Mes: agosto 2017

EN LA ESQUINA DE LAS DESDICHAS (REFLEXIONES SOBRE LA AMARGURA)

Por Alejandro Laborie Elías, crítico de teatro

 

Medardo Treviño es, probable, el mejor dramaturgo oriundo del noreste de la República Mexicana; lleva a escena -también como director- la primera parte de lo que a la postre será una trilogía de monólogos relacionados con el vampirismo. La obra se intitula En la esquina de las desdichas, bajo la interpretación de Beatriz Moreno.

Una mujer, en el ocaso de su vida, hace una serie de reflexiones sobre la amargura. Parte desde el mismo momento de su nacimiento, cuando su padre la somete a… por considerar que la niña lleva un vampiro en su interior. La trama está estrechamente ligada con ese mito, de esos chupa sangre que producen interés literario al igual que miedo, tema muy ad hoc cuando están por celebrarse 150 años del surgimiento en las letras universales del personaje de Drácula.

Petra -nombre del la susodicha- carga con una gran soledad, sin embargo, pretende destacar aplicando tinte a su cabello y pintándose los labios; ejerce la prostitución, tal vez para aminorar su aislamiento. Las figuras de su padre y su marido son fundamentales en su devenir. Cree que su imagen no se refleja en el espejo, se niega a enfrentar uno de ellos para no tener razón o fundamento de sus miedos, no quiere que la verdad disuelva sus sueños. En el fondo, Medardo asume una filosofía de la amargura, de los seres que avanzan en vida, quienes creen que viven solo porque caminan. Un ser a quien el destino no le tenía guardadas sorpresas agradables.

Nuestro autor nos conduce a través de un texto conmovedor y al mismo tiempo desgarrador, por fortuna no es patético, por momentos sí lastimero; de excelente estructura dramática, sin dejar de ser, hasta cierto punto, lineal; varios clímax marcados en lo escrito, no siempre en la oralidad. Si bien ha tenido reconocimiento en su natal Tamaulipas, es uno de los dramaturgos-directores que han tenido que trasladarse a la Ciudad de México para consolidarse y recibir el reconocimiento merecido.

Como director de este unipersonal emplea una escenografía realista y mínima para dar paso al potencial histriónico de la actriz: una tarima cuadrangular, unos cuantos muebles y objetos, más decorativos que escénicos. Su trazo es exacto, permite que la protagonista se desenvuelva con naturalidad y transmita toda la podredumbre que consume su alma.

Por otra parte, Beatriz en un portento de actuación, como se dice en el argot teatral: mueve y conmueve; sus cambios de actitudes frente a sus males son impresionantes, no en balde sus 45 años de trayectoria por los escenarios. Aprovecha al máximo la gran escenografía de Mónica Kubli, el vestuario de Cristina Sauza, la caracterización de Carlos Guizar -tal vez el mejor en este rubro- y el excelente diseño sonoro de Minerva Consejo. Beatriz, indudablemente, en el mejor momento de su carrera; ¡este monólogo la consagra en el gusto de los espectadores!

 

En la esquina de las desdichas se representa en su segunda temporada –si a seis funciones se le puede denominar así- en el Círculo Teatral (Ciudad de México), los sábados a las 19:00 y domingos a las 18:00 horas, hasta el 13 de agosto.

CANCIÓN ROTA (PARA UN PERDEDOR FORTUITO)

Por Alejandro Laborie Elías, crítico de teatro, critico de teatro

 

Decía el filósofo español Ortega y Gasset, que el ser humano es el arquitecto de su propio destino. En principio es cierto, sin embargo, hay hechos o realidades los cuales marcan nuestras vidas, para bien o para mal, en los que no interviene nuestra voluntad. Pongamos un ejemplo: un beodo manejando a gran velocidad se sube a la banqueta, atropella a un peatón y lo deja parapléjico de por vida; este hombre o mujer ni remotamente pueden ser arquitectos de su propio destino.

Apartándonos de lo exageradamente patético, hay seres que su devenir está, si no determinado sí condicionado, desde el mismo instante de su nacimiento, tal es el caso de Gabriel, protagonista del monólogo de Arturo Amaro, intitulado Canción rota para un perdedor fortuito. La última palabra del título nos lleva a pensar que la mala suerte es la que conlleva a la vida desgraciada de este ser que deambula en un magnemárum de problemas y dudas existenciales. En parte lo anterior es cierto, sin embargo, en este caso el susodicho cae -no por mala suerte sino por decisión propia- en el alcoholismo, hundido en la bebida, consumiéndolo durante meses. A los 28 años de edad su padre lo considera un perfecto inútil. En una jugada de la vida encuentra muerto a su progenitor; para él, el descanso, para Gabriel, el infierno continúa. Si no en estricto sentido, se puede ubicar el texto como una tragedia moderna, como casi todos los monólogos es narrativo y hasta cierto punto lineal y biográfico, un recorrido por el devenir de un individuo en desgracia.

La dirección la asume Benjamín Bernal. Se vale de una escenografía hiperrealista (Adriana Enríquez), literalmente cuando se abre el telón aparece el interior de una cantina en forma, todos los detalles que se pueden encontrar en una verdadera, ahí están. El trazo es acertado, a pesar de la inmensidad del ancho del escenario; el desplazamiento es el adecuado, el actor ocupa todo el espacio. El director aprovecha las cualidades inherentes de su actor para “explotarlo” al máximo y convertir el monólogo-tragedia en un motivo de reflexión. Hay un entendimiento perfecto del fondo del texto, tal vez el único pero es no darle más énfasis a los momentos de clímax.

Por su parte, Arturo Amaro, como actor, nos lleva de la mano, hasta lo más profundo del alma de Gabriel, en forma desgarradora, quedamos atrapados en las entrañas de un alcohólico con más problemas psicológicos que físicos. El actor le da un matiz desgarrador, convence, vive la problemática existencial, la transmite, se ve “natural”, no hay exageraciones; todo a su tiempo, oralidad pausada. Logra se asimilen sus tres relaciones con sus amantes: la Güera, una coreana y Fabiola, hasta cierto punto, sin estar en escena, Arturo las convierte en protagonistas. Al final nuestro desdichado Gabriel sucumbe para solo expresar: ¡Estoy muerto!

Canción rota para un perdedor fortuito se representa en el Espacio Universitario de Cultura Off Spring, ubicado en Francisco Pimentel 14, colonia San Rafael (metro San Cosme), los domingos a las 18:00 horas, hasta el mes de diciembre, para reiniciar temporada el próximo 2018.

UNA NOCHE CON PAPÁ

Texto y foto por Ana Leticia Romo G.

UNA NOCHE (1)

Como ya es tradición, los viernes y sábados siempre hay función de teatro en la Saturnina, en esta ocasión con la obra Una noche con papá, comedia ligera donde los malos entendidos, los personajes chuscos y los antagonismos hacen de las suyas para mantener entretenido al público.

Bajo la dirección de Rafa Santacruz, un grupo muy heterogéneo de actores (Etzebe, Julito, Fernando López, Emmanuel y muchos más) logran un buen trabajo en equipo para arrancar la carcajada con sus ocurrencias y albures “tan finos”, que la mitad del público (aparento al menos), no entender. Simpática comedia para divertirse sanamente. No olviden que el buen teatro ya existe para quien se quiera sumar a los fines de semana en la Saturnina.

CONFESIONES DE UNA PROSTITUTA

Texto y fotografía por Marcela Mondragón

 

confesiones_falta nota

Por si te lo perdiste, hoy platicaremos de un fin de semana pensado únicamente para consentir a los fans del buen humor, y es que el pasado 22 y 23 de Julio se presentaron dos obras llenas de diversión y carcajadas en el teatro Antonio Leal y Romero, de la casa de cultura Víctor Sandoval.

Con ustedes: Freak Show y Confesiones de una prostituta. De ahí que, con un título muy particular, decidí asistir a Confesiones…, del que, considerando que no sabía qué esperar, movida por sus amplias recomendaciones no di marcha atrás.

Así llegó el día y con un público animado e igual de expectante que yo, por fin comenzó la historia. Con una vestimenta exuberante, la obra sitúa tus ojos en una bella chica que se lleva el diálogo y las palmas, pues como su título expresa, su personaje es un tanto peculiar.

Perla y Fernando representan dos amantes comunes y corrientes, dos enamorados que están a punto de unir sus vidas hasta que la verdad sale a la luz. Perla tendrá mucho que explicar cuando él se entere que ella no es quien dijo ser.

Con las actuaciones de Erzsebet García y Yanick Flores, todos logramos sumergirnos en las diversas anécdotas locas que Perla y Fernando cuentan con astucia y un lenguaje florido. Ser prostituta tiene muchas desventajas, por ello el ingenio ha sido pieza clave para sobrevivir y mostrar ese lado humano que puede vivir una prostituta y un hombre “inocente” como él.

Cabe mencionar que esta obra no solo te hace pasar un rato ameno, pues logra una interacción con el público de forma inesperada, y es justo ahí donde puedo decir que te pones en los zapatos del personaje.

Con esta puesta en escena, es inevitable meditar en las aventuras que vive una persona quien debido a inmensas circunstancias tiene que ejercer este oficio, ¿cómo evitar reír y a la vez pensar en todo lo que tienen que hacer otras mujeres que, como Perla hacen hasta lo imposible para poder vivir, u hombres quienes como Fernando, luchan para encontrar un amor sincero?

La realidad es que…“No todo lo que brilla es oro”.

Sin duda ésta es una trama que logra tocar las fibras de las emociones y A Escena reconoce el trabajo realizado en esta obra gracias a Somos Producciones, de quienes poco a poco nos consienten más trayendo a escena un excelente talento juvenil.

No dejes de acompañarnos en los siguientes artículos.

¡FLAMENCO, FLAMENCO Y OLÉ!

Texto y fotos por Ana Leticia Romo G.

María Juncal

maria juncal

En el Teatro Aguascalientes, el pasado domingo 30 de julio, se presentó la afamada bailarina María Juncal, quien ha enarbolado el baile flamenco con una trayectoria impecable a través de todo el mundo. La maestra, coreógrafa, bailarina y promotora del baile flamenco, dejó satisfecho al público con su impresionante y veloz zapateado, sus cantores y guitarristas, su escenografía y todo el montaje fue una apasionante experiencia donde se hizo gala del baile flamenco interpretado con maestría.

Clase de flamenco en vivo a cargo del maestro Juan Paredes

callejoneada

El domingo 30 de julio fue de fiesta, ya que gracias al evento Ibérica contemporánea, nos visitó el maestro y cantador, Juan Paredes, quien comandó una caminata desde la Plaza de toros San Marcos hasta el Patio de las Jacarandas, para ilustrar a los asistentes sobre el arte de la bulerías como parte de lo que conocemos como baile flamenco (baile de la zona de Andalucía).

Durante el trayecto, el maestro hizo diversas paradas para enseñar las diversas facetas de baile (canto, toque y baile) donde indicó que los cantes “a palo seco” (a capella, sin acompañamiento de guitarra) son las carceleras, la debla, el martinete, los pregones, la saeta, las tonás y las trilleras. El resto suele acompañarse con guitarra. En cuanto a las bulerías, dijo era uno de los “palos básicos del flamenco”, que se distingue por ser un palo fiestero, con un ritmo rápido, redoblado y que se presta más que otros al jaleo y las palmas. Suele ser el baile con el que remata la juerga flamenca, donde formando un semicírculo, los bailaores, de uno en uno, normalmente, salen al centro a bailar una parte de la pieza musical.

Así, durante las explicaciones, diversas bailadoras ilustraban lo que decía, ya del tango, fandango, bulería, martinilla o cante de levante. Al llegar al Patio de las Jacarandas, la clase trabajó principalmente en el aprendizaje del compás, del cante y el lenguaje corporal (marcajes, remates, llamadas), por medio del cual los asistentes pudimos bailar, coquetear e improvisar en armonía mediante un cajón y una tonadita (isa isa isa la costurera, puntadita adentro, puntadita afuera) y como expertos de los pasos aprendidos, la clase acabó con un círculo de bailadores inexpertos pero felices y muy sonrientes.

Compañía Ibérica de Danza

cia iberica

Para terminar con la gira Ibérica contemporánea, se presentó la afamada Compañía Ibérica, fundada en 1993 por sus actuales directores, Manuel Segovia y Violeta Ruiz, con la intención de investigar, defender y recrear el extenso y rico patrimonio de esta expresión dancística.

 

Con propuestas vanguardistas, los bailarines presentaron dos historias: En la primera, la coreografía rodó sobre la idea de la nostalgia del amor perdido de un pintor. Con ese hilo conductor, los danzantes sorprendieron con sus pasos al ritmo de diferentes propuestas musicales, desde un blues bailado al estilo flamenco, así como diversas piezas musicales tanto contemporáneas como las clásicas de Albeniz, por ejemplo, haciendo gala de contrastes entre las sutiles entradas y salidas de los bailarines, que siempre ocuparon el foro durante 45 minutos, logrando así la atracción total del público. En la segunda, el baile contó la historia de una peregrinación sagrada, lo que permitió observar al grupo con diversos bailes españoles, incluyendo sardanas y jotas, aunque todo esto logrado con estilización en cuanto a los pasos, el vestuario y la musicalización, creando un nuevo ambiente y una puesta en escena única. No en balde, los iniciadores de este proyecto han sido merecedores del Premio Nacional de Danza a la creación en el año 2001, así como del Premio Villa de Madrid Antonio Ruiz Soler a la coreografía en el año 2004. ¡Es muy agradable saber que Aguascalientes ya cuenta con espectáculos de primer nivel y esperemos esto continué en todas las artes!

LUIS GIMENO (GRAN HISTRIÓN DEL TEATRO EN MÉXICO)

Por Julieta Orduña

En la historia del teatro hay una infinidad de personajes que han dado no solo su talento sino toda su vida al arte llamado teatro. Es tanta su pasión que, sin dudarlo, su creatividad sale a flote y sigue hasta el final de sus vidas. Este fue el caso de Luis Gimeno, actor, director e iluminador, quien falleció el 24 de julio de este año.

Gimeno nace en 1927 durante una gira artística que realizaban sus padres y lo registran en la embajada mexicana. El actor estudia en el Conservatorio de Barcelona y poco después es Director de la Cía. Lírica Española, haciendo su debut con Luisa Fernanda en 1947. Ya en México da a conocer sus dotes histriónicas con la obra Montserrat, de Robles en 1951. Después incursiona con la comedia Separada del marido, de Sevilla y Tejedor, y ¿Ring? ¿ring? llama el amor, de Comden y Styne en 1957.

Siendo muy joven se inclina también por el teatro clásico y es en La mandrágora, de Maquiavelo, donde hace su debut actuando en los años 1960 y 1963. Asimismo, es invitado a codirigir y son dos obras en las que participa junto con Miguel Córcega, la cuales son: Marramiau, de Fodor y ¿La fidelidad es un error?, de Pugliese, ambas en 1962.

Ya se escuchaba Gimeno como una revelación de actor y empieza a tener reconocimiento, algunas de sus obras en los 60s: No me manden flores, de Barasch y Moore y Mi mujer es un gran hombre, de Verneuil (1963);

La comedia musical le llamaba mucho la atención, ya que desde las zarzuelas era un género que conocía muy bien por lo que la obra ¡Hello, Dolly!, de Stewart y Herman y presentada en 1968 fue un exitazo de taquilla, así como La novicia rebelde, de Rodgers y Hammerstein II en los 70s.

Operetas, teatro francés, alemán y, por supuesto, mexicano fueron parte del repertorio de Luis Gimeno. De sus últimas producciones fue Los árboles mueren de pie, de Casona (2000) acompañado por la primera actriz Ofelia Guilmain y Visitando al señor Green, de Baron (2006).

Poco se dice de su oficio como iluminador, siendo un destacado profesional, ya que en 1992 realizó el diseño lumínico para Chin Chun Chan, de José F. Elizondo y Rafael Medina (1992). Sin duda, el maestro Gimeno no dejaba de estar presente en las tablas y también incursionó como director en Recámara en condominio, de Beltrán (1959), a la que le siguen: Rebelde, de Paso (1966). Fue en dos ocasiones Coordinador de la CNT, en 1970 y 1990.

Luis Gimeno visitó Aguascalientes en dos giras con las obras: Las muchachas del club, en 1998, y Los árboles mueren de pie, en el 2000. Y recibió varios reconocimientos por parte de la Asociación de Periodistas Teatrales (APT) y la Estrella del Siglo en el 2007.

¡Descanse en paz un gran histrión del teatro en México!

Teatrología[i]

Actuación

1947 / Luisa Fernanda

1947 / Montserrat / de Robles

1953 / Casandra / de María Luisa Algarra

1956 / Mi amigo el asaltante / de André Haguet

1956 / El amor tiene su aquel / de Carlos Llopis

1957 / Separada del marido / de Sevilla

1957/ Tejedor y ¿Ring? ¿ring? llama el amor / Comden y Styne

1957 / Separada de mi marido / de Luis Fernández de Sevilla y Luis Tejedor

1957 / Ring… ring… llama el amor / de Betty Comdem y Adolpho Green

1959 / Recámara en condominio / de Rafael C. Bertrand

1959 / Iglú / de Mark Reed

1960 / Las alas del pez / de Fernando Sánchez Mayans

1960 / La ratonera / de Agatha Christie

1960 / La dama boba / de Félix Lope de Vega y Carpio

1960, 63 / La mandrágora / de Maquiavelo

1962 / Marramiau / de Fodor *codirige

1962 / ¿La fidelidad es un error? / de Pugliese *codirige

1963 / No me manden flores / de Norman Barasch y Carrol Moore

1963 / Mi mujer es un gran hombre / de Verneuil

1964 / Al baño… María / de Charles-Maurice Hennequin y Paul Bihaud

1964 / El rey Lear / de William Shakespeare

1964 / Columna social / de Celestino Gorostiza

1965 / El inspector / de Gogol

1965 / Los hombres del cielo / de Ignacio Retes

1965 / Rómulo magno / de Friedrich Dürrenmatt

1966 / El barbero de Sevilla / de Pierre-Agustín Caron de Beaumarchais

1967 / Macbeth / de William Shakespeare

1968 / Sabes que no te puedo escuchar bien cuando está la llave del baño abierta / de Anderson

1968 / Medusa / de Emilio Carballido

1968 / ¡Hello, Dolly! / de Stewart y Herman

1969 / Cómo triunfar en los negocios sin proponérselo / de Loesser

1970 / Un sombrero lleno de lluvia / de Gazzo

1973 / Aleluya gente brava / de Garinei y Giovannini

1976 / Seamos felices los tres / de Taylor

1976 / La novicia rebelde / de Rodgers y Hammerstein II

1977 / Las tres hermanas / de Chéjov

1977 / La casa de los corazones rotos / de Shaw

1977 / Solo piensas en eso / de Travers y Volpone

1977 / ¡Contigo…sí! / de Joyce Rayburn

1977 / Volpone / de Ben Johnson

1978 / Opereta / de Gombrowicz

1978 / La resistible ascensión de Arturo Ui / de Brecht

1978 / Heredarás el viento / de Lawrence y Lee

1979 / Volpone / de Ben Johnson

1980 / Las alas sin sombra o La historia de Víctor Rey / de Héctor Azar

1980 / Los buenos manejos, de Jorge Ibargüengoitia

1980 / Las mujeres sabias, de Molière

1980 / ¡Ah, soledad!, de O´Neill

1981 / El alcalde de Zalamea o El garrote más bien dado / de Calderón de la Barca

1981 / Las alas sin sombra / de Héctor Azar

1982 / Crimen y castigo / de Dostoievski

1982 / Pudo haber sucedido en Verona / de Rafael Solana

1983 / Los buenos manejos / de Jorge Ibargüengoitia

1984 / Hotel Paradiso / de Feydeau

1985 / Hoy invita la Güera / de Federico S. Inclán

1986 / Seis personajes en busca de autor / de Pirandello

1986 / El candidato de Dios / de Luis G. Basurto

1988 / La malquerida / de Jacinto Benavente

1989 / La conspiración de la Cucaña / de Alfonso de María y Campos y Luis de Tavira

1989 / Los enemigos / de Sergio Magaña

1992 / La jaula de las locas / de Fierstein y Herman

1996 / El dinero me da risa / de Cooney

1997 / Don Juan / de Molière

1999 / Las muchachas del club / de Menchell

2000 / Los árboles mueren de pie / de Casona

2006 / Visitando al señor Green / de Baron

Las alegres comadres de Windsor / de William Shakespeare

 

Iluminador

1992 / Chin Chun Chan, de José F. Elizondo y Rafael Medina

Director

1959 / Recámara en condominio / de Beltrán

1966 / Rebelde / de Paso

1972 / El profanador / de Thierry

[i] https://es.wikipedia.org/wiki/Luis_Gimeno

www,teatron.com