CONEJO 401

Texto y fotos por Eugenia Galeano Inclán

P1150033

La compañía Realizando Ideas, A. C. es una productora que se fundó en 2006 con el propósito de producir, promover y difundir las diferentes manifestaciones del arte escénico y contemporáneo, principalmente teatro y danza. Desde que inició operaciones ha estado bajo la dirección artística de la bailarina y coreógrafa Jéssica Sandoval. El primer centro cultural y de operaciones de Realizando Ideas en la Ciudad de México fue X Espacio de Arte y, posteriormente, en mayo de 2013 abrió Un Teatro, su sede actual. Gracias al empeño, dedicación, esfuerzo y arduo trabajo de Jéssica Sandoval, Un Teatro se ha posicionado como una de las más destacadas alternativas escénicas para danza, teatro, circo, cabaret, música, performance, laboratorios, talleres, exposiciones de arte contemporáneo y actividades culturales.

 

Un Teatro no solo se ha vuelto un punto de encuentro para quienes quieren disfrutar entretenimiento de calidad, sino para residencias artísticas y creadores nacionales e internacionales. En fechas recientes una de sus mejores producciones logró un éxito tan contundente que tuvieron que extender temporada en varias ocasiones, toda vez que no se daban abasto para atender la demanda del público. Esta joya fue Do not Disturb, La justicia es ciega (el concepto de justicia está en reconstrucción), concebida por Jéssica Sandoval Miranda partir de Medea y Antígona. En tanto que Medea tomó la justicia en sus manos, Antígona primero desobedeció a la justicia y luego huyó de ella. Un proyecto de gran originalidad, para cuyo espectacular montaje se intervino todo un inmueble. Bajo la dirección de Sebastián Sánchez Amunátegui. Como ejecutantes participaron: Patricia Marín Escutia (Medea), Gabriela Guerra Woo (Antígona), Marco Aurelio Nava Esquivel, Raúl Mendoza, Dilery Sánchez y Bernardo Benítez. Parte fundamental en el proyecto fue el diseño sonoro y la composición creada por Rodrigo Castillo Filomarino.

 

En la actualidad, dentro de sus actividades programadas, acaba de dar inicio al Ciclo de Dramaturgia Mexicana, a fin de apoyar la difusión de textos nacionales. El Ciclo es dirigido por Jéssica Sandoval y coordinado por Itzhel G. Razo. Cada mes se presentará una obra distinta y las funciones serán los martes.  Entre los diversos dramaturgos que participarán en este ciclo se encuentran Guillermo León, Carlos Talancón, Martín López Brie y Ángel Hernández.

 

El banderazo de salida del Ciclo de Dramaturgia Mexicana tocó a Guillermo León con su obra Conejo 401.

P1150043

Guillermo León obtuvo su Licenciatura en Actuación en la Escuela Nacional de Arte Teatral, tras lo cual estudió producción escénica en el Centro Nacional de las Artes. A lo largo de su trayectoria, se ha desempeñado como actor, dramaturgo, director y docente. En varias ocasiones ha residido en Francia, con lo cual se ha convertido en bicultural. Mantiene las raíces de su origen, pero se ha empapado del espíritu francés. Como lo hemos comentado antes, Guillermo es de naturaleza intensa y esto lo refleja en su vida y en su obra. Es poseedor de un amplio léxico y una certera aplicación de las palabras, por lo cual el espectador tiene que estar muy atento para poder disfrutar a fondo la riqueza idiomática. Le gusta explorar variados temas y no deja cabos sueltos, para lo cual investiga y se documenta sobre lo que está escribiendo. En el caso particular de Conejo 401 utiliza como lenguaje básico la corporalidad.

 

Por iniciativa de Guillermo León y del actor francés Pascal Corm, fue formado el grupo Tequio, con el objetivo de encontrar nuevas relaciones de trabajo en el hecho escénico, desarrollar un discurso crítico y llevar el teatro a lugares donde este no existe. Guillermo León es el director artístico y dramaturgo de dicho grupo. En noviembre de 2003 iniciaron sus actividades con el Primer Encuentro Tequio México Francia entre el grupo de teatro de la FES Iztacala y la Trouppe Théâtrale del l’Institute Nationale des Sciences Apliquées de Lyon, Francia. En febrero de 2005 se realizó una segunda edición del Encuentro, teniendo a la Ciudad de México como sede.

 

En agosto de 2005 Tequio México-L’association Jardin ou rien y Teatro del Viento estrenaron Conejo 401 (Lapin 401), escrita y dirigida por Guillermo León, con la actuación de Pascal Corm. El proyecto contó con la participación y el apoyo del Service Culturelle del INSA de Lyon, Relais-Jeunes de Charpennes, el Ayuntamiento de Lyon y la Secretaría de Relaciones Exteriores de México.

 

Conejo 401 fue concebida por Guillermo León a partir de la leyenda centzontotochtin de la cultura náhuatl. En esa lengua, centzontli significa cuatrocientos y tolochtin conejos. Según la mitología mexica se refiere a los 400 espíritus de una bebida hecha a base de agave, la cual solo podía ser ingerida por los sacerdotes en ceremonias religiosas, a fin de propiciar sueño y despertar, relacionándose con ofuscación y lucidez y con la muerte. El número 400 es sinónimo de infinito.

 

El relato de Conejo 401 es sobre un hombre europeo cansado de la modernidad que desea buscar paz y viaja a México para explorar las enseñanzas de las culturas ancestrales. En la sinopsis que utilizan para fines promocionales se lee: “Un hombre, tendido sobre una playa. Está ante la muerte, la teme, tiene vergüenza. Quiere saber cómo llegó hasta allí. Quiere regresar, ver su vida, entender. Revisa su historia, la de un hombre enfermo de civilización, que un día decide dejarlo todo, huir de todo esto que lo oprime. Y regresa a México. Piensa que allí podrá olvidarlo todo pero en realidad va a buscar respuesta a todas las preguntas que lo habitan. Antes que olvido, recuerdo, antes que vacaciones, enfrentamiento.

 

De inicio, el intérprete se presenta en total desnudez, despojándose de ataduras, tal y como se llega al mundo, para emprender un viaje trascendental desde lo universal hacia lo interno, donde aflora lo que reside en el ámbito psicológico del ser humano. Temores, anhelos, aprendizaje, costumbre habrán de encauzarse para fluir en una nueva perspectiva, una nueva visión del mundo y de sí mismo. El misticismo de la cercanía con la muerte se combina con pasajes sobre cotidianidad en tono de broma. El montaje es interdisciplinario, pues incluye expresión facial, matices vocales, coreografías, danza balinesa, yoga y alguna que otra técnica como máscara teatral. El trazo escénico está bien diseñado y requiere de coordinación y fina precisión.

P1150078

Guillermo León logra un unipersonal entrañable que toca sentimientos y convoca a profundas reflexiones. Nadie sabe cuándo morirá y menos aún qué pensamiento tendrá en ese momento. Como siempre, Guillermo León realiza su trabajo con honestidad y en esta ocasión sus aciertos abarcan tres rubros: texto, dirección e interpretación.

 

Embárquense en el viaje de Conejo 401. Si consideramos que 400 es infinito, Conejo 401 implica infinito más 1. Un trabajo mucho muy energético. Sobre el escenario una gran variedad de piedras, de todo tipo, de río, de mar, granitos, pizarras, areniscas, cuarcitas, calizas, filitas, marmóreas y hasta una figurita escapada del zoológico de cristal en forma de delfín. La energía de los minerales se retroalimenta de la energía del intérprete y viceversa, así que no pierdan la oportunidad como espectadores de dejarse envolver por este torbellino de energía.

 

Conejo 401 se presenta los martes a las 20:30 horas en Un Teatro, Alternativa Escénica, ubicado en la calle de Nuevo León número 46, colonia Condesa, enfrente del Parque España, Ciudad de México. La temporada concluye el martes 30 de mayo de 2017. El costo del boleto es de $150.00 pesos.