Edgar Chías y Sophie Alexander Katz- fue presentar una obra en proceso, a la cual denominaron Proyecto sutil (o de la infinitesimal diferencia).

Cuando Aurora Cano, creadora y directora del Dramafest se encontraba organizando su edición 2016, se enteró del Proyecto sutil y decidió incluirlo, aprovechando que el país invitado de este año era precisamente Francia. Es así como Proyecto sutil pasa a formar parte del Dramafest 2016.

El enfoque básico de Proyecto sutil (o de la infinitesimal diferencia) es sobre la vida de tres personajes: una francesa mexicana, un iraní y un mexicano que, sin conocerse, en forma casual, coinciden en un atentado terrorista en marzo de 2016. Tal vez el que ocurrió en Bruselas. Se trató de un ataque coordinado en el aeropuerto de Zaventem y en una de las estaciones del metro, los cuales dejaron alrededor de 30 muertos y más de 200 heridos. En su momento, Bélgica activó el nivel de alerta máxima. Quienes los presenciaron los describen como una auténtica pesadilla.

En medio del caos y la confusión Sophie, Kaveh y Guillermo se conocen. Tres personas que se encontraban en el lugar y en el momento inadecuados. Inevitablemente, a partir de ese momento en sus conversaciones no dejarán de hacer referencia al incidente que los unió. Aquellos que han tenido el infortunio de vivir un atentado saben que el impacto mental es más fuerte que el físico. Las lesiones tienden a sanar, pero para lo que se siente y piensa no existe paliativo. Son seres que quedan marcados de por vida y jamás podrán olvidarlo.

Tras el estruendo de la detonación, se dijeron: “la libré“. Se echaron a correr por su vida, huyendo de lo desconocido, lo incomprensible.  Ella, al verse al espejo, se figuró que era “una muñeca con una mirada tristísima y fría“. Se percatan de que el cambo operó radicalmente en sus mentes. Pensaban muy distinto antes del incidente: “germinaban otros mundos y otros sueños“.  Ahora consideran: “que el futuro no es otra cosa que una posibilidad“, o bien, que “somos máquinas en el proceso evolutivo del planeta“.

proyecto sutil2a

Kaveh pregunta al público qué es lo que sabe de Irán. Poco sabemos de un país tan lejano. Continúa diciendo: “Irania es la antigua Persia“. “Yo crecía en una tierra que no era la mía, en Alemania, algo perdido a los 17 años“. Por su parte, Sophie comenta que nació en Francia, pero ha vivido en México la mayor parte de su vida. Guillermo, supuestamente, buscaba lograr su nacionalización en Francia. Se sienten tan libres que pueden hablar sobre cualquier tema, incluso su propia muerte.

Proyecto sutil (o de la infinitesimal diferencia) no es teatro entretenido, es una flagrante confrontación entre la individualidad y el anonimato. Todo lo que conlleva nuestra identidad, estamos formados por los genes de nuestros ancestros, llevamos en la sangre partículas de distintas nacionalidades o razas. Difícilmente podría encontrarse a alguien con una sola nacionalidad en sus venas. La migración forma parte del universo desde tiempos inmemorables. Somos un todo y no somos nada. A veces sólo formamos parte del entorno y nos convertimos en seres paisaje: “Mapas de territorios ignotos se encuentran aquí debajo de nuestra piel“. Los sobrevivientes de un atentado son “anónimos decimales en las estadísticas del daño colateral“.

La dramaturgia de Edgar Chías provee un fiel retrato del sentir de las víctimas de un atentado. Diego del Río realiza una formidable labor de dirección que, sin cuarta pared, permite al elenco dialogar con el público, mantiene el ritmo y diseña un dinámico desplazamiento, aprovechando a fondo el espacio escénico. Pilar Flores del Valle y Ana Karen Flores brindaron asistencia a Diego en la dirección.

Sophie Alexander Katz, Kaveh Parmas y Raúl Villegas dan vida a los personajes en forma muy convincente, mediante su buen desempeño histriónico, corporal y vocal. Convencen al público y lo hacen sentir partícipe de su impactante experiencia. Pilar Flores del Valle será alternante en algunas funciones.

Auda Caraza y Atenea Chávez diseñan una escenografía idónea para dar la idea de aislamiento y área común, con tintes de azul sideral. Matías Gorlero aporta la iluminación con creatividad, haciendo lucir los reflejos de la luz neón caprichosamente distorsionados sobre el cristal o acrílico, dotando el espacio de belleza plástica. Félix Arroyo funge como asistente de Matías.

La exploración vocal es provista por Muriel Ricard. Julia Reyes Retana es la responsable del diseño de vestuario. La producción es de Dramafest y de Teatro UNAM.

Una propuesta muy interesante conformada por investigación, diálogo y reflexión. No siempre hay que ir al teatro buscando entretenimiento. En el mundo hay eventos que quisiéramos que no ocurrieran, pero, aunque lo lamentemos, ocurren. Un tema impactante que convoca a la reflexión y a un mejor entendimiento del planeta que habitamos y de nuestra presencia en éste. Un montaje original, bien cimentado. Altamente recomendable.

Proyecto sutil (o de la infinitesimal diferencia) se presenta dentro del marco del Dramafest 2016: miércoles, jueves y viernes a las 20:00 horas en el Teatro Juan Ruíz de Alarcón, dentro del Centro Cultural Universitario, ubicado en Insurgentes Sur número 3000, Ciudad de México. La temporada concluye el viernes 14 de septiembre de 2016.