“HAGO LO QUE MÁS AMO”: MIGUEL MATEOS

Texto y fotos por Sandra Sánchez Pineda

RUEDA_MM_01Viernes 9 de junio, ¿el lugar?, un reconocido hotel de esta ciudad, ¿la hora?, pasadas de las 16:00 horas, y ahí estábamos reporteros y camarógrafos a la expectativa por volver a ver a un artista ícono de lo que fue llamado: rock en tu idioma, del rock en español para aquellos que vivimos los años 80, y para futuras generaciones, pues la música tiene ese efecto tan fantástico de unir a la gente. Representante del rock argentino y latinoamericano, el cual aún nos sigue haciendo vibrar con sus canciones, y quien nunca ha dejado de hacer lo que mejor sabe, cantar y componer música diciendo lo que quiere, por supuesto, nos referimos al señor Miguel Mateos.

En rueda de prensa, previa a su presentación en el Palenque de la feria, nos comentó muchas cosas, entre ellas que hace lo que más le gusta hacer, que es música. Tiene una vida tranquila, excepto por sus giras, pero que en realidad es una persona bastante normal, y se autonombró: “algo aburrido”. Que Electropop, su más reciente álbum y origen de esta gira, obedece a un tributo al género pop, con una visión del pop de los ochentas más renovado, y que forma parte de una trilogía de álbumes que con lo acústico y el folk, así como con el rock estará completada.

RUEDA_MM_02Señaló que desconoce cómo es la tendencia del pop y del rock en este momento a nivel mundial, que eso se los deja a las nuevas generaciones de artistas, y dijo que sus artistas preferidos son: Beatles, Jimi Hendrix, Led Zepellin y Genesis, en su spotify.

Comentó que él nunca hizo canciones de protesta, esto con referencia a temáticas tratadas en canciones como Tira para arriba o la consagrada en Argentina: Huevos, a lo que mencionó: “Yo nunca hice canciones de protesta; lo mío era un manifiesto…”. Pero de que hay temas que le tocan profundamente como ser humano, sí que los hay, como el tema de Lola, de temática fuerte y que aborda el abuso de menores. Y destacó que el ver a un chico ofreciendo una flor, en señal de paz, frente al ejército en Venezuela, y al cual acribillaron, es un hecho que le mueve y mucho, y le produce escribir acerca de ello.

De amistades en México, dijo contar con buenos amigos y nombró entre otros a Saúl y Sabo Romo de Caifanes, y a los de la Maldita vecindad. Recordó que fue invitado a participar en el evento Rock sinfónico, llevado a cabo en México bajo la batuta de Sabo Romo; además, señaló sentirse siempre bien en México, ya que conoce gran parte de la República Mexicana.

¿Qué es lo que más disfruta musicalmente hablando? tocar y agregó que hace lo que más ama. Al cuestionársele acerca del show que daría en Aguascalientes, mencionó que comienza con una canción de su más reciente álbum: Plegaria, y de allí pasa por varias emociones, por varias vibras, es decir, arranca con la mística y de allí se va a la Euforia, otro de sus nuevos temas, de hecho así definió el concierto vivido en Hermosillo, Sonora, el jueves 8 de junio, esperando se repitiera la misma experiencia en Aguascalientes. Y acerca de incluir en el show los temas que le han consagrado como uno de los pilares del rock en nuestro idioma, hizo una pausa y terminó diciendo que ya se vería.

Señaló que un disco que le dio mucho fue Solos en América, y que están por cumplirse 30 años de ese suceso, así que de manera pícara mencionó que si U2 iba a celebrar 30 años de su álbum Joshua tree, que marcó un precedente en la música, por qué él no habría de celebrar los 30 años de Solos en América.

RUEDA_MM_03Es de comentarse que durante toda la plática con los medios Miguel se notó muy relajado, muy en confianza, muy dispuesto a hablar de aquello que se le preguntara; sonriente contestó a todos los cuestionamientos; bromeó, y además agradeció el cariño que los medios y la gente de México siempre le han prodigado.

Particularmente, yo sí tengo que decir que me imaginé a Miguel Mateos como una persona un poco inaccesible, ustedes saben, a veces uno tiende a hacer juicios a priori, pero me encontré no sólo con uno de mis ídolos juveniles, sino con un ser humano tranquilo, muy sonriente -a pesar del cansancio que corresponde a una gira-, el cual mencionó que le encanta estar en su casa, la cual está en lo alto de una duna y que desde allí disfruta mucho ver el mar, cosa que me habla de una persona nada superficial y sí en contacto con la naturaleza y con su yo interno, sensible al dolor humano y con pila de sobra en este mundo de la música.