EN LA CANTINITA CON EDGAR OCERANSKY

Texto y fotografía:de  Marcela Mondragón

 IMG_20170223_000742

Noche Fría y viento mágico se respiraba fuera de la Cantinita Bar el 22 de febrero, donde varios fans se reunieron para escuchar las melodías del cantautor Edgar Oceransky, quien luego de una larga espera entraron uno a uno al bar que aguardaba en un ambiente fresco y ameno para dar la bienvenida al trovador que se llevaría largas palmas en la noche.

Por ello, para abrir el concierto y entrar en la esfera del romanticismo de la trova, escuchamos a dos talentos juveniles: Alejandro Cadena y Omar Márquez, quienes hicieron cantar y reír al público que esperaba ansioso desde las 8:30 pm y a quienes en definitiva auguramos un éxito en sus carreras por el profesionalismo con que entonaron varias melodías, así como el excelente timbre de su voz.

El tiempo pasó y la espera llegaba a su fin, cuando una silueta vestida en un saco negro y camisa blanca apareció en el escenario emocionando a quienes aguardaban listos para cantar sus canciones; la noche desde entonces se convirtió en un momento romántico y relajado, con las bromas que caracterizan a este autor y de quien algunos de los presentes no dudaron en gritarle uno que otro piropo.

Como es bien sabido, su larga trayectoria en este medio, ha permitido que cuente con un amplio repertorio musical, del cual el público hubiese querido abarcar hasta terminar de escuchar las más bellas y reconocidas melodías, sin embargo la selección fue precisa y al gusto de muchos, ideal para dedicar a esa pareja que acompañaba a varios de los presentes.

IMG_20170223_001502

Canciones de las que Edgar fue preciso en decir que un 90 por ciento del total de sus composiciones habla de tristeza y desamor, pero de quien también está seguro que una vez se dedique una sola pieza a una mujer, debe mirársele fijamente a los ojos y seguro podrás enamorarla como si él mismo te estuviera ayudando en un plan de conquista.

Finalmente y la hora se acercó y no podía faltar una pieza que todos cantaron al mismo son “Kilómetros de cielo”, donde Edgar dejó claro porqué el público le tiene tanta estima ya que cantó con una entrega total y así el compromiso y la pasión por lo que hace, quedaron precisos en aquel escenario sin duda alguna.

Por ello, en mi labor como periodista solo me queda decir que salvo algunos detalles por parte de la logística del evento, como el haber hecho esperar tanto al público antes de que entrara al escenario Oceransky, el mismo no se habría extendido a tan altas horas de la noche considerando que siendo ombligo de la semana, muchos de los presentes tuvieron que madrugar en día jueves.

Por todo lo demás no existe ningún elemento que contradiga el indiscutible talento y la excelente velada que  disfrutamos junto a Edgar, deseando que regrese pronto y nos deleite nuevamente con su voz y su entrega inigualable.

No dejes de acompañarnos en los siguientes artículos que tenemos para ti.

 

 

¡Nos vemos en el teatro!