COMALA.COM (FEMINISMO VS. ULTRAMACHISMO)

Por: Alejandro Laborie Elías, crítico de teatro

 Crédito fotografía: Alejandro Bernal

 

Comala5

En el mundo y en todas las épocas -la excepción puede ser el matriarcado- las mujeres han sido víctimas, objetos de la prepotencia y preponderancia por parte de los hombres. Sin embargo, por ponerle una fecha, a partir de las décadas de los sesenta y setenta del siglo XX, se inició un movimiento, al menos en occidente, para reivindicar los derechos de las mujeres y alcanzar la igualdad. Los avances has sido muchos y no de forma igual en todo el orbe. Por ejemplo, el acceso al voto, a los derechos sociales, al aborto y un largo etcétera.

 

La discriminación persiste, las violencias física y psicológica contra el sexo femenino son reales; no hay igualdad de oportunidades para acceder a los puestos laborales de alto nivel, continúan los femenicidios, el abuso sexual, la trata de “blancas” y, nuevamente, un largo etcétera. la lucha entre el feminismo y el ultramachismo continúa, es cotidiana, todos somos parte de ella, sea en forma activa o pasiva. Por contradictorio que parezca, no son pocos los varones que consideran que algunas las mujeres se han sobre pasado en la reivindicación, inclusive ellos son quienes padecen la discriminación. Por ejemplo, la prohibición de abordar determinados vagones del Metro o camiones del servicio público exclusivos para damas; ver a una mujer puede ser motivo de una demanda por acoso sexual, así como decirle un piropo fuerte. A tal grado que ya no sorprende encontrar en Internet asociaciones en pro de la defensa de los derechos humanos de los varones.

 

Benjamín Bernal aborda el tema en COMALA.COM, texto cuyo punto de partida es la “tercera guerra mundial”, hombres contra mujeres y viceversa. Dos manifestaciones se llevan a cabo en la Ciudad de México, cada una abogando por sus intereses se género y enfrentando las razones por la defensa de sus prerrogativas. Mientras tanto en Comala, Nayarit, se reune un grupo de jóvenes -de ambos sexos- para conversar sobre la situación de la lucha. El texto da argumentos a favor y en contra de ambas posturas, múltiples ejemplos en uno y otro sentido, no toma postura. El autor se ve influenciado por su formación como abogado, inclusive cita a la Constitución Política de la República Mexicana. Hay una marcada inclinación en los ámbitos moral y ético, es discursivo y, en mayor o menor grado, didáctico; hay humor, tal vez la intención es tratar la temática a través del recurso de reírnos de nosotros mismos. Cabe comentar que originalmente se concibió como novela, el propio Benjamín la adaptó para el teatro.

 

La dirección de Noé Nolasco es desafortunada, pierde la hilaridad que caracteriza a una comedia, una producción paupérrima -una “escenografía” lamentable de M. Ángel Arteaga, sin imaginación y desaprovechando la mayor parte del espacio-, prepondetrancia del discurso y escasez de lo dramático, además un elenco con carencias de todo tipo. El final es, literalmente, una cursilería escénica.

 

Kizai Maldonado, Yelitza Puchi, César Real -el único salvable-, Javier Roal, Sandra Galaviz y Carlos Torres -éste para el olvido-, son los actores, todos junto con su director pierden la comedia y se adentran en la farsa grotesca. En concreto, una puesta intrascendente e injusta para el dramaturgo.

 

COMALA. COM se presenta en el Foro Contigo América (Arizona 156, Col. Nápoles, Ciudad de México), los miércoles del mes de octubre a las 20:00 horas.

 

Octubre 2017