ALGO DE POESÍA

Texto por Ignacio Velázquez

Iñaki Vela

Introvertido y extrovertido, iconoclasta, rebelde, visceral ante lo que le parece injusto, repudia a los políticos, eso es lo poco que se sabe de este “pobre escritor”, como se autodenomina él mismo. Se sabe que sus orígenes vienen de España, su obra es raquítica pero crítica y cuando es autocrítico más despiadado es, pero dice que no quiere a nadie como a su persona. Su obra no gusta a mucha gente a lo que siempre ha respondido que escribe solo por gusto, cuando se le ocurre, cuando tiene un chispazo, cuando se le antoja o cuando siente inspiración, y según sus palabras, eso no sucede con frecuencia, al fin y al cabo, dice que escribe para acabarse la tinta de una pluma vieja que tiene en su escritorio.

 

Se puso de moda

Un día desapareciste, sin más ni más

Así tenía que ser

Nunca supe quien eras, mucho menos quién eres

Soberbia siempre,

Desde que te conocí

Pero no era más que una capucha

Una máscara

Y desde que escribes, peor tantito

De un día a otro

Se formó un hueco entre nosotros

Al principio fue laguna

Y terminó en un océano obscuro

Lo que jamás podré olvidar son tus siempre, siempre, apetitosas nalgas

Con ellas me quedo, en la memoria y en el tacto

Por lo demás, solo silencio y soledad

Eso que entre la gente se puso de moda

 

Contrastes abismales

Era una mujer tan fea, pero tan fea…

No solo de cara, sino de modos

No solo de mente, sino de andrajos cutáneos también

Su madre burlona le puso el nombre de…

Se porto sarcástica la vieja

Sabía que su hija sería siempre fea

Tan fea, pero tan fea

De cara y de modos

Que le puso Flor

 

Brindis

Entre más te conozco

Menos te sé

Brindemos por eso

Con las copas en alto

Aunque la botella del vino

Esté vacía