JUNTOS PERO NO REVUELTOS II (FESTIVALES DE TEATRO)

JUNTOS PERO NO REVUELTOS II (FESTIVALES DE TEATRO)

Texto y fotos por Julieta Orduña

 

hubieras

Hubieras hecho caso.

Esta entrega estará enfocada al Cuarto Encuentro de Teatro Popular Latinoamericano conocido como Entepola. Sin duda, este festival que empezó como iniciativa de un grupo de profesionistas del teatro al haber tenido participaciones en Entepolas de otros países, tuvo respuesta al plantearle la iniciativa al Instituto Municipal Aguascalentense para la Cultura (IMAC), con el fin de que se repitiera ese fenómeno teatral en este estado. Ha sido todo un reto y éxito el lograr su permanencia durante cuatro años y, con ello, que el público y los grupos que han presenciado las obras y participado en los montajes, respectivamente, lo contemplan como un gran festival.

En esta ocasión participaron 29 compañías teatrales, seis fueron internacionales (Ecuador, Argentina, Chile, Guatemala, Perú y Cuba), nueve nacionales (Ciudad de México, Estado de México, Zacatecas, San Miguel de Allende, Guadalajara, Cuernavaca, Xalapa, Oaxaca y Aguascalientes) de los 14 grupos locales fueron: Ajedrez, El Kiosco, Los Tomatones, Mayeos Producciones, Tlachia, Trashumantes Danza, Arte Urgente, Memoria de Especie, Tranvía, Antes de que nos olviden, Platicantes Teatro, Lotería Teatro, La última fila y ERE Producciones).

Interesante esta propuesta de Entepola, porque a diferencia de otros festivales van más allá de una sala o de un espacio alternativo, “si la gente no va al teatro, el teatro va hacia ellos”, mencionan algunos organizadores, y sí, es lo que se necesita, que el teatro esté presente, se mueva, según las necesidades de las colonias, barrios, localidades, etcétera. Pero eso sí, llevar teatro constructivo, con mensaje, y que además de divertir les dejé una enseñanza y, si se puede, se enamoren de este arte, al grado de esperarlo el próximo año.

kaplum

En esta edición, la itinerancia estuvo en espacios como: en escuelas (Conalep, primarias, Normal rural), orfanatorios (Casa hogar), parques (Hidalgo), Centros de Readaptación Social (Cerezo femenil y varonil). Y algunas obras se presentaron en foros (AL Trote, Escuela Fernando Wagner), Universidades (Universidad de las Artes, Artes Escénicas de la UAA) y en el Museo de la muerte.

 

Kaplum.

Por espacio escénicos y no convencionales, no nos podemos quejar, pero, ¿de público? tampoco quejarse, ya que por si fuera poca la cartelera, también se programaron algunas obras para el Teatro Morelos (tres por día) y con teatro lleno en la mayoría de ellas, en donde se veían espectadores que venían de barrios y colonias alejadas, o club de hombres y mujeres de la tercera edad, así como infantes y adolescentes de escuelas. Fue una alegría ver el Teatro Morelos lleno (me imagino que las funciones itinerantes estuvieron así), con público deseoso de ver teatro que, en ocasiones, no habían tenido oportunidad de experimentar en su lugar de origen.

Un festival integral con una cartelera muy vasta, desde la comedia del arte; cuenta cuentos; comedias; farsas dirigidas a pequeños y grandes, eso sí, con historias que cautivaron, siendo varias las aclamadas como: Romelo y Julita, Los niños caballero, Un tonto en una caja, que venían de fuera, sin dejar atrás lo local: Harvey, galleta de chocolate; ¿Hubieras hecho caso?, Los sueños de Paco, entre otras.

Al decir integral me refiero no solo a la programación de obras sino a las mesas de reflexión, donde los maestros compartieron sus enseñanzas y experiencias en la organización de los festivales y pastorelas; aunado a talleres dirigidos a los participantes y público en general cuya temática fue la dramaturgia y la gestión de producción. Asimismo, dos exposiciones de autores de Aguascalientes: Sandra Rosales (actriz y directora teatral), con La niña que mira la ventana (exposición interactiva) y la Muestra fotográfica de Zenaido Muñoz, promotor cultural.

los niños

Los niños Caballero.

Del 24 de agosto al 1 de septiembre, Entepola se manifestó en varios lugares de Aguascalientes y esparció esa semillita de teatro que hacía falta en varios lugares, quizá el año que entra ya se dé un fruto y se podrá consumir ese alimento sagrado para el alma que es el arte.

¡Felicidades a los organizadores tanto de este festival, como al de las Muestras o Encuentros, porque son un equipo de personas que Aman el Teatro y que, sin duda, lograrán captar más espectadores para el 2018. Enhorabuena y qué Viva el Teatro!