Mes: octubre 2017

OLISLAEGER DIBUJA AL CERVANTINO

Información FIC

Las artes visuales de Francia están presentes en el Festival Internacional Cervantino de la pluma de François Olislaeger, ilustrador que ha colaborado con medios como Charle Hedbo o Le Monde, quien dibujará las actividades artísticas de esta edición

También, como parte de las actividades del país invitado de honor, Olislaeger presenta en el lobby del Auditorio del Estado de Guanajuato la exposición Marcel Duchamp, un juego entre mí y yo.

En ella podemos apreciar la vida “del padre del arte contemporáneo”, Marcel Duchamp (1887-1968), en una nueva revisión a su obra, sin embargo, se aleja completamente de una “biografía autorizada”.

Olislaeger retoma la vida del artista y se mete a sí mismo en ella para entablar un diálogo y contar al espectador los sucesos más representativos, sus procesos creativos, los ideales bajos los cuales irrumpió en el mundo del arte, sus contradicciones, y sobre todo las anécdotas y obsesiones en torno a las obras que dieron vida a su legado.

Todo esto contado en una historieta no lineal, dibujada en negro sobre fondo blanco, y presentada a manera de un recorrido: “para platicar cara a cara con Duchamp”.

Marcel Duchamp, un juego entre mí y yo, corresponde a una reproducción a gran formato, de dos metros de altura por 40 metros de largo, aproximadamente, del libro homónimo publicado por Editorial Turnes en 2015.

La publicación, que puede desplegarse en un friso de ilustraciones de casi seis metros de largo, está disponible en francés y español. A decir de su autor, representa más que un libro, es un objeto de colección.

La idea de esta novela gráfica surge después de reflexionar sobre la relevancia de la novela gráfica en los discursos y medios artísticos, señala el autor.

Por otro lado, François Olislaeger, quien estudió artes gráficas en Lyon, y ha colaborado en un sinfín de periódicos y revistas como Charlie Hedbo, Le Monde y Liberation en Francia; Le Temps en Suiza y El Internazionale en Italia; ha publicado varios libros entre los que se encuentra Mathilde danser après tout, editado en colaboración con la célebre bailarina francesa Mathilde Monnier.

Entre sus colaboraciones con festivales se encuentra los “reportajes en dibujo” que realizó durante cuatro años en el Festival de Aviñon. Del 2008 al 2012, Olislaeger se dedicó a dibujar los eventos de teatro que ocurrían en el festival, concluyendo con la compilación de un volumen editorial Carnets d’Avignon.

Ahora, con el apoyo del Instituto Francés de América Latina (IFAL), el ilustrador se encuentra realizando el mismo ejercicio para el Festival Internacional Cervantino. Asistiendo a las obras, conciertos y presentaciones, realiza por evento de 10 a 30 dibujos, retratando su visión de los artistas, dejando al final “una novela gráfica pequeña que retrate la gracia de la obra”.

Este “reportaje en dibujo” está realizado como si se trataran de escritura automática, “intento no pensar mucho y sólo siento lo que percibo”, señaló.

Olislaeger dijo que los dibujos pueden encontrarse en el portal del IFAL (ifal.mx/olislaeger-cervantino), y aunque no tiene contemplado llevar este proyecto a un libro, destacó que sería interesante su impresión, debido a la inmensa variedad de propuestas que confluyen en el Cervantino.

“Es increíble saltar así. Es como leer un libro con varios autores y pasar de un universo a otro”, finalizó.

La exposición Marcel Duchamp, un juego entre mí y yo se exhibe en el Auditorio del Estado de Guanajuato, del 11 al 29 de octubre, con un horario de visita de 10:00 a 17:30 horas.

 

CARMELO TORRES Y SU CUMBIA SABANERA

Información FIC

El público asistente al concierto de Carmelo Torres y su cumbia sabanera se puso a bailar frente al escenario de la Ex Hacienda de San Gabriel de Barrera cuando el acordeonista y su grupo, procedentes de San Jacinto en Bolívar, Colombia, hicieron acto de presencia al medio día de este domingo soleado en Guanajuato.

En entrevista previa a su concierto, Carmelo Torres apuntó que el concepto cumbia sabanera procede de la territorialidad donde se genera: la región de la sabana colombiana que comprende a los departamentos de Bolívar, Sucre y Córdoba mientras que en cada una de ellas se interpreta la cumbia de diferente manera.

“La cumbia acá en los Montes de María (región donde se localiza San Jacinto) se toca la cumbia tradicional, la cumbia que interpretaba el maestro Andrés Landero”, quien en vida fue su maestro.

Landeros llevo el sonido de la gaita que se toca en Colombia al acordeón, éste último instrumento traído de Europa a América; dicha gaita es una que los indígenas le llamaban kuisi, la cual se hace de un cactus (el cardón) que tiene cinco orificios, una cabeza de cera de abeja y carbón vegetal molido además de una pluma de pato, explicó el acordeonista.

Al hablar del extinto Andrés Landero, quien además era su compadre de sacramento o grado, afloró la gran estima que Don Carmelo le tiene a su memoria.

“Fue una persona muy buena, un gran amigo, un gran artista y tenía una personalidad intachable” afirmó. El hijo de Landeros de nombre Orlando, actualmente toca la conga y la caja en la agrupación que acompaña al compositor y a quien, dijo, ha adoptado musicalmente.

El concierto comenzó con la introducción a modo solista de Orlando a quien se le unieron José Movilla (guaracha y caja), Rodrigo Salgado (timba) y Eduardo Molina (bajo). Luego, Carmelo Torres comenzó a cantar Amanezco bailando.

Siempre con el sonido del acordeón como armonía, una a una de las canciones ofrecidas en la presentación fueron del agrado del público, en tanto que en el concierto destacó Tierra de poetas, en la que en sí le gana el sentimiento a Carmelo, pues es una canción en donde entre otros, menciona a los vates Adolfo Fernández y Antonio Landeros quienes son oriundos de San Jacinto.

Cantó mi machete de Adolfo Pacheco fue una de las piezas que también disfrutaron los asistentes a la Ex Hacienda San Gabriel de Barrera, en la que se habla de la siembra y de la premonición climática campesina anual en los días enero, como son las cabañuelas.

Asimismo, el músico colombiano interpretó el ritmo alegre y fiestero denominado chandé al entonar Vivo parrandeando, una canción pícara, mientras que el merengue se hizo presente con El viejo Miguel, cuya autoría también es de Pacheco.

Muy especial resulto la pieza Bailemos cumbia, sencillo de su nuevo disco, que Don Carmelo compuso en alusión a la fe de los mexicanos por la Virgen de Guadalupe, que en uno de sus versos dice: “Este 12 de diciembre voy a visitar tu altar / para recordarte siempre tu escapulario mirar / tu imagen todos los días y una oración elevar / pa’ que me sirvas de guía y sin peligros yo andar”.

Carmelo Torres creció rodeado de los sonidos del campo los cuales se quedaron impresos en cada una de sus composiciones musicales. Hijo de padres agricultores y ahora reconocido como La Biblia del Acordeón, nació en el centro de la vida campestre de Colombia muy cercano a los ritmos sabaneros a los que se ha mantenido fiel.

De su tierra natal tomó lo mejor para iniciar su aprendizaje musical, escuchando a los gaitistas y flautistas rurales. Pronto se convirtió también en discípulo del gran Landero, famoso por su apodo de Rey de la cumbia y a corta edad no sólo aprendió a tocar el acordeón si no que también comenzó a componer y cantar sus propias letras.

Mientras su música se acopla a la globalización y sus canciones adentran a plataformas digitales para seguir dándose a conocer en todo el mundo, sus letras siguen siendo dedicadas mayormente a la vida, el amor, las alegrías, el trabajo del campo y a las tradiciones de su pueblo San Jacinto que lo vio nacer y que le enseñó tanto.

 

 

LOS LEONES DE LA SIERRA DE XICHÚ

Información IMAC

 

Leones de la Sierra de Xichú (1)

Grupo de música tradicional  mexicana, se presentaron en el escenario del Barrio de Guadalupe como parte de las actividades del Festival Cultural de la Ciudad.

 

El grupo originario del noreste de Guanajuato representa la tradición del Huapango Arribeño, un género similar a la trova o el corrido acompañado con música de vara.

 

“Tocamos dignamente lo mismo en escenarios que en ranchos y vecindarios o al ras del suelo igualmente con mucha o poquita gente, con buen audio o a pulmón” comentó Guillermo Velázquez, miembro co fundador de la agrupación musical, quien posteriormente  impartió una clínica musical titulada: “El huapango arribeño, una tradición en resistencia”. La charla dirigida a personas interesadas en la creación de versos y melodías relacionadas al huapango se realizó en el Archivo General Municipal.

 

Durante toda la semana en este escenario ubicado en el Jardín de Guadalupe  se presentarán grupos de música tradicional y danza folclórica a partir de las 18:00 horas.

 

ÁNGELES NEGROS

1Información IMAC

  

En la colonia Insurgentes se presentaron “Los Ángeles Negros” quienes lograron reunir a un público aproximado de ocho mil asistentes, siendo este el primer concierto masivo dentro de las actividades del Festival Cultural de la Ciudad.

 

“Déjenme si estoy llorando” fue la melodía con la que dio inicio el concierto, durante más de una hora la agrupación chilena deleitó al público con temas como “A tu recuerdo” , “Murió la flor”, “Debut  y despedida”, “Y volveré”.

 

El grupo nació en Chile a finales de 1967, para finales de 1968 se colocaron como los primeros lugares de popularidad en su país, sus éxitos han sido interpretados por Raphael, José José, Celia Cruz, Café Tacvba, El Gran Silencio, entre otros.

 

Los integrantes del grupo agradecieron al público en especial a los habitantes de la Delegación Insurgentes por su presencia y el cariño que mostraron durante este concierto “Estamos orgullos, es una satisfacción y alegría estar  en la Insurgentes, en Aguascalientes, esta fecha tan especial, queremos festejar 442 años de la Fundación de este linda y hermosa ciudad”.

VOLPONE (AVARICIA Y LUJURIA)

Texto por Alejandro Laborie Elías, crítico de teatro  

Imagen tomada de la página de la producción en Facebook

 

Volpone

La avaricia y la lujuria son considerados dos de los pecados capitales, ambos, en términos generales llevan aparejadas consecuencias negativas para quienes hacen de ellas un estilo de vida. Ben Jonson (Gran Bretaña, 1572-1637), uno de los más destacados dramaturgos de la época jacobina, retrata a la sociedad en la que le tocó vivir en Volpone (1605, hay quien la ubica en el año siguiente), mediante la sátira mordaz nos conduce por un mundo descriptivo de la ciudad de Londres y el entorno donde se desenvolvían sus moradores. Esta obra es la más representada del citado autor en el mundo.

El tiempo no pasa en balde y para los teatrófilos contemporáneos la trama puede parecer ingenua en su forma, sin embargo, el fondo conserva su valor y es actual. Ante lo anterior no sorprende que alguien decida adaptarla y llevarla a escena como ocurre en el caso de Rodrigo Hernández Tapia, quien también funge como director al frente de la Compañía Hatha Teatro. En verdad la versión deja mucho que desear, no aporta y sí quita a la esencia planteada por Jonson, porque, como ya se mencionó, se trata de una sátira mordaz, sin embargo, ahora estamos frente a una comedia, que en principio lo es, solo que negra y esto se pierde, simplemente se pretende provocar la carcajada, hecho que tampoco se consigue.

La dirección es poco afortunada: exceso de desplazamiento escénico, todos, absolutamente todos los actores se la pasan gritando de principio a fin, parecen más payasos -sin ofender al gremio-, ambos aspectos le dan al traste al montaje. Por si lo anterior no bastara para decepcionarse, la “escenografía”, una estructura de alcances mínimos, no recrea nada, ni en forma simbólica, y la madera corriente se vuelve en un estorbo a vencer, con unas salidas de escape convertidas en una tortura para el elenco, quien además se ocupa de su movilización. Un músico en vivo, teclado (de esos que tiene una manguerita y funciona con el aliento del ejecutante), más que un apoyo sonoro es un tormento auditivo para el respetable, llega el momento en que dan ganas de invadir el escenario y callarlo, curiosamente hay una escena simpática en que los propios actores callan al músico, claro, como parte del desarrollo.

En fin, Volpone y su codicia lo llevan, cuando está al borde de la ruina, a provocar y aceptar las falsas adulaciones de sus “amigos”, quienes lo frecuentan con la intención de ser nombrados sus herederos universales, porque creen que posee riquezas; su criado se convierte en su cómplice, como ya es sabido, todo el enredo se aclarará y cada uno de los protagonistas pagará por sus actos.

En suma, una propuesta intrascendente, para el olvido a corto plazo, pero para quien desee verla, la cita es en el Teatro El Granero, del Centro Cultural del Bosque, Ciudad de México.

GROOMING (CIBERACOSO SEXUAL CONTRA MENORES)

Por: Alejandro Laborie Elías, crítico de teatro

Cartel promocional de Grooming (Tomado de la página de Facebook de la producción)

 

 

Grooming2

Grooming es el título del texto dramático del español Paco Bezerra cuya temática analiza el ciberacoso sexual contra menores de edad. Ahora bien, ¿de dónde salió el término y qué significa? Se trata de un eufenismo -como muchos emanados del lenguaje cibernético-, proviene del inglés “to groom” cuyo significado puede ser “cepillar” o “preparar”. Lo anterior se traduce en el acoso sexual del que son víctimas los infantes y adolescentes a través de las redes sociales en Internet. La obra, a su vez, menciona, sin profundizar, sobre las parafilias o desviaciones sexuales “escondidas detrás de la pantalla de un celular o de un monitor de computadora”.

 

Un texto de denuncia y concientizador, se desliza por la línea imaginaria que divide la dramatización teatral de la moral demagógica y de la retórica didáctica. El espectador se enfrenta y confronta ante la ignorancia o la indiferencia, por qué no de ambas, del hecho que va en aumento en todo el orbe., estatus en el que están inmersos los adultos, los padres, de quienes caen en las garras de esos depredadores navegantes en las redes mediante la invención de identidades.

 

El lenguaje no es técnico, por completo comprensible para todo público; ágil, inteligente, con giros inesperados en la trama y una conclusión sorpresiva; una sui géneris serie de ideas oscilantes entre la metáfora y la crueldad literal de las palabras; éstas se vuelven crueles al ser llevadas a escena y al mismo tiempo hacen trabajar a la razón, la indiferencia se transforma en una toma de conciencia. Se puede considerar a partir de esto último no estar frente a una propuesta para divertirse sino para pensar y, por qué no, transformar a las personas en humanos reales.

 

La dirección está en manos del español Eduardo Fuentes. Opta, por lo que ya está en boga en el teatro de “arte” en México, por el minimalismo, la escenografía se reduce a una banca, una alfombra simulando el pasto de un parque, un farol y un montículo de tierra que cobrará un significado especial hacia el final. Ante lo anterior, exige todo de su elenco, los lleva -junto con los personajes- a situaciones límite, sin embargo, no hay exabruptos, maneja con precisión la violencia, la manipulación ideológica; el desplazamiento o el trazo es mínimo, pausado, sin olvidar la importancia de las expresiones faciales y corporales; cada uno de los protagonistas sacan de lo más profundo e íntimo de sus ser las patologías que los asechan. Aprovecha en forma acertada el multimedia para recrear un chateo.

 

Una actriz española avecindada en nuestro país y un actor mexicano: Alba Alonso y Carlos Aragón. Ambos experimentados, con participaciones relevantes en el teatro, como lo demuestran en esta ocasión. No es un duelo actoral, se complementan, cada uno de pie para darle relevancia a todo el desarrollo; los dos explotan el lado oscuro de sus respectivos personajes; le dan sentido a cada palabra, a cada actitud, a todo el planteamiento de Paco Bezerra.

 

GROOMING, puesta apoyada por el programa Iberescena, se representa en breve temporada -ocho funciones- en el Foro Shakespeare (Ciudad de México), hasta el 5 de diciembre, los martes a las 20:45 horas.