JUNIORS

Texto y fotos por Eugenia Galeano Inclán

Apenas llegamos al mundo, comienza el aprendizaje. Cada día se aprende algo. Al principio, son aspectos básicos como comer, acostumbrarnos al entorno, a nuestros padres, familiares y sus amistades. Después, las funciones motrices, agitar brazos o piernas, paulatinamente ir coordinando movimiento y fuerza, hasta gatear y luego caminar, así como conocer sonidos, palabras y frases para hablar. Una vez que se domina todo esto, a temprana edad ir a pre-escolar y luego a escuelas. Por lo general, la conducta se aprende en casa y lo demás de los maestros. Desde el nacimiento, cada individuo trae su personalidad y la forma en que aprende todo depende de ésta, aparte de otras influencias como ciertos sucesos, lugares o eventos.

P1140354Salvo algunas cosas, casi todo se puede aprender si se tiene empeño y perseverancia, sin embargo, hay cosas que no se estudian, por ejemplo, cómo ser buenos padres. Todo padre o madre quisiera tener al hijo perfecto, pero cada quien va educando a sus hijos por instinto. Antaño se solía decir que “la letra con sangre entra”. Nuestros antecesores -padres o maestros- eran muy rígidos con la educación y utilizaban castigos e incluso golpes. Esto cambió diametralmente a causa de ciertas tendencias de psicología que sostenían que todo debe ser por las buenas. El caso es que en lugar de esclarecer nuestras dudas, ya no se sabe cómo tratar a los pequeños. Lo ideal es encontrar un justo balance para lograr que cumplan con sus obligaciones y, a la vez, consentirlos y brindarles atención el tiempo suficiente. Lo que es indudable y en esto se ha continuado en la misma línea es que se predica con el ejemplo.

Los padres prepotentes crean hijos prepotentes. No le puedes decir a un hijo esto no se hace si tú lo haces. Si existen fallas en la forma de educar es cuando surgen chicos que hoy en día son calificados como “los mi-reyes“, o bien, “lord” o “lady“. Todos hemos visto noticias de jovencitos que manejan embriagados, que se comportan con altanería o que cometen algún delito y la prensa así los denomina. Hasta hace algunos años, los conocíamos como Juniors.

Mario Ficachi, actor, director, dramaturgo, escritor, fotógrafo, promotor cultural, artista plástico, productor y docente, eligió el tema de un par de Juniors para su más reciente dramaturgia. La historia versa sobre una familia aparentemente estable. Los Juniors son hermanos gemelos muy apegados y su relación es de total complicidad. En ocasiones ni siquiera necesitan de hablar para ponerse de acuerdo en algo y siempre se solapan el uno al otro. Ambos son muy inteligentes, pero les encanta la fiesta. Vivían sin preocupación alguna, pero tras luchar con una grave enfermedad, su madre acaba de fallecer. El padre se ha visto precisado a introducir ciertos cambios en el hogar. Como muchos otros padres, durante años dejó en manos de su esposa la educación de los hijos, a quienes casi no veía a causa de sus múltiples ocupaciones laborales. Ahora, en cambio, considera que es momento de imponer nuevas normas y procura pasar tiempo con ellos. En esta etapa de reajuste, ha fijado bases para sostener reuniones familiares, donde cada quien hablará de sus necesidades para, al final, acordar soluciones.

P1140387Un duelo siempre es difícil de llevar y más cuando la pérdida del ser amado produce alteraciones en la familia y en la vida personal: ¿podrá el padre tomar las riendas del hogar?, ¿estará descansando en paz la madre o será que su amor de madre o alguna preocupación no se lo permiten? Si quieres conocer la historia completa, tienes una cita en casa de los Juniors.

La labor de dirección por parte de Mario Ficachi es impecable. Su trazo escénico es fluido y coordinado. Aprovecha el espacio y mantiene buen ritmo. Un gran acierto es la presencia de la madre desde otra dimensión.

El elenco está conformado por Ale Tribbianni (la hija), Óscar Casanova (el hijo), Arturo Rosales o Daniel Lares (el padre) y Xóchitl de la Concha (la madre). Todos ellos hacen un buen trabajo histriónico. En particular, destaca la parte femenina: Ale, por su gracia natural, y Xóchitl, porque tiene que fundamentar toda su interpretación sin el uso de la voz, una de las herramientas más importantes para el actor.

El montaje es de tipo realista y representa la casa de una familia adinerada. La iluminación está muy bien distribuida y da oportuno realce. Tanto el diseño de escenografía como el de iluminación escénica son creación del prestigiado maestro Arturo Nava. El resto del equipo  creativo está integrado por: Cristina Sauza en diseño de vestuario, Lourdes Almeida en fotografía y diseño, Itzel Meza en pista sonora, Israel Fermín Romero en coreografía y Eduardo Pérez L. en asistencia de dirección.

P1140392Dos chicos guapos y vivarachos están esperando que los visites. Ten la seguridad de que mantendrán tu interés, te divertirán y, quizá, hasta te enteres de uno que otro secreto. Se trata de un proyecto de teatro independiente hecho con esfuerzo, compromiso y talento. Además, tendrás la oportunidad de conocer un nuevo espacio teatral que ha abierto sus puertas justo para el estreno de Juniors. Si acostumbras ir al teatro, te sugiero que en las mesas donde colocan material promocional busques tarjetas de visita con la imagen de alguno de los participantes del elenco, ya que en su parte posterior te ofrecen precio de “Vecino”.

Juniors se presenta los viernes a las 20:00 horas, sábados a las 19:00 horas, y domingos a las 18:00 y 20:00 horas en el recién inaugurado Foro Teatral Cultural Bellescene, ubicado en la calle Zempoala, número 90 -entre Morena y Xola-, colonia Narvarte (cerca de la estación Centro SCOP del Metrobús), Ciudad de México. Indican será breve temporada. Las localidades tienen un costo de $200.00 y $250.00 pesos. Si eres Vecino de la zona, obtendrás un costo preferencial de $150.00 pesos. Reservaciones al teléfono 55 7576 9084.