¿QUIÉN ES EL LOCO AQUÍ? (TERAPIA)

Por Miryam Almanza

El grupo de teatro Romero al cuadrado tuvo en temporada una de las mejores obras del joven dramaturgo argentino Martín Giner, llamada Terapia, una comedia que rompe con la clásica historia del diván y lleva al público de la risa a la sorpresa y a la reflexión. Rafael Santacruz, director del montaje, hizo una interesante adaptación de la historia en la que tanto el psicoanalista como su paciente padecen de alucinaciones, pues el primero discute con su fallecida esposa y el segundo con su madre invisible. A partir de ahí se desatan diversas y locas situaciones.

Si bien la obra comienza un poco lenta, lo entretenido del montaje está justamente en el juego de apariciones entre uno y otro de los cuatro personajes, y los recursos que aplica Rafael Santacruz para resolver la trama son geniales, primero unos títeres encantadores y luego el fragmento en el que el paciente debate al psicoanalista, remarcado con el efecto de repetición (como en la televisión).

Con únicamente dos actores en escena (Reneé Rusbell y Carlos Romero) más la ingeniosa intervención de los títeres (Betsy Romero), el público descubre que no siempre el más cuerdo lo está y que no todo es lo que parece, y luego de un sorpresivo final nos hace preguntarnos inevitablemente: ¿todos están locos menos yo? ¿quién es el loco aquí?