RICARDO III (CONSPIRACIÓN, TIRANÍA, MUERTE)

Por: Alejandro Laborie Elías, crítico de teatro

 

Ricardo III 1 (1)

En un hombre se concentran el conjunto de todos los males sin mezcla de bien alguno, más grave cuando se convierte en el rey de Inglaterra. Para lograrlo no le importa la muerte de su padre, no se tienta el corazón para asesinar a su hermano, a sus sobrinos, a todo aquel que sea un obstáculo para alcanzar su fines: la corona. Ese personaje es abordado dramatúrgicamente en RICARDO III, por William Shakespeare, bajo la dirección del maestro Mauricio García Lozano.

 

Esta obra es la más larga escrita por el Cisne de Avón, después de HAMLET, en ella el poder juega un papel protagónico, el pueblo es sometido, enajenado, los allegados al trono con capaces de todo, la mentira y el engaño pululan en todo el entorno de la corte. El traidor es traicionado, las mujeres sometidas -no importa si es la madre o la viuda del exmonarca-, vejadas; una nación es llevada a la guerra ante la sublevación de quienes claman justicia, al frente de ellos el duque de Buckingham. Una frase lapidaria resume todo el fondo: “La conciencia es el concepto del cobarde”. ¿Qué se puede decir de Shakespeare y su obra? Nada, todo está dicho; lenguaje cuya belleza literaria es única; lo poético es cada frase; directo en sus planteamientos; una dosis, en este caso, de humor a partir de la ironía y el sarcasmo.

 

En alguna ocasión, conversando con un crítico de teatro me sugirió tener cuidado al emplear la palabra “genio”, durante años he seguido su consejo. Sin embargo, en la actualidad contamos con varios directores quienes personifican en estricto sentido este calificativo -Claudio Valdés Kuri, Hugo Arrevillaga, entre otros-. indiscutiblemente uno de ellos es Mauricio García Lozano. Este texto lo llevó a escena hace unos dos años, meses más meses menos, cautivando a propios y extraños, críticos y espectadores. Para fortuna de los teatrófilos regresa al escenario con su propuesta en el marco del denominado SHAKESPEARE FRENTE A FRENTE. Un montaje moderno, ágil, las casi tres horas se esfuman ante su talento. Puestas en escena sobre la obras de Shakespeare con pretensiones posmodernistas aparecen a diario, en su mayoría verdaderos bodrios, fallidos intentos. Para nuestra el maestro Mauricio con una escenografía que no representa lugares, más bien el medio donde se recrean las emociones (Jorge Ballina); iluminación para crear atmósferas (Ingrid SAC); vestuario “contemporáneo” (María Marín del Río), y; música original y musicalización apoyan los sentimientos, buenos y malos (Pablo Chemot). Llama la atención los telones, elaborados con plástico, tiene funciones múltiples; cadáveres suspendidos; el público “acomodado” en el escenario. Todo en conjunto nos transporta a una obra de ARTE teatral, misma que sólo un genio puede alcanzar.
Ricardo III 3_nac

Rey, nobles, funcionarios y pueblo son caracterizados por Carlos Aragón, Jorge Zárate, Haydée Boetto, Leonardo Ortizgris, Paloma Woolrich, Sophuie Alexander-Katz, Américo del Río, Tamara Vallarta, Assira Abbate, Daniel Haddad y Ricardo Esquerra Carlos extraordinario (Ricardo III), impresionante, una representación tan bien lograda, como se dice en el argot, provoca subir al escenario a matar al personaje, proyecta la maldad en todo lo que ésta significa, trabajo desgastante, casi tres horas en escena, además de verse obligado a cojear y apoyarse en un bastón. Otros destacados trabajos son los de Jorge Zárate y Haydée Boetto, dignos representantes del selecto grupo de histriones mexicanos. Cabe destacar, todos los involucrados actoralmente interpretan varios personajes.

 

Todo aquel que desee entrar en contacto con la conspiración, la tiranía y la muerte a través de una obra de arte teatral, tiene una cita en el teatro Julio Castillo, Centro Cultural del Bosque (Ciudad de México). RICARDO III se alterna con MEDIDA POR MEDIDA, también de la autoría de Shakespeare, por ello se sugiere consultar en Internet la página www.inba.gob.mx para conocer fechas y horarios de ambas obras.

 

Julio 2016