LA MANO DEL COMANDANTE ARANDA Y LANDRÚ

Texto y fotos por Eugenia Galeano Inclán

Alfonso Reyes (1889-1959) figura en nuestra historia como mexicano distinguido. En su momento le fue otorgado el Premio Nobel de Literatura. Por ser oriundo de Monterrey, Nuevo León, también se le denominaba como “el regiomontano universal”. Fue poeta, ensayista, narrador, diplomático y pensador.

P1140049Otro reconocido mexicano, Juan José Gurrola (1935-2007), quien se graduara como arquitecto, para luego dedicarse de lleno al arte, desempeñándose como director de radio, cine y teatro, así como actor, escenógrafo, dramaturgo, pintor, fotógrafo y performance teatral. Le apasionaba la música, por lo que entre sus creaciones, incluyó varias óperas y una opereta. Fue precisamente para este género que Juan José Gurrola seleccionó dos textos de Alfonso Reyes. Es probable que al seleccionar los relatos con temas tan distintos entre sí, Gurrola se impusiera el reto de crear un balance contrastante. Es así como surgió La mano del comandante Aranda y Landrú, cuyo estreno ocurrió en el año de 1964.

El primero de dichos relatos fue inspirado en un hecho real para después caer por completo en la ficción. El comandante Benjamín Aranda perdió una de sus manos en batalla. Si bien todo lo que hacemos con las manos es a voluntad mediante órdenes cerebrales, en su narrativa, Alfonso Reyes describe a la mano como ente independiente y permite que continúe haciendo todo tipo de movimientos a pesar de estar disociada del cuerpo. Con ingenio, el autor nos presenta a una mano que con orgullo adopta posiciones o toma decisiones, sensible, apasionada, traviesa, temperamental, temerosa, tierna, intrépida y mucho más.

El segundo texto hace alusión al famoso Henri Desiré Landrú, uno de los primeros asesinos en serie de que se tiene registro. Landrú solía enamorar a viudas adineradas para apropiarse de sus fortunas, luego de asesinarlas y asarlas en el horno de la cocina de sus respectivas casas. Alfonso Reyes no refleja estas atrocidades, sino que presenta a Landrú en su etapa de conquista, como galán seductor.

A manera de homenaje para el insigne escritor Alfonso Reyes y el talentoso director escénico Juan José Gurrola, la Compañía Nacional de Teatro (CNT) trae nuevamente a escena La mano del comandante Aranda y Landrú, esta vez bajo la dirección de Marta Verduzco, actriz de número del elenco estable de la CNT. Ha de ser motivo de regocijo y orgullo para Marta Verduzco asumir ahora la dirección y actuar en La mano del comandante Aranda y Landrú, toda vez que en los inicios de su carrera participó como actriz en el montaje original dirigido por Juan José Gurrola.

P1140092En el montaje actual los dos textos de Alfonso Reyes se suceden en forma natural y casi imperceptible para el espectador. El primer relato se ubica en un convento, donde un grupo de monjas hace el recuento de lo que hace la mano en forma independiente cual si fuera una entidad con vida propia, mientras toman rompope y charlan casual y alegremente en un momento de descanso. De un lugar de retiro y oración, el cambio es drástico hasta un cabaret de los años 20 del siglo pasado, para la presentación de un atractivo Landrú en busca de su nueva víctima. En ambos divertimentos la música juega un papel preponderante.

La fina pluma de Alfonso Reyes está presente en los dos relatos, haciendo gala de su ingenio, cultura y sagacidad. Textos interesantes, divertidos, con tintes irónicos y de agudeza.

Hace unos siete años, Marta Verduzco se anotó un éxito al dirigir El malentendido, de Albert Camus, ahora, en La mano del comandante Aranda y Landrú, su labor de dirección es impecable, aprovecha a fondo el espacio escénico, intercala acción con pausas en sincronía. El diseño de su trazo escénico es acertado, los movimientos son coordinados y precisos y mantiene buen ritmo.

La música es interpretada en vivo por Carlos Pacheco, Edwin Tovar, Pablo Ramírez y Miguel Sandoval, bajo la dirección musical de Alberto Rosas, quien también se hizo cargo de los arreglos musicales.

El elenco está conformado por Rocío Leal, Patricia Madrid, Gabriela Núñez, Azalia Ortiz, Pilar Padilla, Violeta Sarmiento, Amanda Schmelz, Marta Verduzco y Roberto Soto. Todos ofrecen un trabajo histriónico, corporal y vocal memorable. Las actrices ostentan su belleza, gracia y coquetería, sea como monjitas, bailarinas o policías, en tanto que Roberto Soto luce su impactante personalidad y carisma.

El diseño de escenografía y la iluminación por parte de Gabriel Pascal brindan el ambiente idóneo. La fabulosa coreografía fue trazada por Norma Yolanda López. Admirable trabajo de Sabina Aldana en diseño de vestuario, de la sobriedad de los hábitos se va a la espectacularidad de los vestidos de baile, con lentejuela, gasas y encaje. Los maquillajes y peinados son de Maricela Estrada. Hernán del Riego brindó su apoyo impartiendo el laboratorio vocal para artistas escénicos, en tanto que Analí Sánchez Neri realizó la transcripción de partituras.

P1140095No te pierdas este fabuloso montaje de dos textos que mantendrán tu interés y te encantarán. Grandes actuaciones, formidable dirección, fastuoso vestuario, espléndida música y bailes plenos de armonía. Apresúrate porque está por concluir su temporada actual.

La mano del comandante Aranda y Landrú se presenta de miércoles a viernes a las 20:00 horas,  sábados a las 19:00 horas y domingos a las 18:00 horas en el Teatro El Galeón, dentro del Centro Cultural del Bosque del INBA, ubicado en Reforma y Campo Marte -atrás del Auditorio Nacional-, Ciudad de México. La temporada concluye el domingo 16 de abril de 2016. El jueves 13 y el viernes 14 de abril de 2017 NO habrá función con motivo de la Semana Santa. El costo de la localidad es de $150.00 pesos.