LA CRÍTICA TEATRAL EN MÉXICO (ENSAYOS, CRÍTICAS, COLUMNAS, ENTREVISTAS)

Texto por Alejandro Laborie Elías, crítico de teatro

La crítica, en cualquier área, es una de las actividades más nobles y gratificantes y, al mismo tiempo por contradictorio que parezca, de las más ingratas. Lo primero acontece cuando los comentarios u opiniones son favorables al hecho creativo; lo segundo cuando se cuestiona el valor estético, en ambos casos hablamos del arte.

Crítica teatral B BernalBenjamín Bernal -abogado, dramaturgo, director, periodista y crítico- presentó su más reciente libro intitulado La crítica teatral en México. Pasado, presente y futuro. Sus páginas exponen ensayos, críticas, columnas y entrevistas publicadas a lo largo de su larga trayectoria y estrecho contacto con el quehacer escénico. Estamos frente a la segunda parte de lo que en el futuro será en su conjunto -él lo cuantifica así- de alrededor de 500 páginas dedicadas al tema. El primer volumen lleva un título similar: La crítica de teatro en México, prologado por André Roemer.

El que ahora nos concierne está integrado por una presentación del propio autor, un prólogo de Marcela Lara, un ensayo histórico, una selección de antologías, seguida de entrevistas y concluye con una breve historia de la Agrupación de Periodistas Teatrales (APT), de la cual es presidente desde hace 15 años.

En la presentación Bernal expone: “La crítica teatral es un género en extinción y estas dos publicaciones tienen como objetivo estimular la creación de espacios en medios tradicionales (impresos, radio, televisión) y digitales. Sí, existen desde hace varios años, pero han adoptado las formas y estilos que consideran la mayor popularidad en los medios comerciales, en los que no encontramos contenidos sino personalidades excéntricas, estilos pretendidamente llenos de humor y agilidad, risas y carcajadas para demostrar algo que todavía no descubro”.

Uno de sus objetivos, más allá de proponer dogmas y camisas de fuerza a sus lectores, es sugerir la libertad de formas y estilos que merece el siglo XXI, cuidando siempre los contenidos, transmitir ideas y enaltecer el medio artístico, peligrosamente atacado por el periodismo ácido y frívolo.

Por su parte, Marcela Lara, en el prólogo, sostiene que la crítica teatral es necesaria porque sirve de guía para cumplir con las realidades del buen teatro. Agrega: “Hablo de los críticos que tienen como meta cimentar el placer por el arte teatral; decirnos cuál y por qué cierta obra es una buena puesta en escena”. Reconoce en Benjamín Bernal su bonhomía y rectitud, como sus valiosas críticas son siempre amables y realistas. Agradece los dos volúmenes porque se necesita ayuda para atraer público que sepa entender la anécdota, la historia, el movimiento escénico, la voz, el vestuario, las luces…

Enhorabuena por este nuevo libro, el cual iluminará a las nuevas generaciones y será una oportunidad para recordar, mediante su contenido, a quienes hemos disfrutado a la par del autor la riqueza del Teatro Mexicano.