TIRADERO A CIELO ABIERTO

TIRADERO A CIELO ABIERTO

Texto y fotos por Eugenia Galeano Inclán

 Uno de los crímenes más deleznables en la humanidad es la trata de personas. Se da contra los dos géneros, pero es más común que las víctimas sean del sexo débil. Engatusar a jovencitas o, incluso, a niñas, haciéndoles promesas de amor, de fama o de dinero, para luego privarlas de la libertad y, bajo amenazas, obligarlas a prostituirse, es algo sumamente cruel. Mujercitas inocentes con ilusiones y anhelos que ansían conocer el amor y experimentar emociones nuevas, sin saber que su piso puede desaparecer y que su destino será vagar como alma en pena. Las deslumbran prometiéndoles un cielo lleno de estrellas y, de pronto, se ven sumidas en un infierno del cual no pueden salir.

tiradero

Mauricio Garmona, nacido en Apizaco, Tlaxcala, egresado del Centro Universitario de Teatro (CUT) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), quien se ha desempeñado como actor, productor y director escénico, es un hombre comprometido con el quehacer teatral y con la sociedad. Alarmado ante las noticias que leía y consciente de que el teatro no sólo es entretenimiento, decidió utilizar éste como medio a fin de alertar a padres e hijos respecto del peligro que representa el dejarse llevar por falsas esperanzas. Realizó una profunda investigación y basó su proyecto en la tesis de Óscar Montiel Torres intitulada: Trata de personas: padrotes, iniciación y modus operandi, misma que fue seleccionada como la mejor tesis de género Sor Juana Inés de la Cruz (Maestría, 2008).

Conversó del tema con el destacado dramaturgo Alejandro Román, uno de los más galardonados por su capacidad creativa, quien se ha especializado en captar universos aciagos y, en muchas ocasiones, su inspiración emana de casos de la vida real. Una vez que Alejandro accedió a escribir lo que Mauricio le solicitaba, surgió la alianza de estos dos talentos.

Tiradero a cielo abierto es un texto de excelente factura, como todos los que nos ofrece Alejandro Román, mediante el cual refleja el sentir de un joven que se dedica a la trata de personas. Con sensibilidad, Alejandro no enjuicia al protagonista, sino que lo muestra como ser humano. Es un joven ignorante, sin estudios, educado como se acostumbra, es decir, desde la infancia se les enseña que los hombres no lloran, que son fuertes, que dominan, etcétera. Para colmo, crece al lado de un tío que se dedica a la trata, así que el joven no sólo lo ve como un modus vivendi, sino como algo común. Se habitúa a ver en un cuarto de su vivienda hasta media docena de niñas o “m’hijas“, como les dice su tío, quien se aprovecha del respeto y cariño que le tiene el jovencito, para adiestrarlo en el negocio. Desde temprana edad, le va inculcando sus enseñanzas: “A Hernán Cortés le dieron como tributo a treinta hembras“, “todas son presa fácil“, sólo hay que mantener “pecho de acero, pecho de acero siempre“, porque “el rencor de una dama despechada no tiene límite” y no se cansa de repetirle una y otra vez usted “enamórela y véndala m’hijo“.

tiradero2

Sin tener otro medio de subsistencia, resulta lógico que el joven quiera ganar dinero haciendo lo mismo que ha visto siempre. A pesar de dedicarse a tan nefasta actividad, no es un monstruo, en ocasiones siente remordimientos y alcanza a ver que lo que hace es reprobable, pero su inconsciencia y la falta de un oficio, no le permiten cambiar de giro. Su arrepentimiento comenzó cuando conoció a Aurora, una de tantas de las chiquillas que se ha llevado. Es la única mujer que estremeció sus sentimientos.

Además de haber concebido la idea de Tiradero a cielo abierto, Mauricio Garmona se hace cargo de la dirección escénica y actúa. En ambos rubros la labor de Mauricio es excelente. En la dirección, Garmona aprovecha a fondo el espacio escénico, su desplazamiento es constante y coordinado, el apoyo del multimedia sirve para crear imágenes sobre los sucesos, el ritmo es preciso. En cuanto a la actuación, además de su capacidad histriónica, Mauricio pone todo su corazón y personifica al proxeneta en forma tan convincente, que logra conmover al público. La producción es independiente y está a cargo de la Compañía Teatro Vientos.

Lamentablemente, millones de mujeres viven esta situación en todo el mundo, así que es más que loable concientizar a través del teatro. Tiradero a cielo abierto es un montaje bien diseñado, con un texto interesante y con una magnífica actuación. Ya ha cubierto varias temporadas en la Ciudad de México y se ha presentado en diversas ciudades de México y del extranjero. Varias instituciones nacionales la han llevado a talleres y seminarios. Recientemente lo hizo la Secretaría de Turismo, por medio de su división Código de Conducta Nacional para la Protección de las Niñas, Niños y Adolescentes en el Sector de los viajes y el turismo, donde se abarrotó el foro donde fue presentada.

Es una obra que todos deben ver. Los padres y maestros para alertar a los menores, y los adolescentes para tomar conciencia. Independientemente de esto, es un entrañable trabajo teatral.

Esperamos que algún productor o alguna institución de Aguascalientes, Aguascalientes, haga lo posible por presentarla en esa bella ciudad.