TEATRIKANDO

Por Benjamín Bernal, ´presidente de la APT

 

Fui a la entrega de la Medalla Bellas Artes: Alejandro Luna la recibe

 

alejandro luna

“Los escenógrafos, al fin, son considerados piedras fundamentales”

 

Hace pocos años escribí esto: “El escenógrafo Alejandro Luna ingresó este lunes como Miembro de Número a la Academia de Artes de México, a primera hora acudí al laberíntico callejón de Aguacate en Coyoacán, para platicar con él. Dicen que hay fantasmas en el, como en las mañanas descansan, no vimos ninguno. Al lado se escuchan ladridos de perro y cloc-coc de gallinas, un pasillo campirano lleva a la escalera de caracol que eleva hasta el estudio de Alejandro Luna, amplísimo cuarto blanco, computadora fija, otra transportable, el restirador obligado del arquitecto, cama, modular, libros y baño con un pequeño televisor. Seguro que trabaja y duerme sin horarios fijos.

En esta casa tiene veinte años, antes ocupó otra en Francisco Sosa, siempre ha vivido en Coyoacán desde que sus abuelos llegaron del pueblo. En su niñez, todo mundo decía “vamos a México” se llegaba en tranvía hasta calzada de Tlalpan, luego El Rápido transportaba en menos de una hora hasta el Centro de la ciudad. Había dos cines en Coyoacán, el Esperanza y el Centenario, el primero era más nice y costaba 75 centavos, el segundo era más popular, la entrada era de 50 c, ahí pasaban tres películas; de viernes a domingo, en las vacaciones de la primaria, Alejandro ganaba unos centavos llevando rollos de uno a otro; por eso podía ver varias veces algunos filmes. Donde hoy está el hospital de Xoco se instalaba la carpa con las marionetas de Rosete Aranda, era maravilloso dice, ahí vio Don Juan Tenorio con títeres, completa.

La gente cree que los médicos jugaban al doctor, yo no era constructor de nada, pasaba el tiempo como cualquier niño, mi vocación se decidiría años después. Mi juventud la pasé jugando billar. En la escuela me toco que hubiera puros hombres, era marista; en el 57 entré a la universidad: no había muchachas en la facultad, así que me cruzaba a Filosofía y Letras, para convivir con ellas, eran más bellas, me incluí en los grupos de teatro, pues yo quería ser actor. Por mis estudios sabía dibujar y hacer presupuestos, así que me encargaron las escenografías y con el avanzar del tiempo sólo eso”.

Dimos saltos en las décadas al platicar: le invitaron para asesorar la construcción del Centro Cultural Universitario, el Sor Juana, la Sala Manuel Covarrubias, el Juan Ruiz de Alarcón; luego ha participado en los aspectos técnicos de otros muchos, en México y el Extranjero. Además de 300 escenografías. Pasaron los años y el 13 de enero 2016 le acompañé en la Sala Manuel M. Ponce para recibir su medalla, quizá la más importante de su vida. Felicidades Maestro.

 

Resumen 2015 -continúa-

 

La mujer justa, un excelente trabajo para definir ¿existe la pareja ideal?, La anarquista, una buena exploración de la psique de los extremistas. Hotel Good luck, Alejandro Ricaño escribe para Luis Gerardo Méndez un texto muy semejante a “Cada día nos despedimos mejor” con el que ganó premio APT Diego Luna, y era de esperarse, porque también comanda Ricaño. Pulmones es un buen trabajo actoral, muy superior al texto. Hay varios nuevos productores, como Anahi Allué, estrena su segundo trabajo: Eres bueno Charlie Brown, divertida obra sobre las caricaturas ochenteras. Marco Villafan por primera vez produce A 6 Rounds, excelente trabajo. Oler la sangre tiene dos montajes, nadie olvida el primero, que fue lento. Una noche en la playa permite ver a Odiseo Bichir transformado al cien por ciento. La llamada, encabezada por Laura Zapata, deja comentarios a favor (divertida, si) y en contra (no hay nada más), Humboldt, habló de los inmigrantes con buen sentido. Antígona en la UNAM permite ver una adaptación que tiene en la pared unos números rayados con gis: “43” dice. Madero y Coriolano son trabajos bien logrados, a secas. Noche y Niebla de Jaime Chabaud (los desaparecidos de cada estado en conflicto) no es superior a otros de sus trabajos como Anamnesis.

 

Resumen del año 2015, -continúa

 

Teatros desaparecidos: Foro El Bicho, Casa de la Paz, Polyforum Siqueiros. Teatristas y amigos del Arte Escénico fallecidos: Enrique Ballesté, Hugo Gutiérrez Vega, Fuensanta Zertuche, Fernando Rubio, Oscar Yoldi, La India Maria, Jacobo Zabludovsky, Ferrusquilla, Rosario Galvez (esposa del gallo Giro) Magda Guzmán, German Robles, Rafael Covarrubias,

Durante 2014 se estrenaron aproximadamente 600 obras de una hora o más en esta ciudad, fue calificado de “brillante”.

En cambio las de 2015 no llegaron a 500, en promedio se le definió como “mediano, con ciertos brillos”.

Los Microteatros tienen muchas minisalas, por lo que calculamos 400 estrenos más, Alejandro Luna les ha calificado con humor y dice que: “ son una vacilada”.

Más allá de las bromas: el DF entonces vivió cerca de mil estrenos, aunque 400 y tantas hayan sido miniproducciones.