LA VERDURA CARNÍVORA (VÍCTIMA DE SUS PROPIOS INSTINTOS)

Texto por Alejandro Laborie Elías

Imagen de La verdura carnívora, tomada de la página de Facebook de Abril Mayett

laverduracarnívoraUno de los grandes placeres provocados por el teatro es la alegría, reír, disfrutar con lo que pasa en el escenario, olvidar los problemas cotidianos y creer que todo es felicidad. Este es el caso que se vive con el monólogo La verdura carnívora, dramaturgia y dirección de Abril Mayett, donde por contradictorio que parezca la hilaridad emana de una mujer víctima de sus propios instintos.

La autora narra la historia de una vegetariana involuntaria llamada Verdolaga, quien debido a su carencia económica nunca tuvo la carne a su alcance. Su vida experimenta un giro muy drástico cuando se enamora de Milanesas, un boxeador aficionado, quien le rompe el corazón. La sinopsis, como debe ser, generaliza. El personaje -al inicio de la obra- está por dar una charla ante un auditorio que ha asistido al Centro de Rehabilitación Social, donde está recluida, con el propósito de compartir su experiencia del por qué está privada de su libertad y, al mismo tiempo, reducir su condena cuatro meses por hacerlo. Un ser marcado por la tragedia desde el día que vio la luz primera en un basurero, abandonada, víctima de abusadores(as), quienes se cruzaron en su desafortunado camino. Lo más interesante es cómo va cobrando venganza, se desquita de lo recibido, urde planes inteligentes, sin ensuciarse las manos se deshace de los victimarios, claro, en una de esas la suerte no la acompañó. Ante este breve resumen, ¿no es increíble que el público ría durante una hora y media? Hay mucho ingenio, humor negro, albures finos, situaciones chuscas por sí mismas, la ingenuidad y la racionalidad se unen.

Hay que reconocer la dirección de la propia Abril, en principio no es tan fácil como podría suponerse, son múltiples las ocasiones de la autotraición -por llamarle de alguna forma-, con más riesgo cuando ella es la intérprete del monólogo, aunado a la ausencia de un(a) asistente de dirección. El reto se incrementa cuando el minimalismo escenográfico se manifiesta en su máxima expresión, solo un huacal para…

Como actriz merece todo el respeto porque si bien todo está centrado en Verdolaga, aparecen otros personajes en escena, les da vida con cambios de voz y diversos gestos faciales. Convincente, goza la narración, hace de la desgracia una fiesta teatral, si se me permite la expresión.

Lamento haber respondido a su invitación cuando solo resta una función -30 de noviembre a las 20:00 horas, en el Teatro Coyoacán, Enrique Lizalde, Ciudad de México-. Desde este espacio le extiendo una sincera disculpa. Ante sus valores intrínsecos y extrínsecos La verdura carnívora pronto tendrá otra sede en la capital de la República Mexicana como en las entidades federativas.