INFIERNO BARBA AZUL

Texto y fotos por Eugenia Galeano Inclán

P1140489
Cada vez nos alarmamos más con las noticias. No hay día en que no escuchemos sobre actos de violencia, saqueos, asaltos, desapariciones forzadas, secuestros, violaciones, asesinatos y más, dentro de lo cual hay un punto neurálgico que preocupa a las mujeres en particular: el feminicidio. Lamentablemente vivimos en un país machista. Por más que se anhele alcanzar equidad, sabemos que las niñas no son educadas igual que los niños. Por siglos, el hombre ha sido considerado el sexo fuerte y la mujer el débil. En la mayoría de nuestras poblaciones, las bebés no son recibidas con tanto gusto como los varoncitos. Influyen la educación, los usos y costumbres, las tradiciones.
En forma generalizada existen la violencia intrafamiliar y el acoso laboral, pero pocas mujeres se atreven a levantar denuncias. Saben lo difícil que es, los obstáculos que tienen que salvar y si acaso logran la instauración de su demanda, pocas son las probabilidades de que se emita una sentencia justa. La mayoría de los jueces son hombres y es imposible que sepan lo que siente una mujer en tales circunstancias. De cualquier forma, hay falta de impartición de justicia y mucha impunidad. En fechas recientes a todos nos indignó el caso de los Porkys. En tanto que Daphne se tuvo que someter a todo tipo de pruebas, ellos fueron exculpados. Algo bastante cuestionable. En contraposición a esto, nos parece absurdo que se conceda tanto peso al aspecto mediático, ya que una popular bloggera hizo que un policía remitiera a un taxista ante las autoridades y luego fuera detenido, tan solo porque le dijo: “Guapa”.
Según el Observatorio Nacional de Feminicidio (OCNF), México ocupa el tercer lugar en América Latina en asesinatos de mujeres. Tan solo en los últimos diez meses han desaparecido 1,678 mujeres, y se cree que la desaparición está relacionada con la trata de personas con fines de explotación sexual.
La agrupación teatral Puño de Tierra fue fundada en 2011 por tres jóvenes creadores: Valentina Sierra, Fernando Bonilla y  Gabriel Zapata Z., quiene tiene en su haber casi una veintena de producciones, las cuales han sido representadas en los teatros más importantes de la Ciudad de México. Han participado en diversos festivales nacionales e internacionales, incluso, estrenaron una de sus obras en Madrid, España. En poco tiempo se han dado a conocer y el público ya relaciona Puño de Tierra con calidad. Si bien sus creativos y talentosos integrantes se dedican de lleno a las actividades artísticas, también son seres sensibles a quienes preocupa su entorno y utilizan el teatro como vehículo para generar conciencia. Por ejemplo: Almacenados, de la autoría de David Desola -una de sus producciones más exitosas-, versa sobre un empleado que se ocupó más de su trabajo que de la vida misma. En tanto que Menoclownsia, de la autoría de Valentina Sierra, interpretada por la actriz Sofía Álvarez, trata sobre una mujer que siente no tener motivos para vivir y que atraviesa cambios corporales y emocionales; para su narrativa Valentina aplicó la técnica clown, lo cual le dio chispa y amenidad.

 

P1140513
Considerando los altos índices de feminicidios, Valentina Sierra concibió la idea original de Infierno barba azul, nueva obra de Puño de Tierra, misma que fue desarrollada mediante dramaturgia colectiva por parte de Sofía Álvarez Núñez, Daniela Arroio, Fernando Bonilla, Borja Cortés, Daniela Flores, Juan Carlos Medellín, Mariana Tejeda y Valentina Sierra, inspirándose en hechos reales, el cuento Barba azul de Charles Perrault  y  poesía de Michel Houellebecq y Charles Baudelaire. Para su realización, los encargados de la dramaturgia llevaron a cabo un detallado estudio sociológico y una exhaustiva investigación de casos de la vida real. En el curso del proyecto dan cifras exactas y hacen referencia a lugares específicos donde ocurrieron ciertos hechos.

 

El cuento Barba azul de Charles Perrault fue elegido, quizá, porque su personaje es un ícono del hombre dominante. Barba azul se había casado en varias ocasiones y cada vez que contraía matrimonio ponía a disposición de su esposa todas las habitaciones de su residencia con excepción de una que siempre estaba cerrada con llave. La curiosidad femenina hacía que una tras otra buscaran la manera de entrar a ese cuarto -donde el dueño guardaba sus secretos más oscuros-, tras lo cual ellas desaparecían. El proyecto fue intitulado en honor de este icónico personaje y tiene que ver con el entorno donde lo representan, toda vez que también lleva en su nombre Barba azul. En cuanto a la palabra infierno, es obvio que alude a lo que viven las  mujeres victimizadas.
Tras subir por una amplia escalinata decorada con llamas, el espectador llega al Infierno barba azul. En una de las paredes podrá apreciar tres cuadros en relieve de las mujeres de Barba azul al desnudo. En el otro extremo, un altar. En el techo, arte plástico: un dibujo en vivo.
La función comienza como una plática casual. Las actrices comparten con el público alguna de sus preocupaciones o alguna anécdota personal. Luego de lo cual, toman sus personajes para dar voz a algunas de las múltiples víctimas de feminicidio. La temática es fuerte y más al saber que son casos de la vida real. Se representan diversas situaciones y mujeres de todo tipo: aquellas que trabajan para comer, como obreras, empleadas o ejecutivas. Las que se dedican a la vida galante, sea por necesidad, gusto u obligación. Las que fueron secuestradas, las que son víctimas de trata de blancas. Las que sufren de acoso en el trabajo o fuera de este. Esposas sumisas o liberales. Cierta crítica a la burocracia, lo tedioso o inútil que resulta hacer un trámite y la ineficacia de las autoridades.
Maltrato, denigración, abuso y, en ocasiones, asesinato y todo lo que le sigue. Investigación de la escena del crimen, autopsia, análisis, estudios, interrogatorios. La sangre fría que deben tener las personas que a esto se dedican.
¿Dónde fue que las “cazaron”?, ¿en qué momento perdieron su libertad?, ¿qué es lo que sienten, en quién piensan, qué extrañan? En los crudos testimonios se van intercalando determinadas estrofas de poemas y algo de humor.
Interacción con el público hasta llegar a una comunión total y deseos de gritar ¡Ni una más!

P1140584
El texto está muy bien estructurado, el interés crece momento a momento. Un montaje finamente diseñado y muy bien logrado. Un gran reto representarlo en un foro alternativo, con todo lo que esto implica, como instalar sus propias fuentes de energía y sonido, carecer de camerinos, exposición absoluta, y sortearlo todo con dedicación y compromiso.
La labor de dirección por parte de Fernando Bonilla es impecable. Brinda una agilidad impresionante a la propuesta. Guarda sorpresas para el público. El ritmo es preciso.
El elenco está conformado por Sofía Álvarez Núñez, Daniela Arroio, Fernando Bonilla, Juan Carlos Medellín y Valentina Sierra. Todos ellos ofrecen un trabajo histriónico y corporal extraordinario. Las chicas imprimen su belleza y carisma a sus personajes.  Juan Carlos Medellín, como siempre, polifacético y atinado. Fernando Bonilla, excelente y luciendo una tupida barba azul.
La producción es de Gabriel Zapata; la asistencia de dirección de Mariana Tejeda; el diseño escénico, sonoro, lumínico y multimedia de Gabriel Zapata y Fernando Bonilla; el diseño de vestuario también es de Mariana Tejeda; el diseño gráfico de Luis Calvillo.  La prensa está a cargo de Daniel Austria.
La producción es de la compañía Puño de Tierra. El proyecto cuenta con el apoyo del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA).
El lugar donde se representa: Infierno barba azul, es el Cabaret barba azul, un auténtico cabaret arrabalero con casi un siglo de tradición. En tiempos de su apertura estaban de moda los salones de baile, entonces llamados cabarets, mientras que hoy en día es de los pocos que continúan abiertos. La decoración es psicodélica, de colores fuertes, predominando azul, rojo, negro y amarillo. Sus paredes han de ser testigos de historias y secretos. Se dice que una viejecita conocida como Martinica -fue fichera en ese lugar y a partir de que falleciera quien fue su cliente por más de 20 años-, acude cada fin de semana a bailar sola y embriagarse. El simple hecho de entrar al Cabaret Barba azul hace sentir que una cápsula de tiempo nos ha trasladado a una época antigua.
Es loable dar voz a quienes han desaparecido, evitar que solo sean un número dentro de las estadísticas y permitirles expresar su sentir. No te pierdas este entrañable proyecto. Ahí encontrarás un interesante texto, original montaje, atinada dirección, impactantes relatos y vívidas interpretaciones, además de disfrutar de nuevas experiencias como entrar a un vetusto cabaret o tener en tus manos alguna llave de Barba azul. Puño de Tierra nos muestra desde la óptica del arte el México oculto, aquel que no quisiéramos que existiera. ¡No te la pierdas!
Si te gustan el teatro y el baile, igual arma tu grupo y ve con amigos. Después de la función podrás comentar la obra mientras te tomas una cerveza, escuchas a los grupos musicales o bailas en el cabaret.
Infierno barba azul se presenta los jueves a las 20:00 horas en el Cabaret barba azul, en la calle Gutiérrez Nájera número 291, esquina con Bolívar, colonia Obrera -cerca de la estación San Antonio Abad del Metro, Ciudad de México. La entrada es libre. Reservaciones a: punodetierramx@gmail.com. La temporada concluye el jueves 8 de junio de 2017.