FREUD, ORFEO Y LA CATRINA

Texto y fotos por Eugenia Galeano Inclán

Los jóvenes creadores quieren expresar sus ideas mediante un teatro que refleje su particular perspectiva. Motivada por su hermano Alberto, quien le ha contagiado la pasión por el teatro, Tania Lomnitz incursiona en la dramaturgia y escribe Freud, Orfeo y la Catrina. Si la naturaleza nos brinda el azul de cielo y mares, el marrón de la tierra y el verde de los árboles, parece lógico aprovechar los distintos colores para iluminar la expresión propia. Tania se inspira, básicamente, en el amor que trasciende, como aquel descrito en la Divina Comedia por Dante Alighieri, le añade tintes del psicoanálisis de Freud, explora la mitología griega con todo y los clásicos coros, un toque de clown, algo de folklore venezolano, así como una figura representativa del humor mexicano, misticismo, rimas, música, diversas melodías y una buena dosis de cotorreo.

P1130815

La sinopsis de Freud, Orfeo y la Catrina que aparece en el programa de mano, dice lo siguiente: “Orfeo, al descender hacia la muerte para rescatar a Eurídice, se encuentra con variados personajes actuales y míticos: Freud que también es Caronte, un diablo sacado del folklor venezolano, una serie de enigmáticas distracciones y, al final, a la mismísima Catrina que le devuelve a su amada con las fatídicas condiciones del mito griego. — Orfeo logra penetrar la tierra de los muertos no gracias a su ágil conversación, que sí la tiene, sino a que recurre a su idioma principal y presente siempre en la obra misma, la música; ésta toma vida en los personajes cantantes del Hades ya que Orfeo es compositor, actor y bailarín“.

El resultado es un montaje musical, pleno de frescura y alegría, enmarcado en una escenografía sencilla, pero ingeniosa, a base de redes, cuerdas y maderos, y basado en el desempeño histriónico, corporal y vocal del elenco (dentro del cual también está Tania). El vestuario es idóneo para recordar a los coros griegos, confeccionado con telas holgadas y blanco predominante.

El elenco está conformado por: Sergio Rüed (Coro y Orfeo), Mireya González (Coro, Diabla 1, Ente del Video 3, Luna, Calavera 2 y Eurídice), Adrián Alarcón (Coro, Caronte-Freud, Diablo principal, Ente del Video 1, Pedro y Calavera 1) y Tania Lomnitz (Corifeo, Ente de Video 2, Pedra y la Catrina). El compromiso, entrega y disciplina de todos los actores y cantantes privilegia enormemente la escenificación.

P1130827La labor de dirección por parte de Costa Palamides es impecable. Su trazo escénico es ágil y fluido. El ritmo es preciso. La inclusión de Costa Palamides en el proyecto es gracias al apoyo que brindó el Embajador de Grecia en México, Petros Panayotopoulos para traerlo a nuestro país.

Integran el equipo creativo: Tania Lomnitz y Costa Palamides en dirección musical,  Tania Lomnitz en diseño musical y de composición, Gloria Carrasco en escenografía,  Alberto Lomnitz en diseño de iluminación, Edyta Rzewuska en vestuario, Luis Poleo en video, Cristina Calatayud en diseño de movimiento corporal, Artus Cháves en diseño de  clown (escena de Catrina y Calaveras), Alberto Lomnitz en asesoría en dirección, María Antonia Yanes en producción ejecutiva y general, y Tania Lomnitz en producción.

Carolina Gallegos en asistencia de dirección, Pablo García y Alín Bejarano en asistencia de escenografía y construcción. Emiliano Landa diseñó el postP1130875er, y Hugo Gálvez instruyó en guitarra a Orfeo para la canción Mañana de carnaval.

Un montaje bien logrado, actores y cantantes comprometidos que hacen gala de sus capacidades y de sus melodiosas voces, cantando en ocasiones a capela. Admirable trabajo de equipo en beneficio del proyecto. Un divertimento musical fresco y juvenil grato para todo público.

Freud, Orfeo y la Catrina ha concluido su primera temporada en el Foro Casa de la Paz -colonia Roma, Ciudad de México-, pero tuvo tanto éxito que confiamos en que pronto se vuelva a presentar, así que sugerimos estén pendientes de las carteleras.