Un milagro coral sucedió en Manuel Doblado, Guanajuato

Texto y foto por Ana Leticia Romo García.

coro gto (1)

Hace tres años en Manuel Doblado, municipio de Guanajuato, una entusiasta y comprometida maestra (Guillermina Murillo) decidió que sus niños, radicados muchos en comunidades y en condiciones de violencia, merecían una oportunidad de conocer la cultura del mérito, el esfuerzo, la constancia y la disciplina, como dignos caminos que conducen a una vida mejor. Bajo esa premisa, resolvió que la música coral sería la herramienta idónea y se dio a la tarea de buscar asesoría y capacitación para un grupo entusiasta de maestros que como ella, comulgaron con esa gloriosa idea. Fue así como a base de constancia y tenacidad, convenció a la maestra Ana Patricia Carbajal para dicha empresa. Sin más recursos que muchas ganas, fueron venciendo los obstáculos tanto de presupuesto como técnicos y el pasado 8 de julio los 300 niños que pertenecen al proyecto  “Voces de vida” presentaron su tercer concierto con auditorio lleno, unos 700 espectadores aproximadamente. Los pequeños cantaron ya con afinación e incluso movimiento, un repertorio más rico en temas cubanos, checoslovacos, chilenos, españoles, y letras más acordes a su edad sin faltar por supuesto temas de Cri-crí como “Caminito de la escuela”, y otros como “El feo (tifeu en zopoteco)”, “Un millón de amigos”, “Carnavalito” e incluso el “Himno a la alegría” de Beethoven. Ante el público, la maestra mencionó las bondades del canto que además es una experiencia “económica” pues solo se necesita un maestro capacitado y entregado y unos pequeños motivados para  cantar.

coro gto (2)

La maestra Carbajal mencionó en entrevista que de alguna forma su trabajo se ha inspirado entre muchos otros, en  el Sistema Nacional de Orquestas y Coros preescolares, infantiles y juveniles de Venezuela, fundado en 1975 por el maestro y músico venezolano José Antonio Abreu, un programa de educación musical único, digno de ser implementado en todas las naciones del mundo y, principalmente, en aquellos países que buscan disminuir sus niveles de pobreza, analfabetismo, marginalidad y exclusión en su población infantil y juvenil. Por su parte la maestra Guillermina, feliz de haber involucrado a la comunidad docente y a los familiares de los pequeños en un proyecto de esta índole, reconoció que aún falta mucho por hacer y espera convencer con estos exitosos resultados a las autoridades a fin de que se pueda contar con un presupuesto que garantice la permanencia de este proyecto que tantos beneficios sociales y emocionales brinda a la infancia de Manuel Doblado. Ojalá que milagros como este se repitieran todos los días a todo lo largo del país a fin de poder construir mejores personas y por ende un mejor México. Con este proyecto, el equipo de maestros que lo integran han demostrado que con ganas y trabajo, aun en condiciones difíciles, las cosas sí pueden cambiar.